jueves, 10 de diciembre de 2015

El manuscrito hecho en un mes que acabó siendo una gran novela de terror

Si hay alguien que ha conseguido reconciliarme con la literatura de terror hasta el punto de que, en la actulidad, me apasiona y se ha vuelto un género tan imprescindible en mi vida lectora como la novela negra, ese es Jaume Vicent. Este redactor y copywriter es, sobre todo, un escritor de este género que apunta maneras. Ya hablé de de él cuando reseñé Viejas huellas, un Penny Dreadful que nos permite darle un mordisco a su primera novela: "Blackwood: piel y huesos".

La novela todavía no la tengo entre mis manos, pero me llegará pronto. Le tengo ganas desde que leí aquella historia corta que me enganchó de principio a fin, por eso estoy muy contenta de que la historia entera haya salido ya a la venta en forma de novela. Así que, mientras no tengo el placer de poder hablar de ella más en profundidad, he invitado a Jaume a que viniese al blog y me contase alguna primicia de este libro, y me ha dicho cosas muy interesantes. Os dejo con él:

-------------------------

Llevo mucho tiempo hablando con Cris, los dos nos mandamos mensajes privados a través de Twitter y no paramos de preguntarnos: ¿Ya sabes algo de tu libro? La tónica general era no saber nada o saber poco, respuestas generales en la línea de: “Bueno está en marcha”, “Está en proceso de edición” o la típica “Ya falta poco”.

Uno de esos días resulta que mi respuesta fue: Creo que la semana que viene ya estará, lo que supuso un cambio en la dinámica de nuestras conversaciones. Uno agradable, supongo, al menos lo fue para mí.

Cris me pidió entonces que escribiese un artículo para Detrás de la pistola… a lo que yo accedí encantado. Luego me metí de nuevo en mis cosas, vino el puente y el día en que se lo tenía que entregar ni me acordaba. Así que aquí estoy, haciendo las cosas a última hora, como casi todo lo que hago en mi vida.

El lunes contaba en mi blog como Blackwood: Piel y Huesos, mi novela era una promesa que le hice a un niño hace mucho tiempo. Yo soy ese niño y, por suerte, he podido verla cumplida. Pero, ¿cómo llegué a hacerlo? Pues del mismo modo que con este artículo, lo hice llegando tarde…



Blackwood nació como un proyecto para un concurso literario. Llevaba bastante tiempo escribiendo, sobre todo en cuadernos, había escrito algunos relatos (la mayoría flojos) y tenía terminada una novela, que a día de hoy sigue esperando a que la revise. Pero la literatura y la escritura todavía no eran una preferencia en mi vida, simplemente me gustaba escribir y leer, disfrutaba haciéndolo.

En aquel momento me planteé participar en ese concurso, debía presentar una novela con un mínimo de 50.000 palabras, ya lo había hecho antes así que pensé que sería capaz de hacerlo de nuevo. El único problema es que llegaba tarde, descubrí ese concurso a falta de un mes para que terminase el plazo.

Por aquel entonces (estoy hablando de hace unos cuatro años) estaba en paro y comenzaba a pensar que “valía para poco” así que escribir Hambriento (así es como se llamaba Blackwood) fue para mí un reto personal, una forma de demostrarme que no todo termina con la crisis, que hay vida después del trabajo y que perderlo no te convierte en un paria.

Por entonces todavía no estaba acostumbrado a escribir (al menos no tanto como ahora) y tampoco sabía lo que sé ahora, pero recuerdo aquella extraña experiencia con mucho cariño, era la segunda vez en mi vida que me sentaba y dejaba que otras personas (mis personajes) tomasen las riendas y contaran ellos su historia.

Al final fue mucho más sencillo de lo que pensaba, incluso terminé dentro del plazo de tiempo, como era novato y no tenía mucha idea de cómo funcionaba el mundo editorial envié el manuscrito sin revisar ni corregir al concurso. Supongo que no me importaba ganar, lo importante había sido demostrarme que podía hacerlo, que podía terminar algo.

Durante mucho tiempo no volví a abrir aquel archivo, hasta que un día mi pareja, me preguntó por él. Le dije que estaba por ahí, olvidado, a lo que ella me dijo: “tienes que retomarlo, me encantaba”. A mi pareja le encanta esa historia, incluso tuvo una pesadilla con el protagonista.

Le hice caso; la exhumé, me pusé la bata de forense y me puse a diseccionar, abrir, quitar y rebuscar. Una vez localizados los síntomas de su posible defunción comencé la parte más complicada, la que más trabajo me dio: corregir y reescribir.

Del manuscrito original, aquel pequeño bastardo de 200 páginas, queda muy poco: la ambientación, el pueblo y el monstruo. El resto es todo nuevo, conforme avanzaba en la corrección se me fueron ocurriendo nuevas ideas, nuevos personajes, incluso una historia paralela que acaba confluyendo y mezclándose con la principal. Fue un trabajo duro ese de tachar, cortar y seccionar algunas partes pero disfruté creando nuevos personajes y fue genial tener la oportunidad de cambiar por completo la historia desde el principio.

Sin embargo, llegó un momento en el que, cada vez que releía la obra, me encontraba con la necesidad de cambiar algo, de introducir un nuevo personaje, una nueva escena… En ese momento tuve muy claro que tenía que parar, necesitaba dejarlo; yo ya no era objetivo, necesitaba una segunda opinión.

Les mandé el manuscrito a los chicos de Pulpture y lo que recibí fue mucho más de lo que esperaba: estaban ilusionados, les encantaba y les parecía genial poder estrenar su línea “Fóbia” con una novela grande como esta.

El resto fue coser y cantar, ellos los revisaron (oooootra vez), yo trabajé con sus correcciones y revisiones (again and again) y, por fin, quedó lo que tenéis entre manos: una novela de terror de 300 páginas. Una obra de terror atmosférico con ritmo y unos personajes sencillos y creíbles, tipos que tienen los mismos problemas que tú y que yo, pero que se han visto de cara con el horror de algo que no entienden.

En ella reconocerás mis influencias más cercanas como Stephen King o Lovecraft, pero también te encontrarás con el ritmo de películas como La Cosa de Carpenter. Blackwood: Piel y Huesos es una novela de terror para los amantes de terror. Ni más ni menos.

-------------------------

Como veis, la relación escritor - novela siempre es larga y, en este caso, ha sido también fructífera. En la imagen que os he dejado más arriba se puede apreciar Viejas huellas (aquella historia corta que podéis leer por tan sólo 50 céntimos), la propia novela (que podéis comprar aquí) y un par de regalitos que obtendréis si compráis la novela (un marcapáginas de edición limitada y otro relato corto totalmente gratuito que nos cuenta más cosas sobre la historia en la que está basada el libro).

Si vivís en Madrid, este sábado día 12 de diciembre el autor hará la presentación de "Blackwood: piel y huesos" en la Librería Tuu (situada en la C/ Padilla, número 78). Pero si no podéis ir y queréis el libro firmado, si lo compráis antes del sábado la Editorial Pulpture os lo enviará dedicado por el autor sin coste adicional.

Y, si después de todo lo que habéis leído hoy en mi blog aún estáis indecisos, podéis pasaros por el blog de Jaume Vicent, Excentrya, y leer cualquiera de los numerosos relatos que pone a nuestra disposición de manera gratuita; así podréis comprobar de primera mano por qué tengo razón cuando digo que es un pedazo escritor de terror de los pies a la cabeza.


jueves, 3 de diciembre de 2015

¿Por qué en mi novela hay una palabra que no existe?

Como bien sabéis los mecenas de mi primera novela (gracias al último correo electrónico que os ha enviado la editorial), tras haber completado con éxito el proceso de corrección, "Detrás de la pistola" se encuentra actualmente en cola de maquetación. ¿Esto qué quiere decir? Pues entre otras cosas y para que nos entendamos, que tienen que ajustar el archivo de la novela para que cuando la impriman quede un libro chulo, y no se caigan las páginas, ni falten letras, ni queden párrafos descolocados. Así que sí, puedo confirmaros que nadie se ha olvidado de este libro y que estamos trabajando a toda máquina para que podáis tenerlo en vuestras manos cuanto antes.

Y aprovechando que vengo aquí a hablaros de las novedades del proceso de creación de esta novela que sale a la luz gracias a muchos de vosotros, voy a contaros una curiosidad que se encuentra entre sus páginas y que os animo a que descubráis: en la novela hay, hacia el final, una palabra que no existe; es decir, que no se encuentra en la RAE ni en el diccionario de ninguna otra lengua; que no corresponde a un posible nombre propio real ni a nada parecido; vamos, que es pura invención.



Hay una razón fundamental que justifica la presencia de esa palabra, y no es otra que la de intentar controlar el pirateo de mi novela (si es que esto es posible en realidad). Leí hace mucho tiempo en algún sitio (no recuerdo en dónde), que algunos autores incluían en sus manuscritos una palabra inexistente, para luego programar búsquedas automáticas con Google Alerts, y que así, cuando apareciese esa palabra en algún rincón de internet, recibiesen en sus correos un mensaje informando de que habían encontrado una página que coincidía con sus criterios de búsqueda.

