miércoles, 31 de diciembre de 2014

París era una fiesta, de Ernest Hemingway / (y último día del año)

Publicada póstumamente en 1964, París era una fiesta es la obra más personal y reveladora de Hemingway, quien, ya en el crepúsculo de su vida, narra aquí los dorados, salvajes y fructíferos años de su juventud en el París de los años veinte, en compañía de escritores como Scott Fitzgerald o Ezra Pound, la llamada "generación perdida", según la popular denominación acuñada en aquella época por Gertrude Stein, la mítica madrina del grupo. Crónica de la formación de un joven escritor, retrato de una ciudad perdida, oda a la amistad y verdadero testamento literario, París era una fiesta es uno de los libros capitales para entender el siglo XX, así como el universo y la personalidad de uno de sus más grandes creadores.

Me han recomendado muy mucho este libro así que siento decepcionaros a unos cuantos porque tengo que deciros que no me ha gustado en absoluto. La sencillez de Hemingway se convierte, en ocasiones, en algo demasiado simple hasta para mí. Todo eso que me ha atraído del autor en su obra "El viejo y el mar" no lo he encontrado en este París que nos describe. Supongo que influye el hecho de que no conozco a ninguno de los autores sobre los que habla y que me parece que a veces cuenta cosas demasiado inconexas.

Si algo bueno puedo destacar del libro es la parte en la que habla de Scott Fitgerald: me ha parecido interesante, amena, me ha atraído su lectura; para mí esa es la única parte donde realmente cuenta algo; el resto me parecen divagaciones.

Y como no me gusta hacer leña del árbol caído, con un resumen de "no me ha gustado" paso a dejaros esta imagen de la que me he acordado al leer este libro:


Y como estamos a 31 de diciembre, desde este blog literario que aún no tiene un año os dejo una reflexión que espero podáis llevar a cabo en 2015:

La vida es como la lectura: no pierdas horas de tu vida leyendo un libro que no te merezca la pena; el tiempo es limitado, empléalo en aquellos libros que te aporten algo.

¡Felices fiestas!

lunes, 29 de diciembre de 2014

¿Por qué el continente es tan importante como el contenido?

En uno de mis primeros trabajos después de terminar la carrera me tocó, entre otras muchas cosas, hacer seguros. Y cuando estos eran de hogar, dos de las características más importantes a definir eran "contenido" y "continente".

Conforman el "contenido" todas esas cosas que hay dentro de la vivienda, tales como electrodomésticos.

Y el "continente" es lo que engloba esas cosas, es decir, las paredes que delimitan y dan estructura a la casa así como las instalaciones que van por su interior, tales como cañerías.

¿Y qué es mejor asegurar: el "contenido" o el "continente"? Estaréis de acuerdo en que ambos son importantes.

Pues eso mismo pasa en el mundo de los blogs: uno no va a visitar un blog que tenga un contenido que no le guste, que no le aporte nada, que se haga demasiado pesado; en definitiva, nadie apunta un blog a su lista de lectura si no le atrae lo que allí se cuenta.



Pero también es cierto que la forma en que ese blog se nos presenta ante los ojos tiene una amplia influencia a la hora de decidir si leer o no.

No me gustan los blogs con cosas que ralentizan que se cargue la página, tales como un gato haciendo monadas a un lado de la pantalla o polvo de hadas que cae desde un lateral, y cosas similares.

No me gustan los blogs que tienen tantos colores que le sangrarían los ojos hasta a Belén Esteban. (Y aquí hago un inciso: sé que mi blog no es precisamente blanco e impoluto pero va en consonancia con la cabecera y, además, creo que los colores no son demasiado chillones como para que duela la vista nada más abrir la página; aunque si a alguien le molesta, cualquier sugerencia será bienvenida. Además, el fondo de lectura es blanco, lo cual facilita mucho las cosas. Y ahí vamos con lo siguiente...).

No me gustan los blogs con fondos de lectura en colores extraños combinados con letras en colores aún más raros todavía.

Y, para terminar, no me gustan los blogs en los que el puntero de ratón aparece de una manera no convencional, porque si el ratón es la cara de un gato, cuando quiera subrayar o lo que sea ¿cómo lo hago?

Por todo eso estaréis de acuerdo en que el "contenido" es tan importante como el "continente"; al igual que no disfrutamos lo mismo en una edición limitada que en edición de bolsillo.

Y a vosotros, ¿qué es lo que más os ha molestado del "continente" de algunos blogs?

martes, 23 de diciembre de 2014

Colaboro en el blog Pensamiento Lateral

Pensamiento Lateral es una web donde Marcos Martínez nos ofrece un nuevo modo de pensar basado en los principios del Pensamiento Lateral y el proverbio que reza: "Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo".



Se trata, en definitiva, de un blog donde no sólo nos encontramos con entradas de temática variada que nos resultarán interesantes, sino donde también se nos proponen problemas para enseñarnos, poco a poco, a pensar de una manera diferente.

¿Es posible ver el mundo de forma distinta sin que nos cueste un esfuerzo titánico? Sí, es posible, y Pensamiento Lateral nos enseña cómo a la vez que nos entretiene.

Si sois curiosos y os gusta saber el por qué de las cosas; si queréis abrir los ojos y no os apetece leer siempre los mismos artículos, desde el mismo punto de vista; si estáis hartos de quedaros indiferentes ante lo que os cuentan y si queréis una invitación a ver más allá de la perspectiva que los mismos de siempre nos dan acerca de las mismas cosas, Pensamiento Lateral es una web muy a tener en cuenta.

¿Y por qué os cuento todo esto? Porque estoy segura de que a muchos os puede interesar y porque a partir de ahora yo también os contaré cosas allí. De hecho, mi primera entrada ya podéis leerla aquí.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Leer en diagonal

En esta sociedad de lo exprés en la que vivimos y en la que consumimos la información minutos después de que se produzca, tenemos mucho por leer y queremos hacerlo deprisa para no perdernos nada, porque hay tanto por ver que no nos da tiempo a todo.


Es ahí cuando nos encontramos ante una manera de proceder que puede ahorrarnos tiempo así como librarnos de la mala calidad, aunque sospecho que, a veces, también de la buena: la lectura en diagonal. Es decir, empiezas a leer un texto y vas poniendo tu atención en frases sueltas, mirando las palabras importantes y representativas del contenido hasta hacerte una idea de lo que ese texto pretende transmitir. Y sólo si la idea te parece digna de dedicarle al menos dos minutos de tu tiempo, es entonces cuando te paras y lees con atención.

Me he regañado a mí misma por hacer esto, porque últimamente leo en diagonal muy a menudo. No sé si es porque me he vuelto perezosa, porque no tengo tiempo, porque estoy estresada y dispersa o porque es habitual encontrarse, en esta amplia red que es internet, con mucho contenido de ínfima calidad. O por una mezcla de todas esas razones.

El caso es que he intentado ver si alguien había hablado seriamente de este tema, dando números, citando fuentes y todo ese rollo; así que he buscado en Google y, leyendo en diagonal entre los resultados de la primera página de búsqueda, sólo he encontrado uno que me parecía medianamente decente. He abierto el enlace, y la conclusión es que no estoy segura de que exista información relevante acerca de este tema, pues la información que he visto no me ha aportado demasiado.

Quizás haya influido el que me haya leído, ese artículo también, en diagonal.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Ana Karenina, de Leo Tolstoy

Siguiendo con mi propósito de recopilar todas las reseñas que he hecho en los blogs que he tenido (además de poner aquí las nuevas), hoy recupero esta de que escribí a principios de este año. Espero que os guste:

Ana Karenina, estremecedo­ra historia de adulterio en el ámbito de la alta sociedad rusa de la época. En ella Tolstoy refleja su visión de la sociedad urbana, símbolo de los vicios y el pecado, en oposición a la vida sana de la naturaleza y del campo. De ese mundo necio y patológico de la ciudad es víctima Ana Karenina, que se ha convertido en una figura clave de la literatura universal (información obtenida aquí).

