miércoles, 3 de septiembre de 2014

La leyenda de Bellasombra, de Adella Brac

La historia se desarrolla en el imaginario reino de Sanseviera. 

Allamanda confía en Bellasombra para que sea la portadora de la última magia en el mundo. Aunque a ella no le interesa demasiado, se considera una guerrera. Tras pasar toda su vida en el camino solo quiere establecerse, tener un lugar al que llamar hogar. 

Alerce viaja en nombre del rey con la misión de reunir en la corte a los alquimistas del reino. Él todavía es un aprendiz, sin embargo sueña con seguir el camino de su madre y convertirse en un gran sabio. 

Pero las cosas no siempre salen como está previsto. Quizás el destino les tenga reservado algo mejor. 

Si en tu vida falta magia, encuéntrala en Sanseviera.

No me cansaré de decir que las historias de ciencia  ficción y fantasía no son lo mío, así que me encanta encontrarme con obras de estos géneros que me sorprendan para bien y me hagan pasar un buen rato.

Sin duda me topé con un libro, La leyenda de Bellasombra, que cuando lo leí hacía que mis ojos estuviesen ante una de esas películas destinadas tanto a niños como a un público adulto que te llenan de magia y te hacen sonreír mientras pasas un buen rato. Una de esas pelis donde te sumerges en un mundo que no es el tuyo y donde te muerdes las uñas viendo las maquinaciones de los malos y deseando que ganen los buenos.

Me ha gustado especialmente que parte de la historia la transmitiese como quien se sienta con un amigo a tomar un café y te cuenta algo sobre otra persona que te deja intrigada y hace salir tu vena cotilla. Eso es lo que me pasó cuando Bellasombra hizo magia en la cueva para que las figuras de humo nos contasen la historia de su familia.

En definitiva es un libro que me ha gustado mucho, no me ha durado nada porque no podía dejar de leer, y esto unido a que lo cogí en vacaciones a las 11 de la noche hizo que a las 2:30 de la madrugada ya lo tuviese más que finiquitado.

Dejaos atrapar por la magia que reina en Sanseviera, no os arrepentiréis.

Y para terminar, no puedo hacer esta reseña sin destacar estas frases:

- Se sentían más seguros allí, donde lo más peligroso que les podía atacar sería un lobo. No tenían miedo, porque sabían que un lobo nunca los atacaría sin motivo, como sí hacían los hombres.

- Gracias a él sabía que un abrazo en silencio podía valer más que mil palabras de amor.

-------------------------

P.D. No os olvidéis que todavía podéis apuntaros al sorteo de un ejemplar dedicado de Fotografiar la lluvia. Bases del sorteo: aquí.

5 comentarios:

  1. Pues a mí estas historias de fantasía, de magia y misiones imposibles me encantan, es muy difícil que no sucumba ante ellas. No conocía este título, pero bien anotado me lo llevo, si ha conseguido convencer a un ser más terrenal. :P
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca he sido de literatura de fantasía, tampoco. Pero reconozco que algunos me han gustado mucho. Estoy con "El nombre del viento" y tengo que admitir que me está gustando un montón, así que me apunto éste. ¿Quién sabe? Un besote.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que cada vez leo menos y me pasa un poco como a Álter (yo me quedé en "El Señor de los Anillos", con aquellos personajes que me recuerdan a algunos ministros: Montoro, Wert...). Pero viniendo de ti me lo apunto. Nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  4. Pues tiene muy buena pinta, así que me lo llevo apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Tantos días escribiendo y corrigiendo, tantas dudas; todo recompensado con tus palabras.
    ¡Un orgullo que mi novela te haya dado unas horas de evasión!
    Mil gracias ;)

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.