¿Es realmente posible controlar la piratería de nuestra novela? Yo creo que no, pero eso no quiere decir que no vayamos a intentarlo; y me parece que este método puede ser algo interesante a probar y, desde luego, mucho mejor que poner DRMs exhaustivos que dificulten la lectura del libro en cualquier dispositivo.

Pero es que, además, esta palabra inventada no está ahí para cumplir sólo esa función, sino que al final se ha convertido en una parte fundamental de la novela; una idea que surgió para poner en prueba esta técnica anti-piratería se ha convertido en algo que ha superado mis expectativas y que le da un toque tan personal al libro, que sólo lo entenderéis cuando lleguéis al final.

Prestad atención cuando leáis "Detrás de la pistola" y, si llegáis a encontrar la palabra que no es tal me gustaría que me lo dijeseis y me comentaseis qué os ha parecido. Pero mientras la novela está en el horno, contadme, ¿qué técnicas anti-piratería conocéis y qué opináis de ellas? Os espero en los comentarios.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Conocer a tu pareja por internet es el mal

¿Alguno de vosotros ha conocido a su pareja por internet? De todos los que contestéis que sí, seguro que saldrán opiniones muy dispares sobre el resultado obtenido. Internet es grande y las posibilidades que nos ofrecen se vuelven infinitas, por lo que encontrar la aguja en el pajar debe ser una tarea difícil, sobre todo si nos encontramos con:

- Gente que se saca la foto de perfil en plena calle con los pantalones bajados y enseña unos calzoncillos del estilo de los que se ponía mi abuelo en sus tiempos mozos, o que pone una foto bañándose con su perro donde se intuye que el susodicho también está en bolas (¡qué horror!).

- Gente que se define a sí mismo con algo como: "Sobre mí, no sé qué decir, mejor descúbrelo por ti misma. Eso sí, soy alegre, divertido, me gusta la playa..." (¡que vivan las incoherencias!).

- Gente que busca (y cito literalmente): "Alguien que sepa escribir, i haber q ba pasando" o "Busco, busco, ¿qué buscas? ¿Tan desesperada anda la gente?".

- Gente demasiado directa, tal que así: "Lo siento chicas, estoy vestido y sé escribir"; "¿Alguien para follar?" o "25 cm, mira mis fotos".

Si os encontráis con todo eso y os desesperáis, deberíais saber que la cosa siempre puede ir a peor, y si no que se lo digan al protagonista de "Cicatriz", la última novela de Juan Gómez Jurado, porque esa a la que considera su novia y que ha conocido a través de internet ha puesto su vida patas arriba de una manera que nunca se hubiera podido imaginar, desencadenando una serie de sucesos que le harán emplear todos los recursos a su alcance para poder salir indemne de una situación que le supera y que se llevará por delante a más gente de la que espera.



¿Cómo una persona puede cambiar tanto nuestra vida? ¿Somos más ingenuos de los que nos pensamos? ¿Qué hacer cuando te metes en un callejón sin salida que puede acabar con tu vida? Si os gusta el suspense y esas historias creíbles que están salpicadas por sucesos reales que se mezclan con la ficción; si queréis una historia que os enganche desde el principio y os evada de la realidad y, sobre todo, si estáis en busca de una buena novela como próxima lectura, este es vuestro libro, está disponible en Amazon, y podéis comprarlo aquí: Cicatriz.

Y, para terminar, una de las mejores frases que he leído jamás:

- Se aproxima a los sesenta, y ni siquiera los miles de millones que posee podrán hacerle cambiar eso.

jueves, 12 de noviembre de 2015

10 razones por las que ya no verás igual a tu librería más cercana

El otro día estaba en busca de mi próxima lectura cuando entré en la librería que tengo más cerca de casa, que, curiosamente, se llama igual que la más cerca que tenéis vosotros. La sala de compra puede parecer infinita pero en ella no hay personal que te recomiende un libro y yo necesitaba consejo, así que me paré unos minutos en el recibidor. Esa primera estancia con la que se encuentra el visitante es amplia pero acogedora, cálida a pesar de estar pintada de azul y blanco. La alfombra que había justo antes del mostrador tenía un dibujo con forma de pajarito al que sólo ves de perfil.

Cuando entré, rauda y veloz apareció una chica de esas que llevan la sonrisa puesta ya sean las cinco de la tarde o las cinco de la mañana; de esas que ya está sonriendo incluso antes de que el señor que pone las calles salga en la madrugada:

- Perdone la tardanza señorita, no oí la puerta, estaba en la parte de atrás con las piernas estiradas, esperando al sol.

- No se preocupe, si no ha tardado nada-dije, mientras mis ojos se fueron hacia sus elegantes zapatos negros de tacón dorado, acabados en punta y que ataban con un lazo casi a la altura del tobillo.

- La verdad es que podrían llamarme "Esperando al sol", pero como hay otra cosa que me gusta incluso más que eso, mis amigos me llaman MientrasLeo.

- Curioso apodo, sí señor. A mí también me encanta leer, por eso he venido.

- ¡Oh! Pero usted no ha venido porque le guste leer, si se ha parado aquí es porque está indecisa. Permítame preguntarle cuál es su nombre.

- CrisMandarica, aunque los más cercanos me llaman simplemente Cris, o Mandi. Pero tutéame, por favor, que me haces sentir mayor-dije, para terminar de romper el hielo.

- Mandi me gusta mucho. Pues tú dirás Mandi, ¿qué puedo hacer por ti?-me preguntó, curiosa.

- La verdad es que ando en busca y captura de mi próxima lectura, pero últimamente no tengo tiempo ni de respirar, así que busco algo corto, algo que pueda leer a ratos, pero que me llene como si de una novela larga se tratase. Algo diferente, fresco, divertido, intrigante, peligroso... Ya ve, no sé si todo eso se puede encontrar en un libro.

- Sí, quizá sea difícil encontrar todo eso junto en la misma historia, pero es posible encontrarlo en el mismo libro. ¿Qué tal se lleva con los libros de relatos?

- Muy bien-contesté yo, sonriendo porque había sacado un tema del que me gustaba hablar.- El libro de relatos y yo nos hemos hecho muy amigos desde que conocí a Cuentos para gente impaciente, La pregunta que importa, Lectores Aéreos, y Ya lo dijo Thomas.

- ¡Genial!-me respondió entusiasmada-. Entonces tengo el ejemplar perfecto para ti. Se trata de un libro que esconde una única receta.

- Pero yo no busco un libro de recetas, ¡si ni siquiera me gusta cocinar!-repliqué, indignada, pensando que esa chica tan amable me iba a hacer perder el tiempo.

- Tranquila, querida Mandi, tranquila. Ya he visto por las redes, sobre todo cuando te indignas porque alguien te pregunta absurdeces en el trabajo, que la paciencia es una virtud que te cuesta trabajo cultivar; y ahora lo estoy comprobando yo. Pero si hay más de once mil personas que vienen a esta sala adornada con la alfombra del pajarito para escuchar lo que yo tengo que recomendar, será por algo, ¿no crees?

- Está bien, te escucho-le dije, contrariada porque, de verdad, pero de verdad de la buena, que no me gustaba nada cocinar.

- El libro contiene una única receta, pero no sabrás de qué hasta que la cocines. Hay diez personas expertas en esto de entretener literariamente que te darán los ingredientes:

  • Belén Barroso te hablará de cómo vivir en otros mundos sin derecho a réplica y siempre con sentido del humor.
  • Ana Bólox te guiñará un ojo a una de sus novelas a través de un cadáver mientras te desvela un misterio.
  • Javi de Ríos te indicará cómo encontrar uno de los tesoros más buscados.
  • Alejandro Gamero te llevará donde los grandes, dejarán que te hablen, y te contará qué peculiar material contenía una maleta que uno de ellos perdió en uno de sus viajes.
  • Rebeca C. Garín te empujará por unas escaleras y te encenderá una luz que te mostrará algo en lo que no creerás ni aunque lo veas con tus propios ojos.
  • Ana González Duque te llevará a la luna a través de un puente hecho con maderas de fantasía e ilusión.
  • Mónica Gutiérrez te invitará a tomar el té y a ver el cielo, nuboso o estrellado, en uno de esos relatos que calientan el alma y con la mejor de las compañías.
  • Aránzazu Mantilla te llevará al infierno sin que te des cuenta, y se burlará del mismísimo demonio.
  • Desirée Ruiz te devolverá al cielo y te hablará de las historias que se esconden detrás de los nombres.
  • Y, como broche de oro, JAP Vidal te mostrará una llave y una puerta que sólo tú podrás atravesar.

Me quedé anonada, pues estaba ante ingredientes muy poco convencionales. ¿Qué iba a cocinar con todo aquello? Quise convencerla de que me lo contase pero, cuando me di cuenta, aquella preciosa chica de alegres mañanas ya no estaba.