Hoy os traigo al blog una obra extensa que, aunque en algunas partes se hace densa, engancha desde el principio. Las disertaciones de los protagonistas sobre las clases de la sociedad rusa, la distribución de las tareas del campo o pensamientos filosóficos, hacen que ciertas partes del libro se hagan pesadas. He llegado a la conclusión de que quizá ciertas partes de la obra me superan y son demasiado para mi comprensión.

Por lo demás el hilo argumental es sencillo y trata temas comunes a todos los tiempos: el amor y desamor, el actuar con inteligencia en las relaciones sociales para obtener los fines propuestos, la familia, la convivencia, el divorcio, etc.

La protagonista es un personaje con una evolución brutal a la que puede conocerse en su vida de casada con un hombre mucho mayor que ella, hasta verla convertida en amante de un hombre más joven. El verse separada de su hijo tras la separación hace que no pueda disfrutar de su faceta como madre en toda su plenitud. Una mujer que cambia su posición en la sociedad por una vida feliz, vida que se ve atormentada por no poder desarrollar su lado social al ser repudiada por el resto de damas y familias de bien.

Sin duda Ana es una mujer muy compleja, y aunque no puedo secundar moralmente todo lo que hace, sí puedo comprenderla si la miro en el contexto de la sociedad en que vivía. Sin duda su final ha sido consecuente con su evolución.

Pero el libro no solo se centra en la Karenina, sino que muestra otros personajes con los que ella tiene relación a lo largo de su vida; y éstos resultan igualmente interesantes brindándonos otra protagonista, Kitty, que es una mujer totalmente opuesta a Ana.

En cuanto al final, aunque los últimos párrafos me han parecido un poco fuera de lugar y, según mi entender, no aportaban nada trascendente a la historia, sí son útiles en la medida de conocer cómo seguía la vida de todos aquellos a los que Ana Karenina había marcado con su presencia y su trato.

Es un libro que recomiendo, porque aunque os pudiesen resultar agotadores, como a mí, ciertos pasajes del mismo, narra una historia y desmenuza unas personalidades y conflictos morales que vale la pena conocer.

Como siempre, para terminar os dejo las frases que más me han gustado: 

- Tal pregunta no tenía otra respuesta que la que la vida da a todas las preguntas irresolubles: vivir al día y procurar olvidar.

- Entre ambos se habían establecido, pues, aquellas relaciones tan frecuentes en sociedad, caracterizadas por el hecho de que dos personas mantengan en apariencia relaciones de amistad sin que por eso dejen de experimentar tanto desprecio el uno por el otro que no puedan ni siquiera ofenderse.

- «Es un hombre bueno, leal, honrado y, en su especie, un hombre excepcional», pensaba Ana, volviendo a su cuarto. Pero, mientras pensaba así, ¿no se oía en su alma una voz secreta que le decía que era imposible amar a aquel hombre? Y seguía pensando: «Pero no me explico cómo se le ven tanto las orejas. Debe de haberse cortado el cabello...».

- Yachvin, jugador y libertino, de quien no podía decirse que fuera un hombre sin principios, porque profesaba principios francamente inmorales.

- La ficción puede engañar a un hombre prudente y perspicaz, pero el niño menos despejado la descubre por hábilmente que se la encubran y experimenta ante ella un sentimiento de repugnancia.

- Todo hombre sabe con detalle las complicaciones que le rodean y supone, sin querer, que esas complicadas condiciones y su aclaración son una particularidad personal suya, sin sospechar que los demás viven también entre condiciones personales tan complicadas como las propias.

- Antes, sucedía que el hombre de ideas libres estaba educado en normas religiosas, en la ley y la moralidad, llegando a las ideas libres mediante luchas y trabajos. Pero ahora surge un tipo nuevo de gente de ideas libres que crece sin saber siquiera que existen leyes de moral y religión y que hay autoridad. Se desarrollan en la negación de todo, es decir, como salvajes.

- No hay situación a la que el hombre no se acostumbre, especialmente si todos los que le rodean la soportan como él.

- La razón no ha descubierto que se amase al prójimo, porque eso no es razonable.

jueves, 11 de diciembre de 2014

A punto

Hoy voy a recuperar un texto que escribí hace dos años y que en su día publiqué en el blog de David Orell. Me he acordado de él por las entradas sobre pensamiento lateral que he empezado a leer hace poco en el blog de Marcos Martínez. Espero que os guste. Ahí va:



Me vuelco contigo, te toco, te mareo, de un lado a otro, de delante hacia atrás, te quito eso con lo que te cubres...frío. Pero yo sé cómo calentarte. Te sigo tocando, cada vez más rápido, hasta que te monto.

Es como espuma blanca lo que resulta al final, nunca he probado algo tan delicioso, o quizás sí. Solo me queda calentarte hasta que no quede nada de ti tal como te veo ahora. Te mezclo con el resto de mis aromas, llega la explosión final, te meto dentro, te enciendo pero no te dejo arder, me gusta disfrutar de ti a fuego lento.

En media hora todo ha terminado, ya no te veré igual que antes, me quemas, así que dejo que te enfríes para meterte nuevamente en la boca. Te huelo y luego te muerdo y la explosión de sabores es mil veces mejor que en la ocasión anterior...

Por todo eso te aseguro que uno de los mejores pasteles que he probado es aquel que se hace con claras de huevo montadas a punto de nieve.

martes, 9 de diciembre de 2014

Asquerosamente sano, de Jorge Romera

Jorjune es un tipo de mediana edad solitario y taciturno, atiborrado de fobias y neurosis. Antaño un joven dinámico, musculoso y mujeriego, un buen día decide hacerse vegetariano, filósofo y corredor de fondo.

Tras dos décadas de una dieta a base de copos de avena crudos, zanahorias y yogures desnatados, lecturas desordenadas, abstinencia sexual y conductas compulsivas que harían salivar de placer y envidia al mismísimo Woody Allen, Jorjune sufre un accidente en mitad de uno de sus entrenamientos. En ese momento su vida dará un giro copernicano y la pregunta “¿puede alguien como yo, con cuarenta y dos años, volver a ser el que era?”, comenzará a martillear las caóticas neuronas de su cerebro con la insistencia del polluelo rompiendo el cascarón que le protege pero le separa de la vida real. Y es posible que Pascal tuviese razón cuando dijo aquello de que todas las desgracias humanas provenían de nuestra incapacidad para permanecer solos en nuestra habitación, pero…, qué aburrimiento, ¿no? Escuálido, tímido como un ratón, en el paro y desahuciado por los pocos que lo conocen (“¿Ligar, tú? Pero si te has pasado veinte años fuera de circulación. Estás en el límite de la edad. Has perdido el último tren”. “Incluso un muerto puede levantarse y andar con la debida motivación –recuerden a Lázaro- pero a mis cuarenta y dos años yo ya estaba acabado”), Jorjune se propone curarse a sí mismo y conocer mujeres, en el sentido bíblico de la expresión, preferiblemente. Internet será la vía por la que se introducirá en el universo femenino, un camino empedrado de citas a ciegas, perfiles falseados, reveses variopintos, tropezones legendarios y aventuras tan surrealistas como la vida misma. Y, lo crean o no, esto que están a punto de leer está basado en una historia real.


Hoy os traigo al blog una novedad; un libro que, si las cuentas no me fallan, no hace ni un mes que se ha publicado y ya ha agotado los ejemplares que la editorial Queimada Ediciones se reservaba para la venta directa (aunque aún podéis comprarlo en los distribuidores autorizados).

Asquerosamente sano nos trae la historia de un tío con muchas manías cuya vida da un giro en dos ocasiones: la primera para llevar una existencia tranquila y apacible, y la segunda para recuperar el tiempo perdido. Es en este segundo tramo donde se centra el libro contándonos el desarrollo de un personaje que se sale de lo común.