Esa receta estaba llena de misterio, pero decidí seguir el consejo de MientrasLeo y me puse a cocinar. Después de una semana (que se me hizo muy corta por andar sumergida entre los fogones de las letras), supe que el resultado era exactamente aquello que estaba buscando.



¿Qué buscas tú cuando lees un libro? Anímate a leer La librería a la vuelta de la esquina, seguro que entre estos maravillosos relatos lo encontrarás.

-------------------------

P.D.: Esta reseña está inspirada en el propio libro de relatos que hoy os recomiendo, donde los ingredientes son los relatos; quienes los recomiendan, sus autores; y la librera es la autora del precioso prólogo que precede a los mismos. No sé si el homenaje a estos diez escritores que me han hecho pasar tan buenos momentos esta semana estará a la altura, pero me he divertido mucho escribiendo este post, al igual que leyendo cada una de las historias que nos regalan en este libro.

Todos los relatos tienen como escenario principal la librería y, aún así, ninguna historia es parecida a otra; se nota en cada una el sello personal de su autor, que ha sabido dar a los libros un papel protagonista de una manera única e inconfundible. Es por eso por lo que os animo a que le echéis un ojo tanto al libro como al perfil de Twitter de los autores, y lo digo porque yo los conozco y sé de buena tinta que son garantía de risas y sonrisas, curiosidades, misterio, aprendizaje, y muchas cosas más, todas ellas buenas y algunas en forma de libro, como este que encontraréis en Amazon por menos de 2€. ¡No os lo perdáis!



jueves, 5 de noviembre de 2015

¿Cómo interpretar las reseñas literarias?

El post de hoy lo voy a dejar en manos de Guillermo Jiménez, del blog Lecturonauta, ya que tiene unas pautas para saber interpretar reseñas literarias que me han parecido muy buenas y que creo que hay que seguir (al menos, así lo haré yo a partir de ahora). No os perdáis palabra, no tiene desperdicio:

-------------------------

El otro día, hablando con Cris por Twitter acabamos hablando sobre hacer una colaboración. Ella ya me ha enviado su artículo con las cinco cosas que no tienes que hacer si quieres que un bloggero reseñe tu novela, y yo aquí en medio de clase intentando seguirle el ritmo. Me pidió que hablase un poco sobre goodreads, a pesar de que no sé mucho sobre esa red social. Yo tuve la idea de hablar sobre las reseñas, que es su tema… ¿Así que por qué no ambos temas?


La reseña, como todos los datos, es una información que por encima de todo nosotros tenemos que interpretar. Hoy quiero enseñaros cómo aprovechar toda esta información que nos llega a través de las reseñas, cómo elegir reseñadores y así descubrir libros buenos y libros malos.


¿Cómo consigo un reseñador propio?

Un reseñador propio sería, por ejemplo para los asiduos de este blog, la propia Cris. Un reseñador de confianza en cuya opinión se confía y que ha demostrado ser afín a nuestros gustos y expectativas.

Las ventajas de tener un reseñador favorito y que tenga gustos parecidos a ti es obvio: Su opinión será muy parecida a la tuya, y que este reseñador favorito diga que un libro es bueno suele significar que te gustará.

Encontrar un reseñador o reseñadora favorito no es difícil: Busca reseñas sobre un par de libros que ya hayas leído y mira a ver qué dicen distintos reseñadores sobre ellos. Si los argumentos y la forma de ser de algún reseñador te parecen similares a ti, si te gusta, no necesitas buscar más.

Si ya tienes elegido a uno, puedes ponerlo a prueba. Mira qué más libros ha reseñado que tú no hayas leído, y sin leer la reseña, lee el libro. Después, compara la reseña con tus propias opiniones.

Una vez tengas un reseñador de confianza, puedes, por redundante que suene, confiar en él o ella sobre los libros. Ve a mirar su lista de reseñas y echa un vistazo por encima (cuidado con los spoilers) a la de algún libro que te llame la atención. Cuando el reseñador da el visto bueno a esos libros, puede ser una gran forma de descubrir nuevos títulos con cierta seguridad de que te van a gustar.


¿Cómo utilizar las reseñas para saber si un libro que me interesa es bueno o malo?

En el caso de tener un reseñador de confianza, su opinión debe ayudarte a decidir si merece la pena o no. Pero si no lo tienes no pasa nada. Goodreads es un gran sitio, lleno de usuarios que opinan sobre los libros que han leído. Y goodreads es genial para tener una valoración objetiva de los libros. Objetiva a base de muchas valoraciones subjetivas.

Antes de explicar cómo, me gustaría aclarar que una valoración objetiva muchas veces no es mejor que una valoración subjetiva de alguien afín a nosotros. Hay tantas formas de pensar como libros, y lo que le guste a una persona puede no gustarle a otra. Si quieres encontrar libros que te vayan a gustar de forma más pasional, o si quieres libros que sean objetivamente buenos, hay que utilizar acercamientos diferentes.

Bien, goodreads tiene un sistema de valoración que va de 1 estrella a 5 estrellas, pero la puntuación que tiene un libro poco importa a simple vista. Es una información que hay que interpretar, y toda la estadística que hay que hacer para sacar una conclusión clara es demasiado pesada como para que nos sea rentable. Hay además muchos factores que hacen que esa puntuación de uno a cinco no signifique mucho a nivel general. 

No, lo que importa de goodreads son las reviews de los usuarios sobre los libros.

Para ello, lo importante es ir abajo, donde están las reseñas. A la izquierda hay una pequeña pestaña que pone “filter” o filtrar. Lo ideal es abrir cinco pestañas de tu navegador y filtrar en cada una de ellas las reviews por puntuación: Solo reviews de 1 estrella en la primera, de 2 en la segunda…

Una vez separadas por estrellas, échales un vistazo por encima hasta encontrar las reviews más largas y mejor argumentadas (o que se acerquen más a vuestro estilo). Normalmente los libros no suelen tener reviews bien argumentadas en puntuaciones altas y bajas a la vez, y si leéis esa reseña argumentada podréis haceros una idea. Cuando las reseñas argumentadas están en un único lado de la balanza suelen ser una señal clara de cuál es la verdadera puntuación del libro. Cuando hay reviews bien argumentadas a ambos lados de la balanza, ¿en cuál confiar? Sencillo, en la que más nos guste y se parezca a nosotros.

Las opiniones son subjetivas, al igual que nuestros gustos. Es lógico que, decidiendo sobre gustos, nos fijemos en personas cuyas opiniones sean parecidas a las nuestras.

Eso sí, nunca confiéis en la reseña de alguien que no se lo ha terminado, de buenas a primeras, a menos que sea vuestro reseñador de confianza. Y a veces ni así. Recordad que lo que importa es vuestra opinión, la de los demás son solo datos que tenemos en cuenta al tomar nuestras decisiones.


¿De qué nos sirve mirar las reseñas de este modo?

Pues el ejemplo más claro de todos: Saber qué libros son verdaderamente buenos y cuales están inflados por campañas de publicidad y cosas así. Este verano utilicé este mismo método para saber si “La chica del Tren” estaba a la altura del Hype (spoiler: Para mí es una basura comercial hecha para personas que no leen).

También me sirve para evaluar qué libros elijo de mi lista de pendientes primero, o cuales incluyo directamente en ella. O para ver qué opina la gente de algún libro que a mí me pareció horrible pero otros parecen amar. En mi caso, me gusta más leer reseñas de libros que ya he terminado, para saber qué opina el resto de gente sobre él. ¿Por qué leéis reseñas vosotros?

Las reseñas son información subjetiva, y como tal hay que mirarla con perspectiva. Sin embargo, a veces la mejor manera de leer un libro es sin saber absolutamente nada sobre él.

-------------------------

Pues ya veis, hasta aquí unos consejos sobre interpretar reseñas que a mí me han parecido muy interesantes. Además, me han aclarado bastantes cosas de algo de lo que he oído hablar mucho pero que todavía no he probado: Goodreads.

Y para terminar, como bien decía Guillermo, este artículo forma parte de una colaboración que surgió de manera espontánea en Twitter el otro día; así que, si os apetece seguir leyendo, podéis pasaros por su blog y leer mi artículo sobre los 5 errores más comunes en los e-mails de promoción literaria.

Bueno, pasaos a leer mi artículo, y luego quedaros un rato largo, que su blog merece la pena.

lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Podría alguno de vosotros ser secuestrado al igual que Eva del Álamo?

Cuando llevamos una vida normal nunca pensamos que a nosotros pueden pasarnos esas cosas que parece que sólo suceden en las películas. No somos ricos, no venimos de una familia poderosa ni tenemos influencias en ningún sitio de importancia. No somos políticos, ni nos movemos entre la mafia, ni por el mundo de las drogas. Ni nosotros, ni nuestra familia. Lo único que hacemos es ir a trabajar e intentar sacar un rato para el ocio arañando tiempo que no tenemos. Entonces, ¿por qué podrían querer secuestrarnos?

Esto mismo se pregunta Eva del Álamo cuando despierta atada al cabecero de una cama mientras recuerda cómo la atacaron en un párking el día anterior. Descubrir los motivos que la mantienen en una cabaña en medio de la nada con gente turbia que no conoce será lo que nos mantenga enganchados desde la primera página a "Diario de una secuestrada", una novela que atrapa y que ha conseguido que camine por su historia hasta el final en tan sólo un día.

Que la novela me haya gustado tanto no me ha sorprendido en absoluto. Ana Cepeda es una apuesta segura desde que leí "Harina de otro costal", un libro que la ha llevado a recorrer el mundo y a aparecer en los medios (desde periódicos hasta documentales de Televisión Española), debido al peso histórico que guardan sus páginas.

Después de tantos éxitos cosechados con su primer libro, el que Ana se haya atrevido a cambiar tan radicalmente de registro ha sido toda una osadía que le ha salido redonda, pues a la sorpresa de la nueva temática que aborda se une una gratificante lectura que muestra, una vez más, que ya no estamos ante una autora novel, sino ante una escritora con experiencia que sabe jugar con las palabras y manejarlas a su antojo.

Si queréis pasar un buen rato con una lectura amena, que intriga y que consigue meternos en su mundo evadiéndonos de nuestra realidad, podéis haceros con un ejemplar en la web de Queimada Ediciones; y también está disponible en Amazon. Yo no puedo hacer otra cosa más que recomendaros este libro, porque lo he disfrutado mucho. Sin duda, una lectura a tener en cuenta. ¿Os animáis?

-------------------------
P.D. La portada de "Diario de una secuestrada" ha sido realizada por David Orell. Por un módico precio vosotros también podéis tener una portada que refleje a la perfección la esencia de vuestra novela. No dudéis en pasaros por su blog y preguntar.

lunes, 26 de octubre de 2015

El mito de la segunda parte, de Valentina Truneanu

Quien crea que segundas partes nunca fueron buenas está invitado a la lectura de este libro irreverente, donde será recibido con advertencias, preámbulos y regalos, encontrará relatos de diferentes exten­siones, espacios y tiempos, y podrá degustar (o disgustarse con) continuaciones, versiones y recreaciones de otras historias, acom­pañadas de algunas independientes y amenizadas con intromisiones personales y publicitarias.

Quince años después de su primera publicación, esta segunda edición de El mito de la segunda parte trastoca el fresco humor de la escritura adoles­cente en el humor cáustico de una madurez por venir, corrige errores arrastrados con vergüenza a través del papel e incluye nuevos relatos, entre ellos algunos premiados y publicados previamente en antologías, revistas y suplementos culturales.


Gracias a la campaña de crowdfunding de mi primera novela he conocido a Valentina Truneanu, una de mis mecenas que también es escritora, y gracias a la que supe de este libro de relatos en el que todos los textos están unidos por la misma cosa: el humor.

La mayor parte de los relatos los escribió cuando era adolescente, pero en esta segunda edición están corregidos y ampliados. A veces enseña un texto tal y como lo escribió en su día, y sorprende; pero luego lo lees reescrito y, leyendo casi la misma historia, vuelve a sorprenderte otra vez. Siempre destilando humor en la dosis justa, como cuando vas a Asturias y ves escanciar la sidra a alguien que sabe.

Muchos de los textos necesitan referencias para entenderlos, otros puedes leerlos de manera conjunta con los antiguos o de forma separada; pero todos (y digo todos, sin excepción), bajan tan deliciosamente como cuando tomas un vaso de leche caliente en una fría tarde de invierno.

Si queréis más información sobre este libro podéis encontrarla en el blog de Valentina Truneanu. Yo, para terminar, voy a mostraros cómo son los que más me han gustado:

- Historia de la reencarnación del pastor mentiroso: para mí es una reescritura del cuento clásico hecho con gran maestría y con un final sorprendente.

- Salvado por la campana: un microcuento espectacular, del que se puede aprender muchísimo sobre cómo contar historias en pocas palabras y, aún así, sorprender.

- Lo que descubrí con las papitas chips: Es simplemente genial, no hay cómo describirlo.

- Cuento de terror (1): un cuento de terror muy cómico, una de las cosas que más me gustó fue como lo hiló, sin esperarlo, con su segunda parte. Para que luego digan que las segundas partes nunca fueron buenas; sin duda con este libro Valentina deja patente que esa frase no es más que un mito.

jueves, 22 de octubre de 2015

Valorar en Amazon algo que no has comprado en Amazon debería estar prohibido

Sobre el tema de opinar o no opinar en literatura puede que ya esté todo escrito. Hay gente que opina sobre todo, tanto si le ha gustado como si tiene que ponerlo a caer de un burro; gente a la que le encanta hablar mal de lo que ha leído y se dedica exclusivamente a ello; y personas que sólo hablan de las historias que le han gustado. Yo me inclino más hacia esta última postura así que cada vez que leo un libro que me gusta voy a Amazon y lo puntúo, y dejo mi opinión.

Pero ¿cómo sabe Amazon que has leído aquello sobre lo que has opinado? No tiene manera de saberlo, y lo entiendo. Pero tampoco comprueba que realmente tengas el libro; es decir, tú puedes opinar en Amazon de cualquier cosa aunque no la hayas comprado allí.

Considero que esta plataforma de ventas debería impedir que la gente deje su parecer sobre artículos que no ha adquirido ahí en aras a evitar los comentarios de esos trolls que dan una baja puntuación y critican una historia sin saber de qué están hablando, sólo por la tirria que tienen al autor.


Me pregunto cómo una plataforma seria consiente que se dejen opiniones sobre un libro a los cinco minutos de haber salido a la venta, cuando, por sentido común, todos sabemos que ese no es un tiempo factible para haber leído todas y cada una de las páginas. Y ya cuando se trata de un libro de un autor autopublicado que sólo se vende a través de Amazon, permitir la opinión sin verificar la compra me parece absurdo.

La idea para este post me surgió hace unos días cuando hablaba con una escritora a la que admiro y de la que he reseñado varios libros en este blog (no voy a decir quién es por si no quiere aparecer en este artículo, aunque si quiere puede manifestarse en los comentarios). Esta autora está sometida a una caza de brujas por una o varias personas (no sé cuántas serán en realidad o si será siempre la misma) que, no sólo se dedican a emitir valoraciones negativas de sus libros sin haberlos leído, sino que critican duramente a gente que opina en favor de ellos.

Uno de los mandamientos básicos de internet es: "don´t feed the troll", y esa es la política que sigo en esta casa porque no siempre se puede hacer más; ya lo dicen todas las sabias abuelas: "el mayor desprecio es no hacer aprecio". Pero también pienso que si hay alguna herramienta con la que podamos limitar el veneno de esta gente deberíamos usarla, y creo que Amazon tiene ante sí vías para limitar la crítica por la crítica que no está recorriendo como debiera.

Y tú, ¿tienes trolls? ¿Cómo haces para mandarlos a Parla? ¿Crees que Amazon debería verificar la compra antes de publicar una opinión? Te espero en los comentarios.

jueves, 15 de octubre de 2015

No todos somos iguales, y menos mal

Habréis oído a mucha gente decir que todos somos iguales pero eso no es cierto, y yo me alegro de ello. Qué fácil sería insultar al que te insulta, amargar al que te amarga y contestar mal a esa gente para la que soltar borderías es una forma normal de expresarse. Pero, afortunadamente, no todos somos iguales.

Es difícil mantenerte firme y fiel a tus principios cuando te encuentras con alguien que te saca de tus casillas, que hace un comentario fuera de tono sin pensar si la manera de decir algo es la adecuada o puede herir los sentimientos de alguien. Lo más cómodo sería reaccionar de la misma manera en que esa persona te trata para que se sintiese igual de molesta que tú, pero si todos actuásemos así el mundo sería menos agradable (todavía), por eso perseverar en nuestro intento de que nadie nos condicione tiene un gran valor.


Lo mismo pasa a la hora de escribir. No todos tienen la misma habilidad para juntar letras ni para expresar, no todos consiguen hilar bien una historia y transmitirla de manera que llegue al lector. Y, los que lo hacen, no lo llevan a cabo de la misma manera. A eso es a lo que muchos llaman "tener voz".

Algunos te dirán cómo tienes qué hacerlo. Una cosa es un corrector de estilo y otra cosa es esa persona que intenta que apliques su forma de escribir y de hacer las cosas porque le parece que es la única correcta y genial. Cada uno tiene su propia voz, eso es algo que deberíamos repetar y hacer respetar siempre. Pero, ¿de qué estoy hablando exactamente?

Para mí la voz del escritor es aquello que consigue que, al leer, sepas a quién estás leyendo. No se trata de que un escritor hable de sí mismo o que cuente su vida, sino de que se sepa que es él el que ha movido los hilos, el que tenía la pluma en la mano cuando abriste la primera página del libro y el que la sigue moviendo entre sus dedos ahora que llegas al final de la historia.