La novela está llena de sarcasmo, de comparaciones que te sacan una sonrisa en cada página, está impregnada por el personal estilo del autor que te coge de la mano para no soltarte a lo largo de la historia. Lees las primeras líneas y la forma de narrar de Jorge Romera te llama la atención y no te da un respiro hasta que acabas. Hay que estar atento porque sus líneas están plagadas de muchísimas cosas buenas que no querrás dejar escapar. Además, y como complemento perfecto, ilustran esta historia un sinfín de comparaciones literarias que harán las delicias de cualquier ávido lector.

Por la sinopsis puede parecer surrealista, pero yo veo una historia plausible y llena de humor con un final que descoloca, igual que todo lo que va apareciendo a medida que la trama avanza. Os animo a leer el libro y a pasaros por el blog del autor, pues solo con su post de promoción de la novela crea otra historia con vida propia que es el vivo ejemplo de su savoir faire a la hora de escribir.

Y para terminar, algunas frases con las que me quedo:

- Y descubrí que la soledad es menos solitaria con un libro entre las manos.

- ¿Nosotros seríamos nosotros sin el recuerdo?

- Un viaje de mil kilómetros comienza por el primer paso.

- A veces la historias más complejas comienzan de la manera más simple.

- Nunca subestimen el peso de la química: ¿sabían que un simple déficit de B-12 puede producir sentimiento de culpa?

- ¿Hemos prendido realmente la lección cuando nos jactamos de que realmente hemos aprendido la lección? A mí me da que no.

- Cuando uno se pregunta por su felicidad es que ya no es feliz, o eso dicen.

- Lo que dice un loco no tiene por qué ser necesariamente una locura.

- En cualquier caso aprendí una lección valiosa: piensa siempre antes de tomar una decisión. Sí, pero tampoco te pases. No vale la pena.

jueves, 4 de diciembre de 2014

El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

Con un lenguaje de gran fuerza y sencillez, El viejo y el mar narra la historia de un viejo pescador cubano a quien la suerte parece haber abandonado, y del desafío mayor al que se enfrenta: la batalla despiadada y sin tregua con un pez gigantesco en las aguas del golfo. Escrito en 1952 por encargo de la revista Life, este relato lo confirmó como uno de los escritores más significativos del siglo XX, obteniendo el Premio Pullitzer en 1953 y allanado su carrera hacia el Premio Nobel de Literatura, que recibió en 1954.


Por recomendación de Isaac Belmar (el autor de esta novela que reseñé aquí) he leído por primera vez a Ernest Hemingway, empezando por un relato corto que ha sido muy diferente a lo que acostumbro a leer.

Me ha parecido increíble estar enganchada a una historia de algo que, en mi día a día, no me interesa en absoluto. Supongo que sería porque más que un relato de un suceso común nos encontramos ante un texto con un trasfondo en el que la lucha y la superación personal están patentes.

Ya lo decía Lao Tsé: "El que vence a sus enemigos es fuerte, pero el que se vence a sí mismo es poderoso". Y esta es la reflexión con la que yo me quedo. Os invito ahora a que vosotros leáis esta pequeña gran historia y saquéis vuestras propias conclusiones.

Y para terminar, unas frases para no olvidar:

- Es mejor tener suerte. Pero yo prefiero ser exacto. Luego, cuando venga la suerte, estaré dispuesto.

-  Que piense que soy más hombre de lo que soy, y lo seré.

- Ahora no es el momento de pensar en lo que no tienes. Piensa en lo que puedes hacer con lo que hay.

- ¿Y qué es lo que te ha derrotado, viejo?”, pensó. –Nada –dijo en voz alta–. Me alejé demasiado. 

lunes, 1 de diciembre de 2014

Reto: 5 líneas (12/14)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Este mes, además, el reto es doble, ya que el relato, además de ser corto, debe estar relacionado con la navidad.

Las palabras para diciembre son: vestido, papá y compartir.

"Desde niña me hacían esperar hasta las doce de la mañana del día seis para abrir los regalos, pero como mamá está de guardia en el hospital y no puede regañarme, yo, que ya soy mayorcita, he decidido abrirlos ahora por la noche. La caja que viene a su nombre tiene dentro un vestido de esos para ponerse en la cama. Ahora mismo voy a enseñárselo a papá. Bueno, en realidad él no es mi padre, es el novio de mi madre, y ella siempre me dice que hay que saber compartir."

-------------------------

P.D. Podéis leer todos los textos del mes de diciembre aquí.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Lo que encontré en un cajón, de Lluvia Beltrán

Colección de relatos de diversa temática, desde la distopía hasta el desamor y la soledad pasando por historias urbanas. Incluye el relato "¿Quiénes sois?" (ganador del tercer premio en un concurso de relatos de temática zombi). 

Títulos: Escucha, ¿Quiénes sois?, Una amarga taza de café, Dentro de la novela, Señora soledad, El pasillo, Tu silencio, Si no hubiera, Yo siempre, Ausencia, El mail, Bajo las estrellas, Mente en blanco, Silencio que grita, El dragón y la mazmorra, Cruce de caminos y Relato final.

Hoy os traigo un libro que para mí ha sido una sorpresa, por varios motivos: porque no sabía que Lluvia Beltrán estuviera haciendo un libro, porque de haberlo sabido hubiera apostado que se trataría de una novela y no de una compilación de relatos cortos, y porque el libro que me he encontrado no presenta relatos cortos sin más.

Dice la autora en la sinopsis que al comprar "Lo que encontré en un cajón" nos encontraremos un libro de relatos de diversa temática, pero yo no estoy de acuerdo. Para mí este es un libro sobre el terror en todas sus formas de expresión: desde el terror al hablar sobre zombies (relato ganador del tercer premio en un concurso de relatos de temática zombi, y que es el único de ciencia ficción al completo) hasta historias cotidianas cuya vivencia podría atemorizar a cualquiera.

Es lo que cuenta pero sobre todo cómo lo cuenta lo que me ha atrapado desde el minuto uno. Todas esas cosas podría haberlas vivido yo y todas ellas dejan sentimientos de angustia, o desazón, o pena, o rabia, o impotencia...

Porque la realidad siempre supera a la ficción y porque el verdadero terror viene de la mano de los sentimientos más intensos que podemos experimentar en esta vida, es por eso por lo que debéis leer este libro.

Y para terminar, las mejores reflexiones que me he encontrado:

- Lo que más me duele de tu ausencia es el silencio.

- Si Jane Thorn levantara la cabeza, seguro que se sentiría satisfecha al ver lo que las mujeres han conseguido. O tal vez sentiría rabia al ver que en el fondo las cosas no han cambiado tanto como parece.

- Y, lo peor de todo, no hemos aprendido nada.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Tocados: Tú tienes la llave


Adrián Díaz está aparentemente viviendo su sueño. Está a punto de ser "Hamlet" sobre los escenarios y va a abandonar la hostelería para dedicarse a su vocación de actuar a tiempo completo. Lo que casi nadie sabe es que Adrián está "tocado" o, dicho de otro modo, tiene trastorno obsesivo-compulsivo. Cuando padece su última crisis de ansiedad durante un ensayo, el director le da un ultimátum: o busca ayuda profesional de forma inmediata o será reemplazado por un sustituto.

Julia Whyler es una psicóloga retirada que se especializó en el trastorno obsesivo-compulsivo tras sufrir su mayor trance personal y que vuelve a la vida pública -sin demasiado entusiasmo y aún lastrada por su traumático pasado- para presentar su primer libro: "Tú tienes la llave".

El encuentro entre ambos marcará un antes y un después en sus vidas para siempre. Con la ayuda de Julia, Adrián se enfrentará a su pasado en un extraordinario viaje emocional y tratará de encontrar la llave que le permita salir del laberinto en el que se encuentra. Pero ambos desconocen que solo Adrián posee la llave para que también Julia salga del suyo.