Supongo que es tan difícil encontrar tu propia voz como cruzarte con alguien que esté de buen humor un lunes por la mañana, pero nadie dijo que tener fuerza de voluntad fuese fácil. Saber que has encontrado tu voz es tan sencillo como saber que estás enamorado: lo sabes, y punto; y no necesitas que nadie te lo explique.

Ahora bien, ¿cuál es el camino a recorrer? Eso ya es más complicado de saber. Yo intento encontrarlo a la vieja usanza: siguiendo el método de ensayo y error; pero si Harry Potter se encuentra en la sala y tiene la fórmula mágica que nos muestre el camino directo le agradeceré que me deje un comentario.

¿Y tú? ¿Ya has encontrado tu voz?

sábado, 10 de octubre de 2015

Las cosas de palacio van despacio, pero van

Cuando inicié mi campaña de crowdfunding ya expliqué aquí que mediante los apoyos de ese proceso se financiaba un proyecto que todavía estaba por realizar; no se compraba un libro que en unos días los mecenas recibirían en casa, sino que se financiaba una novela que tendría que recorrer un largo camino hasta materializarse en algo tangible.

Como comprenderéis, el mundo editorial es algo más lento que subir un archivo a Amazon y darle a autopublicar; máxime teniendo en cuenta que hubo varias campañas de crowdfunding que se completaron con éxito antes que la mía y que, por lo tanto, se encuentran antes en la cola de producción.

El pasado lunes la persona de Libros.com encargada de corregir mi novela me mandó la primera corrección, y durante toda esta semana yo hice mis deberes y revisé el archivo, tratando con mucho mimo todos los cambios que hemos considerado apropiados. Por lo tanto, el libro va a entrar en la cola de maquetación este mismo mes. Como veis, el proceso sigue su curso, tanto la editorial como yo lo aceleramos todo lo que nos es posible, para que salga cuanto antes, sí, pero con la calidad que os merecéis todos los que apoyasteis esta novela.



Espero que a principios del año que viene podáis tener "Detrás de la pistola" en vuestras manos. Mientras tanto, seguiré informando siempre que pueda de cómo va el proceso, agradeciéndoos siempre, eso sí, todas las palabras de ánimo que me transmitís cada día, todo el apoyo y, sobre todo, toda esa paciencia de la que hacéis gala con tanto mimo y que yo os agradezco.

Gracias por todo :)

jueves, 8 de octubre de 2015

Viejas huellas, de Jaume Vicent

La primera vez que leí las palabras "Penny Dreadful" fue en la página Excentrya. En ese momento yo no sabía que Jaume Vicent (el autor de ese blog) había publicado un relato que se encuadraba dentro de este género, o más bien formato. ¿Pero qué son los Penny Dreadful? Jaume lo explicaba así en su blog:

"(...) los viejos Penny Dreadful no eran más que historias cortas que se vendían por capítulos junto con los periódicos, al precio de un penique. Con el tiempo este tipo de publicaciones fueron evolucionando hasta convertirse en los famosos magazines de pulpa de papel, que más tarde se convertirían en el Pulp".

Me sorprendí al saber que el artífice de promover este tipo de historias fue, nada más y nada menos, que Charles Dickens; y que a él le siguieron autores como Hammett, Lovecraft o Poe; y, más recientemente, Stephen King.

Tras leer el citado artículo en Excentrya (que podéis encontrar íntegro aquí), sentí mucha curiosidad por este tipo de historias, así que me decidí a comprar el relato Viejas Huellas, que Jaume Vicent publicó a través de la editorial Pulpture, y que está disponible por tan sólo 50 céntimos de euro (un poquito más, pero muy poquito, si vives fuera de Madrid y tienes que pagar los gastos de envío).

Primero he de decir que se trata de un relato muy corto que viene en un formato maravilloso, tal y como podéis ver en la foto. De verdad me creo que esté leyendo algo antiguo, la letra interior imita a la de una máquina de escribir y todo eso en conjunto hace que ya antes de empezar a leerla te estés metiendo en la historia.

Pone en la portada que es una historia corta de intensa ficción; ¡y tan intensa! La leí de una sentada con la respiración entrecortada y el corazón acelerado; pude empatizar con los protagonistas, sentir el miedo y la atmósfera lúgubre, fría y desesperanzadora que envuelve el relato. Y el final me dejó sin aliento, literalmente (después de leer la última página tardé unos segundos en volver a respirar).

Pero es que, además de todo eso, he de decir que tengo que quitarme el sombrero ante la manera de juntar las letras y de hilar las frases de este pedazo escritor. Sólo con leer las primeras líneas ya sabes que la historia te va a gustar. La calidad de las metáforas y de todos los recursos estilísticos es tan alta que no sé qué puedo decir más que, por favor, me dé unas clases de cómo se hace.

No hay ni una sola comparación manida, trillada o fuera de contexto; al contrario, relaciona cosas que a mí no se me habrían ocurrido y que consiguen que de verdad entiendas al detalle qué es exactamente lo que el autor quiere transmitir con cada una de las palabras.

Es muy difícil explicar por qué es genial algo que sabes que lo es sólo con verlo, así que os animo a que os hagáis con un ejemplar y disfrutéis de su lectura. Si de una historia tan corta hago una reseña tan larga será porque merece la pena, ¿no creéis?

-------------------------
P.D.: Recordad que sigue activo en el blog, hasta el 14 de octubre, el sorteo de un ejemplar de "Neurogénesis", de Lluvia Beltrán. Pasaos por aquí si queréis más información.

jueves, 1 de octubre de 2015

Neurogénesis, de Lluvia Beltrán: Reseña y sorteo

“Me miro al espejo y no consigo recordar quién es esa mujer que me observa. ¿Cómo he llegado hasta aquí?, ¿cuál es mi historia?, ¿por qué no consigo deshacerme de este maldito dolor de cabeza?”

Muchas preguntas sin responder en una sociedad decrépita y desesperanzada. Un gobierno con mucho que ocultar. Un hombre que lucha contra sus propios demonios y no quiere olvidar, y una mujer con mucha fuerza y ganas de recordar. Pasado y presente son piezas clave en esta novela distópica que nos muestra un futuro enfermo demasiado real.


Poco más de un año después de reseñar y sortear Fotografiar la lluvia, vuelvo con otra reseña y sorteo de esta autora, y lo hago porque este libro también me ha gustado, pero mucho más que el anterior.

Si en Fotografiar la lluvia nos encontramos con una autora novel con mucha sensibilidad y con una gran maestría a la hora de transmitir, ahora tenemos a una Lluvia Beltrán que ha aumentado esas cualidades exponencialmente, porque ha evolucionado y crecido como escritora. Y ello se nota en esta novela con tintes distópicos cuya atmósfera nos envuelve y ahoga a partes iguales.

Su realismo aterroriza, porque nos habla de una sociedad sin seguridad social en la que los enfermos son condenados al ostracismo en unos edificios lúgubres y en condiciones inhumanas, lejos de esas personas que, estando sanas y teniendo dinero, no se preocupan de los más necesitados.

Yo me he visto ahí y he sentido angustia en todas y cada una de las páginas. La lectura se me hizo dura pero, aún así, no pude evitar seguir la historia hasta llegar al final. Y así, recorriendo esas páginas, pude enfadarme, reconciliarme y volver a enfadarme con los personajes de esta historia; no hay uno que se haya salvado de eso, todos han conseguido mover en mí sentimientos contradictorios y me han hecho replantearme muchas cosas.

Esta es, sin duda, una de esas historias a las que seguiré dándole vueltas en mi cabeza aunque pase el tiempo, y es por eso por lo que recomiendo a todo el mundo que la lea.

Y para agradecer a la editorial Algón Editores que haya tenido la amabilidad de mandarme el ejemplar, voy a sortear esta novela, pues quiero poner mi granito de arena en dar a conocer a una autora que se lo merece y cuyas historias engancharán a todo el que se acerque a ellas.

Participar es muy sencillo y los puntos se consiguen así:

- 1 punto por seguirme en mi cuenta de Twitter.

- 1 punto por seguir a la autora en su cuenta de Twitter.

- 1 punto por promocionar el sorteo en Facebook.

- 3 puntos por promocionar el sorteo en Twitter (deberéis incluir el hastag #neurolluvia).

- 5 puntos por hacer una entrada de blog hablando del sorteo.


Si queréis participar, debéis dejarme un comentario en esta entrada con los puntos que tengáis y los enlaces que los justifiquen. El plazo termina el 14 de octubre y el día 29 del mismo mes daré a conocer al ganador.

¿Os animáis? Yo sí lo haría.

-------------------------

P.D.: Por cierto, que se me olvidaba. Por si aún os queda alguna duda sobre si leer este libro o no, os dejo dos frases geniales que me han hecho reflexionar:

- A sus veintitrés años aún no había conseguido terminar un libro, tal vez porque los que le habían obligado a leer le habían resultado insoportables y siempre se las había apañado por no tener que llegar hasta la última página habiéndoselo tragado entero.

- Pero supongo que la gente actúa así, de esa forma tan estúpida y egoísta, creyendo que todos mentimos, o que encontrarán algo mejor que unos cuantos euros.

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Blogger o wordpress? 13 escritores dan su opinión

Desde que he empezado mi andadura como bloguera, hace ya varios años, siempre he optado por subir mis contenidos a la plataforma que Blogger ofrece para estos menesteres. Hace aproximadamente un año, uno de esos grandes amigos que he podido conocer a través de la red y al que admiro, migró su blog de autor y reseñas que tenía alojado en la citada plataforma a un dominio propio basado en Wordpress, y desde entonces está intentando llevarme al lado oscuro (vamos, que quiere que yo migre el mío). Es por eso que, en aras a dilucidar si es (o no) oro todo lo que reluce, me he decidido a preguntarle a varios escritores (que, además, son blogueros), sobre por qué usan una plataforma u otra; y, en el caso de que hubieran migrado también sus contenidos entre ambas, qué ha supuesto para ellos dicho cambio.

Así que empecemos con sus opiniones:



Tenemos aquí al autor de la discordia, al que conoceréis a través de mí no sólo por la reseña que hice de su primer libro de relatos, Ya lo dijo Thomas, sino por ser el diseñador de la preciosa cabecera que tiene mi blog. Hace más o menos un año migró su blog, que tenía alojado en Blogger, a la que es ahora su página con un dominio propio basado en Wordpress. Le he pedido que me diga, una vez más, cuáles son las mieles que prueba gracias a este cambio, y esto es lo que me ha contado:

Cuando hace unos años abrí mi primer blog lo hice en la plataforma de Blogger, mucho antes de que Google se hiciera con ella, pero eran otros tiempos. Más tarde, probé de nuevo debido a la facilidad que esta herramienta ofrece para aquellos que desean publicar sus cuentos y relatos. Poco a poco, sumando mi tenacidad por aprender a manejar dicha plataforma con las redes sociales, logré confeccionar un buen blog y ganar visitas, que se tradujeron en lectores y hoy en día, en amistades que iban comentando mis publicaciones. Sin embargo, conforme iba creciendo mi experiencia como escritor y bloguero, consideré transformar el blog en una web con dominio propio, algo así como una página de autor con mi biografía y reseñas, entre otras secciones. Pese a ello, no advertí que la migración de Blogger a WordPress (donde actualmente reside mi web) conllevaba una serie de desventajas como la pérdida de seguidores debido a que el ejercicio requiere un esfuerzo extra para conservarlos, y a muchos de los escritores, esa faena no la llevamos del todo bien.                                             

Hasta el momento no puedo decir que haya fracasado en mi intento por mejorar, pero sí debo señalar que todo esto de las plataformas de blogs, webs, aprender a usarlas en mayor o menor medida junto a las redes sociales, sin olvidarnos de desarrollar la calidad de uno mismo como autor, hace que nos convirtamos en escritores con ganas de superarnos en muchos niveles.

Sin duda, cambiar la url de un blog puede acarrear que mucha gente se despiste y deje de seguirte, pero creo que las personas realmente interesadas en el contenido que se ofrece seguirán al bloguero allá a donde vaya. Aún así es cierto que reconducir a todo el mundo puede llevar su tiempo, y sobre no tenerlo es sobre lo que nos habla la siguiente autora:



Mayte es una escritora a la que ya habéis visto por aquí en más de una ocasión, pues reseñé tres de sus libros: Detrás del cristal, Su chico de alquiler, y su última novela: La chica de las fotos.

Actualmente administra el blog El espejo de la entrada, donde comparte su proceso creativo, nos habla de sus novelas, escribe reseñas y nos deja una ventana entreabierta para que podamos fisgar un poco en su vida personal. A la pregunta del millón que le planteé el otro día a través de Twitter esto fue lo que me contestó:

"Me di cuenta de que no podía gestionar más plataformas, por eso no tengo web. Tuve página en FB pero la cerré porque no me acostumbraba. Ahora mantengo el perfil en un término medio, entre personal y profesional, aunque nunca publico, por ejemplo, fotos de mis hijos o tampoco hablo de mis relaciones personales. Eso sí, mi perro sale todo el rato, jajaja.                                         

La sensación que da es que cuento mucho, pero callo mucho más. Blogger es sencillo. Incluso para tunear el blog, pero hasta en eso soy vaga. Hace siglos que lo tengo igual, pero creo que es como la foto de perfil, de alguna manera te identifica. Por eso, aunque a veces la cambie, siempre vuelvo a la misma."

Yo estoy de acuerdo con ella, para mí Blogger es muy sencillo de usar, sobre todo si no quieres, o no puedes, emplear dinero en una plantilla más profesional y tienes que hacerlo todo tú sola. Pero quizá no todo radique en la sencillez, sino en el control que podamos tener sobre la plataforma, y de esto nos habla:


3.- Isaac Belmar

Si me seguís en Twitter sabéis que recomiendo hasta la saciedad a este autor por las siguientes razones: por su blog Hoja en blanco, donde escribe magistralmente sobre el proceso de escritura y todo lo que lo rodea; y porque me encanta cómo escribe. Prueba de esto último son mis reseñas de Perdimos la luz de los viejos días y La pregunta que importa; así como mi apoyo a su campaña de crowdfunding de su próximo libro Tres reinas crueles (proceso que seguí muy de cerca y que me animó a publicar mi primera novela de esta manera).

Y como él sabe mucho de cómo ser escritor y no morir en el intento, le pregunté sobre este tema y esto fue lo que me respondió:


Personalmente utilizo Wordpress, instalado en un alojamiento web propio con dominio propio que pago anualmente. Desde el principio lo he tenido así.


El porqué radica en la libertad para construir lo que quieras, como quieras, y poder ampliarlo o simplificarlo si es necesario.

Si por ejemplo quieres instalar algo para que tus usuarios se suscriban a un boletín por email, o una manera de que compren tus libros directamente, con alojamiento propio y Wordpress puedes hacerlo sin limitación. Además de eso, el contenido es propio, el control sobre él es total y no estás sujeto a levantarte un día y que la plataforma de terceros que te aloja haya hecho cambios o haya desaparecido.

Además, creo que si uno va a dedicarse de una manera mínimamente profesional, ha de tener dominio y alojamiento propio para crear una plataforma a la que acudan los que te leen. También da una cierta imagen de que te lo tomas en serio e inviertes (mucho menos de lo que puede parecer, una web es barata hoy día).



Ahora Isaac me ha metido un poco de miedito sobre no controlarlo todo y que un día tu plataforma pueda desaparecer. Por favor, si alguien sabe cómo hacer una copia de seguridad de un blog, que me deje un comentario.

La autora de La leyenda de Bellasombra me tiene enganchada a su blog (a mí, y a un montón de gente más) gracias a su reto mensual que nos trae de cabeza y que consiste en armar un microrrelato en no más de 5 líneas. Contar una historia en pocas palabras en un arte, y gestionar propuestas como esa también. Ella consigue tenernos al pie del cañón y que estemos ansiosos por la llegada de un nuevo mes para saber cuáles serán las palabras que nos propondrá. Por eso, y por el contenido de calidad que siempre ofrece, es por lo que los que la seguimos nos pasamos muy a menudo por su blog, Las palabras soñadas. Y por ese blog es por el que yo le he preguntado la semana pasada, para saber por qué se había decidido por la plataforma en la que lo tiene. Pero mejor voy a dejarla hablar a ella y que nos cuente su experiencia:

Entre http://blogger.com y http://wordpress.com tuve claro desde el principio que iba a apostar por el primero. En esta segunda plataforma he conectado con muchos escritores, pero el público objetivo de mis novelas se mueve en la primera.


Si hablamos de http://wordpress.org eso ya son palabras mayores. Creo que cuando llevas un tiempo trabajando en tu blog empiezas a sentir que necesitas más. Las plataformas gratuitas están limitadas y si quieres seguir avanzando, tarde o temprano querrás dar el paso hacia algo más profesional.


Estoy de acuerdo con que conseguir un aspecto profesional en Blogger es complicado, pero no es imposible, yo lo intento dándole al blog la mayor pulcritud y sencillez posible, y tampoco me va tan mal. Me parece interesante lo que dice sobre que su público objetivo se encuentra en esta plataforma; cierto es que el 90% de los blogs de reseñas que frecuento están ahí y no en Wordpress, algo de lo que hasta ahora no me había dado cuenta y que supone un dato muy interesante a tener en cuenta.