Se denomina TOC (o Trastorno Obsesivo Compulsivo) a la enfermedad caracterizada por "la intrusión de pensamientos no deseados y recurrentes que acaban convirtiéndose en obsesiones y que provocan la consecución de acciones repetitivas y estresantes (compulsiones). Entre estas acciones, pueden estar lavarse las manos, repetir frases al hablar, abrir y cerrar las puertas, chequear que las llaves del gas están cerradas, etc..." (definición extraída del blog Diario de un TOC, también de Damián Alcolea). Esta enfermedad está considerada por la Organización Mundial de la Salud como uno de los cinco trastornos psiquiátricos más discapacitantes.

"Tocados: Tú tienes la llave" ha llamado mi atención porque está escrito por una persona que padece TOC, y quien mejor que aquel que tiene que convivir con ello para contarnos una historia sobre alguien que tiene que lidiar día a día con esta enfermedad.

Entiendo que debe ser muy difícil vencer un trastorno cuando es el propio paciente el que, conscientemente, sabe que es irracional, que no tiene fundamento, y que no realizar las conductas repetitivas una y otra vez no le acarreará ninguna desgracia y, sin embargo, su mente no le deja salir de ese círculo vicioso al que se enfrenta todas las mañanas desde que se levanta.

Es como... Acabo de cerrar la puerta de mi casa dando dos vueltas a la llave y cuando estoy llegando al portal tengo que volver a subir y comprobarlo otra vez, porque si no quizás vendrá un ladrón y me quemará la casa. A mí me pasa algo parecido a eso, y me da rabia tener que comprobar si dejé encendida la plancha del pelo, la calefacción, o si la puerta está bien cerrada, cuando sé perfectamente la respuesta a eso porque acabo de comprobarlo todo hace menos de un minuto.

¿Tengo TOC? Afortunadamente yo solo tengo manías, y son manías porque me ocupan una parte insignificante de mi tiempo diario y de mis rutinas. Pero imaginaros tener que hacer todas esas comprobaciones absurdas una y otra vez durante, por ejemplo, una hora o media hora antes de salir de casa. Imaginaos tener que cruzar los pasos de peatones pisando solo las rayas blancas y, cuando no lo haces, tener que empezar el recorrido de cero. O lo que es peor, ¿qué pasaría si el paso de cebra estuviese sin pintar? ¿Llegaría un "tocado" a su destino? Me pongo en su lugar y siento que debe ser horroroso, sobre todo porque tu mente te obliga a hacer algo que tu propia mente sabe que no es necesario.

Y así os he puesto en situación de lo que cuenta esta novela de Damián Alcolea, una historia impregnada, estoy segura, de vivencias personales del autor que le dan un realismo que asusta. Una historia que nos da a conocer una de las enfermedades más discapacitantes y más desconocidas, puesto que quien la padece suele tardar bastante tiempo en pedir ayuda porque se siente avergonzado.

Si no me equivoco, esta es la primera novela del autor, que me sonaba por su aparición en El Internado, aquella serie de Antena 3. Y para ser la primera me he quedado gratamente sorprendida, pues cuenta con una prosa ágil, sencilla y que va directa al grano, sabiendo transmitir al lector todo lo necesario para entender al protagonista y para no querer soltar la mano de Adrián Díaz en ese camino de superación y lucha personal que ha emprendido.

Esta novela es una lectura diferente que nos permite conocer, de una manera amena y sencilla, una enfermedad que afecta a muchas personas. Sin duda, os recomiendo su lectura.

Y para terminar, como Damián Alcolea parece ser igual que una servidora, es decir: un coleccionista de frases, el libro está plagado de ellas, así que aquí os dejo una compilación de las mejores, compuestas tanto por frases conocidas como por aquellas creadas por el propio autor:

- Hay un proverbio oriental que dice: "Quien ha creado una puerta y un cerrojo también ha hecho una llave".

- Si tienes un sueño, tienes una brújula.

- Si dudas de ti mismo, estás vencido de antemano (Henrik Johan Ibsen).

- La existencia no admite representantes (Jorge Bucay).

- No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que teníamos cuando los creamos (Albert Einstein).

- Todos tenemos que luchar por dejar el pasado en su lugar.

- El mundo es redondo y cualquier lugar que pueda parecer el fin puede ser el principio (Ivy Baker Priest).

- Nunca subestimes el poder de una historia.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Ell@s: ¡Quiero vivir!, de Daniel Renau

Hola de nuevo: 

Te voy a narrar la segunda parte de esta historia que quizá sea la tuya; y si es así, recibe mis felicitaciones y parabienes. 

Mas si por el contrario no es así, si tú… 

Ya tardas. 

Hazme caso, porque, ¿te has parado a pensar que en cualquier momento puede alguien decirte que los que sois diferentes no tenéis cabida en este mundo? 

Bien pudiera ser que lo que está pasando ahora mismo por tu cabeza sea rebelarte, pero antes de que lo hagas, yo te aconsejo que estudies qué hace exactamente un cactus en un balcón. 

De nada. 

Juliet Horst 


El pasado 18 de junio os hablaba de la historia de personas que un buen día se despiertan siendo alguien del sexo opuesto, pero no como en las típicas películas que estamos acostumbrados a ver, sino que se trataba de gente que podía realizar estos cambios a su antojo y ello debido a un suceso en el que sus madres se vieron envueltas en el pasado antes de dar a luz. Esta historia era "Ell@s: No esperéis su piedad" (la reseña que le dediqué podéis leerla aquí), y hoy os traigo al blog su segunda y última parte: "Ell@s: ¡Quiero vivir!"

En esta continuación de la historia Daniel Renau nos sigue contando la trepidante historia de los "dobles" y como se desenvuelven en la sociedad, mezclándose con gente común y corriente de todos los ámbitos y de las más altas esferas para conseguir su principal objetivo: sobrevivir en un entorno hostil.

La segunda novela sigue centrándose en los personajes con los que terminó la primera entrega pero sin hacer más saltos generacionales, por lo que nos encontramos ante una trama más pausada que analiza más los detalles y que nos da muchas más pistas sobre lo que le deparará el futuro a los protagonistas.

En este texto nos encontramos con coherencia, realismo, con relaciones, sucesos y continuaciones que van en consonancia con la primera parte, y en donde no se deja nada al azar hasta llegar a un final que casa a la perfección con el resto de la historia y que, aunque puedes no esperarte, te deja totalmente satisfecho (por lo menos ese ha sido mi caso).

He agradecido también que el autor siguiese contando, además de con el elenco principal, con esa lista de personajes secundarios de los que me enamoré en la primera parte y que tantos momentos buenos y graciosos reparten por la historia, ofreciendo, como siempre, un contrapunto necesario a la intrigante trama principal.

Os recomiendo totalmente su lectura, tanto de la primera parte de Ell@s (si aún no la habéis leído), como de esta segunda, pues en ellas os encontraréis con un autor que sabe transmitir, enganchar, hacernos pensar y, en definitiva, llevarnos a otro mundo y adentrarnos en la historia de buen grado y sin darnos cuenta.

Y antes de dejaros las frases que más me han gustado, desde aquí hacer una mención especial a David Orell, creador también de esta segunda portada:

Apasionante. Sí. El mundo seguía girando y la estupidez seguía reinando.

Siempre había pensado que con su media naranja alguien se había hecho un zumo.


-------------------------

P.D.1 Si queréis haceros con esta novela, la encontraréis disponible en Amazon pinchando aquí.

P.D.2 Y si no habéis leído la primera parte, deberíais hacerlo. El comienzo de la historia lo encontraréis aquí.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Balastos entre letras

Hola a todos. Hoy os traigo algo diferente: un relato corto pero algo más largo que aquellos que podéis leer en este blog. Esta historia la ideé un día que llevaba 48 horas sin comer para poder hacer una prueba médica. Distraerme me ayudó a no pensar que tenía hambre y que quería comerme cuatro palmeras de chocolate xddd!

Es un relato que mandé al concurso "Viajeros al tren" organizado por La Voz del Quenquén y que, aunque no fue seleccionado, a mí me sirvió de práctica para empezar a alargar las historias un poquito más. Espero que os guste:



Ahora que regresaba a casa con el rabo entre las piernas, la única manera de concentrarme en mis pensamientos era jugar con la cortina que había en aquel vagón de tren; por suerte me había tocado sentarme al lado de la ventana.