Sobre el aspecto más profesional que ofrece Wordpress nos habla:


5.- Lluvia Beltrán

Autora de Fotografiar la lluvia, Lo que encontré en un cajón y de Neurogénesis, su última novela, que yo estoy leyendo siempre que puedo, porque me tiene muy enganchada (y, atentos vosotros, porque en cuanto la termine la sortearé en este blog), Lluvia es una persona muy activa en las redes sociales y en su propia web. Su página está muy cuidada y cuenta, además, con un dominio propio. A ella le he preguntado por qué ha escogido esta modalidad y esto es lo que me ha contestado:

He utilizado tanto Blogger como Wordpress. Al principio me decanté por la primera por su simplicidad y sencillez a la hora de personalizarlo, ya que me importaba más el contenido que el continente. Sin embargo, con el tiempo me di cuenta de que Wordpress ofrecía un aspecto más profesional, sus plantillas se acercaban al diseño web, además de estar más preparado para el SEO, por eso he acabado utilizando esta plataforma para mi web personal

Todavía no me he puesto a investigar qué es exactamente eso del "SEO", aunque suena a marketing. Quizá en el momento que lo conozca bien mi opinión sobre si alojar mi página en Blogger o Wordpress cambie. De hecho, conozco a alguien que está muy metido en eso del marketing y me dice que le resulta más fácil llegar a su público en Wordpress:


6.- Marcos Martínez

Conocéis a Marcos por su libro, Haz algo diferente, pero a los que visitáis este blog seguro que os suena más su nombre porque, como he dicho en más de una ocasión, colaboro con él escribiendo en su blog, Pensamiento Lateral. Si escribo ahí es porque me parece una página interesante, muy cuidada y con contenidos de calidad. Pero si nos detenemos en la forma de la web, tenía curiosidad por saber cómo había llegado a ser cómo es actualmente, así que le pregunté a Marcos y esto fue lo que me contestó:

Cuando empecé con el tema del blog la respuesta a qué plataforma elijo era obvia: tengo una cuenta de Gmail, tengo un móvil Nexus y uso Google para todo. Blogspot se convirtió en mi blog por defecto. Ahora, por supuesto, veo aquellos meses como algún empresario americano de Silicon Valley pueden mirar hacia atrás y ver aquél trabajo en su garaje: todo muy romántico pero era con un alto contenido cutre, una fase beta maravillosa de esas que tratas de desembarazarte lo antes posible.


El motivo por el que empecé con Blogspot es porque parecía que iba a ser más fácil que cualquier otra plataforma, pero me equivocaba. Si lo que quieres es una web pero eres una persona que no entiende cómo funciona una web, la solución es WordPress. Es el McDonnalds de alguien que no sabe freír un huevo, ¡pero gratis, y sin grasa! WordPress funciona como un tiro, es insultantemente sencilla, permite una personalización tan alta como se desee y no requiere de aprender código HTML5.

WordPress es la herramienta perfecta para que alguien levante una web sin tener ni idea de levantar una web.

El cambio de look del blog fue instantáneo, pero el cambio de ambiente no costó mucho más tiempo. Con el blog levantado en Blogspot no recibí ni un solo comentario, y las visitas no subían de 30 (eran mis padres y amigos dando vueltas, por cierto). Al saltar a WordPress el blog ganó notoriedad, llegaron los comentarios, se creó una pequeña comunidad y la felicidad que me reportaba era mayor. Sí, he hecho una regla de tres Blogspot-WordPress-Felicidad, y creo que puede extrapolarse a otras personas.


Está claro que a unos le resultará más sencilla una plataforma u otra, pero he de decir que yo he intentado hacerme un blog en Wordpress en una ocasión y no me resultó nada fácil, quizá porque ya estaba acostumbrada a Blogger, quién sabe. Por eso me resulta interesante conocer la opinión de alguien que se haya pasado a la primera desde la segunda, como esta autora:



María Cañal ha publicado recientemente su primera novela, Seis meses, 182 días, pero ya hace dos años que la conocemos y que nos alegra cada miércoles con Carmen, el relato por entregas que podéis encontrar aquí, y que desde el principio alojó en la plataforma Wordpress.

Además, hace menos de un mes migró su blog principal, My Stories Project, de Blogger a Wordpress, y es por eso que me interesaba mucho su opinión sobre cómo está siendo este proceso. Esto es lo que me ha contado:

Digamos que he migrado a WordPress por varias razones:


1. El aspecto. En Blogger, como no sepas algo de programación (¿se llama así?), no tienes nada que hacer. No te sales de lo usual y queda todo muy de andar por casa. Aunque bueno, lo nuestro son blogs personales al fin y al cabo, pero si le quieres dar una imagen un poquito más limpia, más sofisticada, con pocos conocimientos no puedes. Entonces, WordPress te ofrece plantillas más sofisticadas, con un aspecto más profesional, a mí me resulta más legible. Al fin y al cabo es el objetivo que nos marcamos los que queremos que se lean textos más o menos amplios: que sea limpio a la hora de leer. ¿El único contra? Todo lo que se salga de la plantilla en WP vale dinero. Bueno, a mí me vale con la plantilla, pero seguro que se podría mejorar.

2. La aplicación para móvil y tablet de Blogger es nefasta. No lo entiendo, más aún tratándose de Google. Tiene mucho que mejorar. Puedes publicar desde ella, pero no te permite hacer nada más: ni ver estadísticas, ni modificar fotos (o si lo hace, yo no lo sé), no puedes responder a los comentarios... WP es todo lo contrario, para alguien que no puede estar abriendo el ordenador cada dos por tres es muy cómodo poder acceder a todo desde el móvil. Para mí un revulsivo ha sido que puedo contestar inmediatamente, por fin puedo hacer realidad algo que siempre he querido: responder a todos los comentarios. Publicar, programar, todo es más fácil con WP.

¿Si pierdo seguidores? Me lo decía una chica comentando el otro día en Blogspot, que iba a perder seguidores. Seguro que es así, la lista de seguimiento de Blogger es muy popular, pero, chica, es un precio y un riesgo que tienes que asumir. Yo, de momento, lo estoy solventando publicando en Blogger avisando de nuevo contenido en WP, pero sé que no durará mucho tiempo, es inviable mantener tanto blog, pero estoy haciendo lo posible.

Cada vez tenemos menos tiempo y todo lo que podamos hacer desde el móvil nos ahorrará muchos dolores de cabeza, por eso lo que comenta María es muy interesante. Además, dice que es más limpio a la hora de leer, algo con lo que estoy de acuerdo casi al 100%. Pero el contenido siempre es más importante que el continente, y así nos lo explica:



A Mónica la conoceréis, seguramente, por su nombre de Twitter (Mónica Serendipia), y también por su última novela, Un hotel en ninguna parte. Con casi mil seguidores en la red social del pajarito (donde nos alegra todas las mañanas y nos hace participar en retos muy divertidos, como su #MugsAndBooks) y más de 500 en su página de Blogger, gestiona su web con ese buen hacer que tiene la gente que siente verdadera pasión por la literatura. Una página tan cuidada como completa que visito siempre que puedo y sobre la que ella habla así:

Empecé mi blog en 2009 y elegí blogspot porque me pareció más "user friendly" que wordpress. Por aquel entonces era bastante inútil en temas de diseño y aplicaciones blogueras, así que blogspot con su sencillez me vino al pelo.


Nunca he migrado, me he quedado en donde estoy. Seguramente porque sigo dándole muchísima más importancia al contenido de mis entradas que a todo lo demás. Para mí, lo importante de un blog (sobre todo si está dedicado a la literatura) es que esté bien escrito. Los colorines, las aplicaciones y el diseño es algo secundario.


Aunque diga que el diseño es algo secundario, lo cierto es que el suyo está muy currado. Siempre se puede encontrar un término medio y yo creo que ella ha logrado combinar exterior e interior de una manera muy acertada.

Y sobre esto del diseño y de instalar plugins y demás utilidades en una página nos habla:


9.- Valentina Truneanu

A Valentina la he descubierto hace poco gracias a que ha sido uno de esos mecenas que ha apoyado mi campaña de crowdfunding para que mi primera novela viese la luz. Además de su apoyo incondicional a ella tengo que agradecerle interesantes artículos que comparte en su blog y gracias a los cuales podemos aprender muchas cosas sobre el proceso de publicación de un libro.

Con ganas de sumergirme ya en la lectura de su libro El mito de la segunda parte (que encontraréis en Amazon por menos de 1€), he aprovechado el poco tiempo que tengo para hablar con ella sobre las plataformas de alojamiento de blogs y esto ha sido lo que me ha contado:
Yo utilizo Wordpress.org para mi blog personal. Considero que es la plataforma más versátil y la que permite un mayor control. Tengo un dominio propio, una plantilla premium modificada a mi gusto y diversos plugins (gratis y de pago). Toda casa necesita el toque personal de su dueño y mi casa en Internet es mi blog. A través de él promociono mis libros y mis servicios de maquetación, así que me interesa proyectar la apariencia más profesional posible. Siempre he usado Wordpress.org. La única vez que migré (de mi blog cultural Helvetia Hispánica a El blog de Valentina Truneanu) fue dentro de la misma plataforma. Por supuesto, todo resulta complicado la primera vez y hay que prestar mucha atención a los pasos. Al instalar nuevos plugins, se hace igualmente necesario leer tutoriales y realizar pruebas antes de dar con la configuración definitiva. Pero, en cualquier caso, recomiendo Wordpress.org a todo escritor, ya sea de ficción o no ficción, novel o consagrado.