Hacía ya seis meses que había bajado en la Estación de Puentecesures, la localidad más cercana a Padrón, cuna de grandes como eran Rosalía de Castro y Camilo José Cela. El trayecto hasta Santiago era corto y yo prefería quedarme en aquel pueblo tranquilo que creía me serviría de inspiración. Recuerdo que tan pronto bajé con mi gran maleta a cuestas no podía creerme que tuviese que recorrer andando tres kilómetros si no quería gastar mis escasos ahorros en un taxi.

A mitad de camino se puso a llover y yo no pude hacer otra cosa que maldecir mi suerte y seguir caminando, al fin y al cabo, como rezan los peregrinos: “sin dolor no hay gloria”, y todo era poco si de alcanzar mi sueño se trataba.

Rememoré bajo la lluvia todas esas tardes en las que me afanaba en terminar pronto los deberes de la escuela para poder pasar el resto de la tarde tecleando en la vieja y rota máquina de escribir de la abuela. Apenas contaba con siete años, así que golpeaba las teclas sin control y sin sentido imaginándome que salía el papel donde otros podrían leer todas mis historias. Así pasaron las tardes hasta que tuve la edad y el empuje suficiente para aprender a mecanografiar correctamente de manera autodidacta, pero para aquel entonces relegué la máquina al trastero para practicar en las teclas del ordenador de papá. Y entre máquina y portátil también leía mucho, más bien devoraba, porque en esta tierra de meigas los días de lluvia no permitían hacer mucho más. Efectivamente: mi sueño siempre fue ser escritora.

En esos pensamientos estaba cuando, buscando la pensión en que debía alojarme durante los próximos seis meses, me topé con el jardín botánico de Padrón. Llegando desde Puentecesures me lo encontré a mano derecha protegido tras una majestuosa valla como hacía tiempo que no veía. La razón me decía que lo más sensato sería dejar la maleta en la habitación, darme una ducha y cambiarme de ropa antes de recorrer las calles de ese pequeño pueblo que me acogía, pero una pareja de recién casados que se hacía las fotos al lado de unos árboles de coral constituía una estampa preciosa que me invitaba a pasar.

Cerca de la gran secuoya que abrazaba el paseo central del jardín me lo volví a encontrar. Su mirada triste me hizo ver que aquel niño ilusionado con el que había compartido horas de charla en el tren se había perdido entre las vías, pues seguía triste por haber extraviado la novela que iba a presentar en el concurso en que ambos dejaríamos a un lado nuestra reciente amistad para convertirnos en rivales. 

Había tenido la oportunidad de leer los primeros capítulos del borrador de su novela. Él dijo que le faltaba pulirla pero yo no pude evitar emitir mi veredicto: el texto era malo.

Su obra contaba lo mismo de siempre: “una dama de la época victoriana afincada en Londres corría con un pañuelo blanco por la estación de tren mientras gritaba a su amado que lo estaría esperando. Él, que había ido a la capital para estudiar, debía volver a su ciudad de origen, pues su padre estaba moribundo y quería despedirse de él antes de que dijese adiós para siempre. En el tiempo que el joven permaneció al lado de su padre mandaba todas las semanas una carta a su amada, cartas que nunca llegaban a su destino. Y él, desconocedor de esa información, desilusionado por no obtener respuesta de su amada, se fue enamorando de una prima lejana que al pasar la pubertad había emergido cual patito feo en cisne”.

¡Pasajeros al tren! El grito de un niño que subía al mismo vagón en que yo me encontraba me sacó de mis pensamientos y me hizo seguir reflexionando en lo que verdaderamente me preocupaba: cuanto más pequeños más les gusta jugar a cualquier oficio, y yo me había olvidado de que ya no era una niña cuando jugué con los sentimientos de aquel escritor.

Esa novela que yo menosprecié llegó totalmente pulida y mejorada para abofetearme con fuerza en la última ronda del concurso y ganar el primer premio, y así fue como él, elegantemente, me devolvió el duro golpe que le supuso mi demoledora opinión.

A punto de cerrarse las puertas del tren que me llevaba de vuelta a casa entró él en el último momento, iba a volver a felicitarle pero no me dio tiempo a articular palabra:

- Espero que la próxima vez que des tu opinión no olvides hacer gala de la delicadeza de la que presumís las mujeres. En ocasiones no importa lo que cuentas, sino como lo cuentas, y eso ha sido precisamente lo que ha marcado la diferencia entre tú y yo.


Antes de que pudiera contestarle el tren se puso en marcha y yo seguí jugando con la cortina que había en aquel vagón, pues era la única manera de concentrarme en mis pensamientos ahora que volvía a casa con el rabo entre las piernas.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Murió por los pelos, de Nacho Docavo

La delirante historia de Manuel Cantera, un funcionario sin funciones que se verá envuelto en una trama de calvos y asesinatos de la que solo podrá salir airoso usando su imaginación y su increíble capacidad de improvisar.

Cantera tiene que hacerse con la fórmula que los jíbaros utilizan para reducir las cabezas de sus enemigos, una poción que curará para siempre la alopecia y que promete beneficios millonarios a aquellos que obtengan su patente.

Para conseguirla tendrá que viajar a lo más recóndito de la selva de Ecuador en busca de la comunidad indígena que ya en el pasado le acogió y que conserva el secreto ancestral que evita la caída del cabello. Una vez de vuelta en España, Manuel deberá esquivar todas las trampas a las que le somete una multinacional sin escrúpulos, la misma que ha raptado a su novia y que amenaza con hacerla desaparecer...

Este libro me atrapó desde el momento en que leí su sinopsis y, ciertamente, no me ha decepcionado: me he encontrado con una novela amena y divertida, muy divertida. Pero me ha aportado algo más, y es que me ha enganchado desde el primer momento como un buen thriller por el que merece pagar la entrada del cine.

Manuel Cantera es uno de esos funcionarios que se encuentra en un puesto donde, por motivos burocráticos y políticos, todavía no desempeña ninguna función real. Esto le lleva a sentirse aplastado por una rutina nada gratificante en el plano intelectual, hasta que se ve envuelto en una historia que llama su atención y que lo hace despabilar por completo, consiguiendo que se vea obligado a poner a sus neuronas a pleno rendimiento.

Nuestro protagonista es un funcionario, sí, pero un funcionario que se ve obligado a convivir en la selva con indígenas, que se ve atrapado en una historia de espionaje industrial, un funcionario que tomará decisiones que le harán vivir una trepidante aventura, arrastrando al lector consigo.

Ha sido novedoso y gratificante leer este libro porque esa combinación perfecta entre suspense y humor sorprende desde la primera línea. Por ello, sin duda, os lo recomiendo y os animo a que descubráis cómo es eso de morir por los pelos.

-------------------------

P.D.: Muchísimas gracias a Ediciones Ípsilon (Y) por el ejemplar.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Reto: 5 líneas (11/14)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para noviembre son: vivencia, silencio y cuando.

"Cuando algo estaba bien, bien estaba. Eso se repetía una y otra vez mientras permanecía en silencio intentando que su imaginación no se echase a volar. ¿Por qué sentir? ¿Acaso la vivencia de aquel amor no le había traído más que problemas? Pero, por otra parte, ¿es que no le faltaba algo a su vida? Sentir, sufrir, saltar, gritar, reír. ¡Vivir! Definitivamente sí, descolgó el teléfono: un tono, dos tonos... Una voz... Porque no vivir era morir en vida".

-------------------------

P.D. Podéis leer todos los textos del mes de noviembre aquí.

lunes, 3 de noviembre de 2014

La pregunta que importa, de Isaac Belmar

Como os comentaba cuando reseñé Perdimos la luz de los viejos días, comprando esa novela el autor nos permitía descargar gratuitamente su libro de relatos breves La pregunta que importa, que es la reseña que os traigo hoy al blog.

Leer algo de Isaac Belmar es apostar sobre seguro, y esta vez no ha sido menos. Estamos aquí ante un libro que se lee en un santiamén, cargado de esos sucesos sencillos que nos hacen reflexionar y, sobre todo, gracias a los cuales conseguimos aprender y ver las cosas desde otro punto de vista.

A veces me pregunto qué leer cuando acabo una novela larga, y sin duda un libro de relatos como este es el tentempié perfecto para tomar un respiro entre obras más extensas. Algo con lo que evadirse, una lectura que no requiere esfuerzo, que engancha, y que te dejará con ganas de más.

¿Cuál es la pregunta que de verdad importa? Os animo a que lo descubráis leyendo este magnífico libro de relatos.

Y para ir abriendo boca os dejo un par de frases que os encantarán:

- Tras rostros dulces también hay malas personas.

- Entendí que la verdad era el enemigo y el arma de destrucción masiva. Si quería terminar con alguien, no tenía más que buscar la verdad o la de los suyos.

-------------------------

P.D. También podéis conseguir este libro de manera gratuita gracias al pago social, que consiste en promocionarlo a través de las redes sociales. Si queréis más información la encontraréis aquí.

jueves, 30 de octubre de 2014

Peregrinos de Shambala, de Rafael Téllez Romero

Tomás, un joven que lo ha perdido todo, inicia un viaje a India para intentar reconducir el curso de su vida. Pronto encontrará interesantes compañeros de viaje con los que compartirá momentos inolvidables, conocerá escuelas de sabiduría y aprenderá enseñanzas fundamentales. Todo ello en un viaje mochilero donde el azar y el karma parecen jugar una épica partida de ajedrez, teniendo por tablero, lugares tanto sagrados como emblemáticos para el buscador espiritual. Un viaje lleno de experiencias, plagado de encuentros con sabios y personajes pintorescos, que irán desgranando pequeñas “perlas de sabiduría” que ayudarán al protagonista a encontrar su camino. 



El protagonista de este libro, Tomás, emprende un viaje a la India en busca de tranquilidad y paz interior para superar el difícil momento que está atravesando. Allí pronto se encuentra a personas muy diferentes entre sí, de hecho tan pronto que a una de ellas la conoce en el avión de ida. Lo fundamental de este libro es ese viaje que hace Tomás y lo que le aporta la gente que se encuentra en el camino.

La historia es muy entretenida, muy graciosa, me he reído en muchos momentos de la misma, para mí era como un viaje que te cuenta un amigo y todos los días sentía interés por saber qué cosas le sucederían a estos peregrinos de Shambala.

El personaje de Guillermo me ha encantado, creo que ha sido el más realista y plausible, y ha dado el toque de realidad a esta historia. Sin embargo, el resto de escenas personales de los protagonistas no me han resultado creíbles, no me ha parecido coherente la forma de entablar relaciones, es como si faltaran cosas que necesitasen ser explicadas.

Lo que más me ha chirriado ha sido la historia de Mauricio, me ha parecido demasiado irreal, y además se supone que tendríamos que encontrarnos con un viaje en la India que les aportase algo cuando considero que los protagonistas, realmente, no han aprendido demasiado. Supongo que no me ha ayudado el hecho de que no he sido capaz de empatizar con Mauricio y que no ha habido ni un solo momento en la historia en que me haya caído bien o que haya conseguido ponerme en su lugar.

Estoy segura de que el libro ganará en formato kindle, donde me imagino que esos conceptos indios que no están claros ni siquiera por el contexto se explicarán en enlaces que lleven a un glosario de términos que le falta al libro en papel (que es el que yo he leído), y que sin duda enriquecerán más la historia.

Aún así, el libro tiene muchos momentos realmente divertidos, y yo os animo a que seáis vosotros mismos quienes os forjéis una opinión propia sobre esta historia.

Y para terminar, unas frases con las que me quedo y que me han dejado buen sabor de boca:

- Eso no es malo, lo malo es querer agarrarnos a lo que fue y ya no es.

- Siempre hubo clases, y no solo en la India.

- ¿No te das cuenta?, ¡no hay a donde ir!, ¿vayas donde vayas tus demonios irán contigo!

- El caminar te pone en el ritmo de la vida.

- Tenías que prepararte para aceptar que en lo sencillo está lo valioso, sin el viaje no lo hubieras entendido.

- Pero así es la vida: aguantar cabrones es parte de la rutina.

-------------------------

P.D. Esta reseña se encuentra incluida dentro del mes temático de la novela autopublicada que organiza Laky en su blog Libros que hay que leer, y gracias al cual he ganado este ejemplar, que el autor, Rafael Téllez Romero, ha cedido gratuitamente para el sorteo. ¡Muchas gracias a los dos!

lunes, 27 de octubre de 2014

Perdimos la luz de los viejos días, de Isaac Belmar

Ella se marchó, así empiezan las historias que merecen contarse.

Se marchó de la mano de la enfermedad dejando solo a un hombre pequeño, al que no le queda nada excepto vengarse de la vida que se la arrebató. O al menos, de los que la hicieron sufrir a ella.

Pero ese hombre pequeño nunca se vengó de nadie, ni levantó la voz, ni mangó nada cuando era crío. Así que busca a quienes sí son capaces de hacerlo, a un extraño Papa que reina en un agujero de la ciudad llamado las Cien Puertas, con sus secuaces tatuados y llenos de pendientes de oro. También encontrará en ese camino a un extraño asesor, que le guía en todos los pasos de su contrato de venganza. 

Y como siempre en su vida, las cosas no salen bien. Ella empieza a aparecerse en sueños y él va perdiendo la cordura. Además, algo raro le ha sucedido al mundo, ha perdido la luz que tenía. Así que ese hombre pequeño tendrá que averiguar qué pasa en realidad, mientras intenta escapar de sus tratos con el diablo.



Debo confesar que empecé con esta historia sin haberme leído previamente la sinopsis, porque sigo al autor en su blog Hoja en blanco desde hace un tiempo y después de ver todo lo que escribe allí y como lo escribe estaba segura de que esta novela me iba a gustar.

Isaac Belmar tiene la habilidad de empezar a contar una cosa e ir enlazando y relacionando hasta que te cuenta algo totalmente distinto, así que cuando comienzan sus letras nunca sabes por donde va a salir, y eso me gusta.

Además, el autor tiene el don de dar directamente donde tiene que dar, haciendo que nos tambaleemos mientras nos sumergimos en la lectura, consiguiendo que sintamos intensamente y se nos remueva hasta lo más profundo hablando de las cosas más intrascendentes. Y este don ha sabido plasmarlo a la perfección en "Perdimos la luz de los viejos días", un libro donde nos cuenta una historia sobre la lucha personal contra una vida injusta en un mundo que ha cambiado.

El protagonista es un hombre triste que se ve atrapado por la cadena de su propia venganza y que quiere reparar, aunque sea un poquito, todo el daño que ha sufrido, no él directamente, pues normalmente nos duele más lo que le pasa a quien queremos que lo que tenemos que soportar nosotros mismos.

He de decir que el autor da una explicación perfecta, coherente, comprensiva y clara del título del libro, aunque yo creo que también tiene otra interpretación que se puede conseguir a medida que avanzamos en la trama. Y hasta aquí os voy a contar, porque la historia es corta y si os digo algo más estaría destripando unos acontecimientos que valen la pena leer de primera mano para vivirlos por nosotros mismos a través de esas páginas.

En definitiva, sin lugar a dudas os recomiendo que os animéis a leer "Perdimos la luz en los viejos días", estoy completamente segura de que no os arrepentiréis.

Y para acabar voy a poner unas frases del libro, y he de confesar que me ha costado mucho, pero que muy mucho, no copiar el libro entero. Ahí van:

- Fue el más tonto de los detalles el que lo rompió todo, el que me sacó para siempre de los raíles.