Una recomendación en toda regla es la que hace Valentina Truneanu de Wordpress, al igual que la siguiente escritora, que también tiene su base de operaciones en esta plataforma:


10.- Ana Bolox

Primero me enamoré de Carter & West a través de las historias Aracne y La muerte viene a cenar, pero después conocí su blog, empecé a visitarlo y ahora se ha vuelto uno de mis imprescindibles en cuanto a consejos y métodos de escritura se refiere. Y por eso, porque su opinión vale mucho, es por lo que me decidí a preguntarle sobre la plataforma en que tiene alojada su página y cómo se siente con ella, y esto es lo que me ha trasladado:

Me pide Cris que le hable sobre mi experiencia con las plataformas que he utilizado con mis blogs, pero lo cierto es que no tengo mucho que contar.


Empecé a bloguear hace años y lo hice con Blogger. Por aquel entonces, lo de tener un blog era un simple pasatiempo. Publicaba algunos de mis escritos (así nacieron, por cierto, Carter & West), noticias, reseñas literarias. Después, aquello se convirtió en un simple rincón donde los amigos nos reuníamos a pasar el rato y comentar esto y lo otro. Fue divertido y no aspiraba a nada más.

Sin embargo, cuando me decidí en serio a crear una plataforma de escritor, no tuve ninguna duda: elegí Wordpress. No lo había usado hasta entonces, pero había leído bastante sobre esta plataforma y tenía claro que las prestaciones que ofrecía eran mucho más atractivas que las que Blogger ponía en tus manos, de modo que comencé construir mi pequeña esquina literaria en Wordpress desde el principio. Y no me arrepiento. Me va muy bien con esta plataforma, es intuitiva, proporciona muchísimas herramientas y hasta el momento no me ha dado ningún problema.

Soy wordpressiana sin reservas :-)


Ya veo que pasar de una plataforma a otra no suele suponer un problema, supongo que es cuestión de trastear con ellas. Al igual que Ana, el siguiente escritor también opina así:


11.- Jaume Vicent

A Jaume lo conoceréis gracias a Excentrya, uno de esos blogs sobre escritura y literatura que para mí se ha vuelto indispensable. Este polifacético bloguero es redactor en la Revista Scribere, hace nada ha sacado a la venta por 50 céntimos una edición en papel de su relato Viejas Huellas, en la tienda Pulpture (que reseñaré en breve), y está inmerso en el proceso de edición de su primera novela.

Alguien que vive inmerso en el mundo literario y que además tiene un blog es la persona idónea a la que preguntarle acerca del tema que hoy estamos tratando y esto es lo que me ha contestado:

Yo comencé mis blogs en Blogger. Me ofrecía bastante flexibilidad y era sencilla, tenía algunas opciones más que la versión “.org” de Wordpress, sobre todo a la hora de cambiar y retocar las plantillas, por eso la escogí en un principio.


El problema comenzó cuando quise profesionalizar mi blog, Blogger se me quedaba algo estrecho, me faltaban muchas opciones que solo he podido conseguir con los plugins de Wordpress. Con Wordpress controlo todos los aspectos de mi blog, puedo controlar mis suscriptores, organizar las newsletter, programar el contenido y tener un perfil más completo.Wordpress ofrece muchas posibilidades de gestión, los plugins hacen que puedas controlar hasta la última pieza de tu contenido y esto facilita mucho el trabajo en el blog. Además ayuda a posicionar y a ser visible en la red.

Como veis, cambiar de una plataforma a otra tampoco le ha supuesto ningún problema a Jaume. Y en este mismo sentido nos cuenta su experiencia la siguiente bloguera y escritora:



Uno de mis blogs de cabecera, ese que visito todas las semanas, cuyos posts reservo para momentos en los que disponga de tiempo, para leerlos con atención, para desgranarlos, porque de cada frase y de cada palabra se puede aprender, ese es, sin duda, el blog Gabriella Literaria, página de la autora de Lectores Aéreos y de una de las blogueras de referencia en el sector (al menos para mí así es).

La inspiración para este artículo me vino tras su post 10 maneras de convertir tu blog de escritor en un atrapalectores imparable. Tras su lectura me preguntaba qué podía aportar yo a los que visitáis este blog además de mis reseñas y de algunos textos propios; me preguntaba si yo tengo algo más que aportar para que la gente me visite. Y tras mucho pensar me he dado cuenta de que hay cosas que yo me pregunto, temas de los que hablo que también interesan a más gente. De hecho, cuando le comenté a Gabriella que iba a realizar este post sobre qué plataforma es mejor para un blog de escritor y le pedí que colaborase, ella no lo dudó ni un segundo porque dijo que le parecía un aspecto interesante a tratar.

Rauda y veloz (a pesar de sus numerosas ocupaciones) esto fue lo que me contestó:

Yo empecé en Ya.com, hace muchos años. Seguía el modelo de blog personal, tipo diario, y lo que me ofrecía esa plataforma me bastaba. Luego Blogger empezó a hacer diseños muy bonitos y fáciles de usar, y me cambié. Fue un cambio rápido y fácil, y estuve blogueando mucho tiempo feliz. Blogger es muy recomendable cuando empiezas o cuando no buscas más que un cuaderno de notas personal que compartir con tus amigos. Es intuitivo, ofrece todas las ventajas de pertenecer a Google (widgets ya diseñados y sencillísimos de instalar, por ejemplo) y yo estaba muy contenta con él. Me instalé Adsense para ofrecer publicidad en el blog. Me llegaban céntimos, pero yo soñaba, ilusa, en el día en que Adsense me sirviera para algo más que para mirar clics y estadísticas a lo tonto.


Y entonces escribí un artículo sobre el poliamor (yo en aquel entonces no escribía solo de literatura, daba palos de ciego en el mágico mundo de la indecisión bloguera). No había nada erótico ni explícito, no era más que un artículo divulgativo. Pero los bots de Google deben de ser muy monógamos, porque me cancelaron Adsense y a día de hoy siguen sin decirme ni por qué ni cómo solucionarlo.                                                   
He de reconocer que el que Google pudiera meter mano en mi página me puso de mal humor. Todo el mundo decía que si querías que te tomaran un poco en serio en esto del blog, tenías que usar WordPress, así que ahí me fui. Fue un auténtico fastidio adaptarlo todo a la plantilla nueva. WordPress es mucho más complejo que Blogger. Ofrece muchísima más personalización, pero eso se paga en tiempo invertido en adaptación y diseño.                                                                                                              
Lo genial de Wordpress es que puedes usarlo como plataforma con un dominio propio, así que en el fondo no es un blog, es tu web personal con el diseño que tú eliges, y eso te da un aspecto muchísimo más profesional. Empecé a usar esa web como centro para todo: blog, servicios, enlaces. Con el crecimiento del blog, me he pasado a un diseño diferente, con una plantilla de pago, y estoy muy contenta con el resultado.


Soy consciente de que tengo algo de lo que otros no disponen: un hermano que sabe de esto y me echa una mano con instalaciones, personalizaciones, hosting y demás. Me consta también que hay plataformas bonitas e interesantes que le están haciendo la competencia a WordPress, como Medium. Soy flexible: acabaré yendo donde haya mejores prestaciones y los diseños brillen más. O donde me diga mi hermano, que en esto he decidido hacerle caso siempre.

(Pero que no se entere, que se pondrá insufrible en los almuerzos familiares).


Después de leer todas estas opiniones he visto que gana por goleada Wordpress y todo lo que ofrece. A algunos les resulta complicado en cuanto a diseño, a la mayoría sencillo, pero si en algo están de acuerdo es que ofrece un aspecto más profesional y que tienes más control sobre tu página que en Blogger, en la que dependes de lo que Google tenga a bien.

Quisiera agradecerles a todos estos autores blogueros que me hayan trasladado su opinión en este tema. Si no sois supersticiosos podéis leer también la número 13, que es mi opinión personal: soy de Blogger por comodidad, porque sé manejarlo y, en su momento, lo intenté con Wordpress y me resultó complicado. Pero después de leer estas opiniones quizá en un futuro me lo piense.

¿Y tú, qué plataforma usas? Me encantaría que me dejases tu opinión en los comentarios.

-------------------------

P.D. Gracias por haber llegado hasta el final de este artículo, sé que es un poco más largo de lo habitual. No obstante, espero que esta sea la tónica de los artículos literarios, intentaré publicarlos con más frecuencia en este blog. Si te ha gustado, estaré encantada de que vuelvas por aquí; y estaré muy agradecida si decides compartirlo en las redes sociales :)