- Ella era una niña normal, con sus cosas, pero buena y normal, lo cual comprobé después que ya era mucho, porque las pocas otras con las que tuve algún contacto, estaban completamente locas.

- Gracias -que es lo que dice el hombre normal cuando lo estás jodiendo.

- Me sonó a un tenemos que hablar, esa historia de terror en tres palabras.

- Nadie está a salvo de nadie si tienes Internet.

- Me acuchilló la sensación más perra en la vida, la del momento en que te das cuenta de que ya es demasiado tarde.

- Siempre igual -negó con la cabeza-, todo el mundo quiere todo, pero nadie está dispuesto a pagar el precio. ¿Sabes lo primero que se aprende en mi oficio? Que nada es gratis.

- La novela terminó, pero la lectura nunca tiene que hacerlo...

-------------------------
P.D. Si compráis la novela podréis conseguir gratis un ejemplar del libro de relatos "La pregunta que importa". Toda la información la encontraréis pinchando aquí.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Microterrores 2014

Databa julio del presente año y estaba una servidora contando los días para poder disfrutar de mi mes entero de vacaciones cuando, vagueando un rato, vi un tweet de Javi de Ríos (de los blogs Sinerrata Editores y La viga en mi ojo) en el que anunciaba un concurso, igual que muchas otras veces. Sin embargo en aquel momento me picó la curiosidad y me fui a mirar las bases: mandar por e-mail un relato muy corto de terror a Diversidad Literaria.

Siendo corto no me quitaría mucho tiempo, aunque al final, una que es perfeccionista... Pero bueno, ese fue el motivo que me animó a decidirme a participar, y allá que fui.

Este lunes (día 20), cuando ya ni me acordaba de que había participado en eso, me salta la alarma del móvil para que mire el resultado del concurso. No he ganado ni he quedado finalista, tal y como me esperaba, pues aún me queda mucho por leer, por escribir, y por aprender, antes de que consiga hacer algo digno de ser premiado, y visto como está el nivel, en realidad no creo que me premien nunca, pero esa no es mi intención realmente.

Escribo porque me gusta escribir, sin más. Así que ver un microrrelato mío en un libro en papel pues me da mucha alegría, sobre todo teniendo en cuenta que han participado 1.050 textos y el mío es uno de los 650 seleccionados.

La lista con el ganador, los finalistas y los microrrelatos de terror que formarán parte del libro podéis verla aquí.

Y el libro en cuestión, que cuenta con mi pequeña contribución, podéis comprarlo aquí. Yo lo haré. Ya os mandaré foto cuando lo tenga :)

lunes, 20 de octubre de 2014

Ndura: hijo de la selva, de Javier Salazar

Cuando una persona normal y corriente, cualquiera de nosotros, se encuentra de repente en una situación de vida o muerte en medio de la selva, ¿SABRÍA SOBREVIVIR? 

Este es el simple dilema que se le ofrece al protagonista de nuestra historia, que, volviendo de unas tranquilas vacaciones en Namibia, un típico safari fotográfico, se ve envuelto en una inesperada situación de supervivencia extrema en la selva de Ituri, en la República del Congo en África, cuando el avión en el que viaja es derribado por rebeldes. Un lugar donde la Naturaleza no es el único enemigo y donde sobrevivir no es el único problema. Una aventura con aroma a las clásicas de siempre que hacen de este libro el plato perfecto para evadirse de la realidad y sentir uno mismo la angustia y la desesperación del protagonista ante el reto que se le presenta. En este libro se mezcla de forma natural la emoción y la tensión del propio reto de sobrevivir, la degradación psicológica del protagonista a lo largo de la historia y el profundo estudio del medio, sus animales, plantas y personas que ha realizado el autor.


Unas vacaciones han sido un éxito para un grupo de tres amigos pero la vuelta a casa se convierte en una pesadilla donde uno de ellos se verá obligado a sobrevivir solo en medio de una selva que no conoce, habitada por gente hostil, y donde tendrá que luchar contra su peor enemigo: su cuerpo cansado y debilitado por los acontecimientos. Este es el punto de partida de una historia que te atrapa desde el minuto 2, y digo 2 porque en el 1 el autor dice que el libro ante el que nos encontramos no es más que la plasmación escrita de un nimio sueño que se ha imaginado. Pero que mal se vende, de verdad. O no, porque tras esas palabras suyas me esperaba poca cosa y resulta que el libro es toda una bomba que engancha y que merece la pena leer.

La historia se compone de los pensamientos de un protagonista que se derrumba por momentos ante una situación que, sinceramente, yo no creo que supiera atajar, lo que me hace admirarlo más y más a medida que pasan las páginas. Yo he podido sentirme enferma, angustiada, enfadada y triste en este libro, cuando lo cierto es que traspasar todos esos sentimientos al lector es harto complicado y el autor lo hace a las mil maravillas.

Además la ambientación del libro es sublime. Gran parte del mismo se dedica a describir esa selva, esa fauna y esa flora, no solo con las palabras, sino con enlaces que llevan a notas donde cuidadosamente se explica todo lo que no entendemos. Y el valor que esto me aporta es doble: primero, porque este es un arduo trabajo de documentación que está bien plasmado; y segundo, porque si no nos apetece seguir todos esos enlaces el autor consigue, igualmente, que nos hagamos una idea de todo, y ello con gran sencillez. No me gustan las narraciones excesivamente descriptivas, y este libro no se hace empalagoso ni basto en este sentido, por lo que se agradece que pueda plasmar todo en detalle sin pararse realmente en descripciones largas, tediosas y engorrosas.

Un libro diferente que quizás yo no hubiera escogido de motu propio. Por eso me gustan este tipo de iniciativas y sorteos como los que hace Laky, porque el azar ha traído a mis manos un libro maravilloso a través del que podréis vivir una gran aventura y que, sin duda, no debéis dejar pasar.

Y como regalo, termino dejándoos las frases que más me han llegado:

- Está claro que la necesidad de supervivencia cambia el punto de vista de las personas.

- El miedo es un buen aliciente para tomar decisiones, para animarte a asumir riesgos que en situaciones normales nunca asumirías.

- Era irónico haberme enfrentado a serpientes, haber matado incluso a un hombre y huir de un bicho del tamaño de un bolígrafo.
-------------------------

P.D. Esta reseña se encuentra incluida dentro del mes temático de la novela autopublicada que organiza Laky en su blog Libros que hay que leer, y gracias al cual he ganado este ejemplar, que el autor, Javier Salazar Calle, ha cedido gratuitamente para el sorteo. ¡Muchas gracias a los dos!

viernes, 10 de octubre de 2014

El Experto Perfecto, de Fermín Mayor García

Después de cinco años, el grupo de investigación Santo Grial perteneciente a la empresa tecnológica de inversiones T-Investing descubre lo que los gurús en economía denominan El Experto Perfecto: un programa informático capaz de ganar dinero continuamente en los mercados de divisas. Aunque pretenden mantenerlo en secreto, a las pocas horas del hallazgo, los laboratorios de la compañía situados en la torre Shard de Londres sufren un tremendo ataque en el que muere el padre de la criatura Roger AppleWhite y desaparecen todas las copias del mismo. Sólo la joven programadora y ayudante, Elena Beillevaire, consigue escapar del edificio. Comienza así una frenética huida para salvar su vida pues ella, dentro de su cabeza, tiene la única clave para poder reproducirlo. En su camino Elena pide ayuda a un antiguo compañero suyo: Fran Castillo. Éste, un funcionario de correos con una vida normal y corriente, llevado más por sus sentimientos que por la razón, viajará a la ciudad del Big Ben donde se encontrará entre el fuego cruzado de las dos organizaciones que buscan a su amiga. 

Por otra parte, George Ventura, escritor del best-seller “El caso eclesiástico de Roswell” y primo de Fran, es despedido de su trabajo en la prestigiosa revista americana “Misterious Words”. Su afán de éxito y su asquerosa necesidad por mantener su ritmo de vida le llevarán a tratar de arrancar, como hizo en el pasado, algún nuevo secreto al mayor laboratorio científico de la historia: la Iglesia. 

Y en un lugar perdido bajo tierra, número 23, como así lo llaman tras su secuestro, no tiene más remedio que realizar acciones clandestinas para salvar la vida de sus pequeñas: desde robar plutonio enriquecido hasta guiar a un Boeing 737 por la ruta de Washington a Nueva York. Hacker reconocido mundialmente con el sobrenombre de Talía, ahora se ha convertido, a la fuerza, en un Spycker: espía cibernético jamás detectado. 

El Experto Perfecto es un frenético thriller tecnológico en el que, tras el descubrimiento de un asombroso autómata aparentemente inofensivo, se presenta una realidad en la que el mundo actual, dominado por las nuevas tecnologías, encuentra, precisamente en ellas, su mayor talón de aquiles.


Estamos ante una novela que invita a la reflexión. ¿Somos conscientes de cómo afecta realmente la tecnología a nuestras vidas? ¿Sabemos lo que puede suponer que aparezcamos, aunque sea mínimamente, en internet? Yo creo que no, por eso me creo que lo que en este libro se cuenta sea posible.

Además de esto me he encontrado con tres historias que intuía se encontrarían entre sí, pero no sabía como, algo que he estado intentando averiguar mientras leía y que no he visto casi hasta el final de la historia.

Cada personaje, cada parte fundamental del relato es realmente interesante por sí mismo, por eso parece que estamos leyendo tres libros dentro de uno, y el ensamblaje final de las tres historias está muy bien hecho.

Personalmente me quedo con la parte cuyo peso recae sobre los hombros de George Ventura, un hombre real, consecuente con su ritmo de vida, y con sus luces y sus sombras. Me he quedado con ganas de saber más de él.

En definitiva, este thriller tecnológico engancha, enseña, y nos invita a pensar, por lo que os recomiendo su lectura. Y para ir abriendo boca os dejo con las frases que más me han gustado:

- La gente introduce sus datos libremente en Internet sin entender la consecuencias. No saben a lo que están expuestos.

- Y el periodista tenía la suficiente experiencia como para saber que detrás de una locura puede esconderse una realidad.

------------------------------

P.D. Esta reseña se encuentra incluida dentro del mes temático de la novela autopublicada que organiza Laky en su blog Libros que hay que leer, y gracias al cual he ganado este ejemplar, que el autor, Fermín Mayor García, ha cedido gratuitamente para el sorteo. ¡Muchas gracias a los dos!

miércoles, 8 de octubre de 2014

¿Se puede reseñar un relato por entregas? Sí: Carmen, de My Stories Project

A veces estás tan enganchada a un libro que no puedes soltarlo y, cuando te das cuenta, entre que terminas de cenar y decides que ya es hora de ir a la cama te has puesto en las 2 de la madrugada y tienes que levantarte a las 7:30. ¿Cómo se puede tener fuerza de voluntad para parar de leer a una hora adecuada que te permita dormir tus 8 horas diarias?

A mí me cuesta mucho, por eso el único método infalible que he encontrado es que me impongan el parar. Es decir, si una de tus historias preferidas la lees en un blog que hace capítulos por entregas cada semana, no te queda más remedio que leer lo que te dan y parar donde el autor quiere. Y es una ventaja en el aspecto de que te vas a dormir cuando toca y te despiertas más despejada.

Peeero, la gran desventaja es que si la historia es buena siempre te quedas con ganas de más y esperas toda la semana ansiosa a que llegue el siguiente capítulo. Esto es lo que me pasa con "Carmen", un relato por entregas que podréis descubrir en el blog My Stories Project.

Y ¿quién es Carmen? Pues Carmen es una mujer de nuestros tiempos que, aunque su único objetivo en la vida no es tener hijos, sí quiere llevarlo a cabo, y como no ha tenido una vida fácil, cumplir sus deseos se vuelve muy complicado. A través de los capítulos nos encontramos con una persona madura, inteligente y sensible que es consciente de que los cuentos de hadas no existen e intenta gestionar su vida como buenamente puede para ser feliz.

Una historia real, una historia que emociona, una historia donde podrás encontrar en Carmen y en el resto de personajes a esas personas del mundo real con las que seguro te has topado en alguna ocasión.

Quizás os pueda parecer una historia típica, pero no lo es, ya desde el principio nos sorprende. Y si me gusta lo que cuenta, más me gusta como lo cuenta. Carmen está plagada de detalles, de un montón de pequeñas cosas que hacen que la historia sea grande.

Sin duda os animo a leerla, yo ya lo hago. Podéis empezar pinchando aquí.

Y para ir abriendo boca os dejo con algunas de sus mejores frases:

- Cuando tomas una decisión que te incumbe exclusivamente a ti, pero en la que hay más participantes que en la lotería, no te sorprende que tengas que ir dando explicaciones a todos y cada uno de ellos como si te estuvieras justificando.

- La abuela Carmen miró su casa, su salón bañado por la claridad de la mañana, su patio fresco y húmedo, y por primera vez en mucho tiempo sintió nostalgia de su juventud.

-------------------------
P.D. La imagen que ilustra este post es cortesía de Rachel’s Puzzle Things. Sketchbook,  los descargables que ha creado para Carmen podéis obtenerlos aquí:



viernes, 3 de octubre de 2014

Reto: 5 líneas (10/14)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para octubre son: alma, empezó y chico.

"Empezó por abrir el paquete antes de firmar el recibí al chico de la empresa paquetería, pero se detuvo a medio camino pensando que aceptar regalos de desconocidos no estaba bien, así que le dijo que se lo llevara de vuelta. Era coherente con sus principios y eso fue lo que la salvó de que su alma se fuese al diablo con aquella caja bomba. Estaba claro que mejor ser precavida, pues la curiosidad siempre acababa matando al gato."

-------------------------

P.D. Podéis leer todos los textos del mes de octubre aquí.

miércoles, 1 de octubre de 2014

#MugsAndBooks II Edición

Mónica del Blog Serendipia nos trae la segunda edición de #MugsAndBooks, un concurso donde podemos mostrar nuestras tazas y libros.

El jurado (formado por Marilú de CuEnTaLiBrOs y Mientras Leo de Entre montones de libros) lo va a tener difícil para elegir a los ganadores, pues si en la pasada edición hubo un gran nivel, en esta, aunque parezca increíble, se supera.

Yo no iba a aportar nada porque apenas tengo tazas y libros en papel, pero Mónica me ha picado y yo, que soy una mujer de palabra, aquí vengo a traeros dos composiciones con una curiosa historia:

La imagen que presento al concurso es la foto de una taza y el libro "¿Que me queres amor?" de Manuel Rivas.


Esta taza tiene su historia, y es que en realidad eran dos, una se ponía sobre la otra y hacían una figura que se quedaba incompleta si faltaba alguna de las partes.

Lo curioso del caso es que (y ahora sí debo ponerme seria), sucedieron unos hechos terribles que os relato a continuación:

En una oscura noche de invierno, cuando el viento soplaba aullando sus penas en un largo gemir y la lluvia desbordaba ríos que llevaban almas en pena, en la calidez del hogar uno de sus habitantes fregaba y fregaba sumido en sus pensamientos. Tan ensimismado estaba que, en un terrible y fatídico descuido, sus manos resbalaron sin que nada se pudiese hacer por recomponer las cabezas que en aquel momento rodaron.

Vamos, que la parte superior se rompió. Así que presento esta misma taza, pero por su otro lado, con un libro cuyo título le hace más justicia a los terribles hechos que os relato. Esta imagen la presento fuera de concurso porque no he podido resistirme a ponerle este filtro tan maquiavélico xddd! Ahí va:



Ahora sí que no me quedan más tazas que presentar al concurso, así que como Mónica haga la tercera edición de #MugsAndBooks voy a tener que pedir que me regalen alguna :P

-------------------------
P.D. Tenéis hasta el viernes para mandar vuestra composición. Las bases del concurso las encontraréis aquí.