jueves, 31 de diciembre de 2015

Microcuentos de noche



Me encantan los microcuentos y me que encanta leer antes de irme a dormir incluso cuando no tengo tiempo, por eso este tipo de historias cortas (o, más que cortas, minúsculas) es la manera perfecta para poder disfrutar de una lectura completa en menos de un minuto y dejar volar la imaginación.

Por eso, el pasado 25 de diciembre empecé a publicar en Twitter, por la noche, estos micros, usando el hastag #microcuentosdenoche. Y tuvo una gran aceptación sin ni siquiera publicitarlo ni explicar de qué iba el tema.

Así que en este año que empieza os propongo, de manera oficial, que os animéis a escribir estas pequeñas tramas en 140 caracteres todas las noches (o las que podáis), en concreto entre las 8 de la tarde y las 8 de la mañana (con excepción de la gente de latinoamérica, que pueden hacerlo en la misma franja pero según su hora), y yo me comprometo a leeros. Espero, también, hacer de vez en cuando (a poder ser una vez al mes) una recopilación de los micros que más me hayan gustado (uno por participante, como mínimo); y de cada una de esas listas podréis elegir el que más os haya gustado.

No tendrá más premio que el reconocimiento de un trabajo bien escrito y que transmite, que de eso se trata cuando apretamos las letras del teclado para escribir una historia. Bueno, eso, y ver vuestro nombre en una imagen como la que sigue (elaborada con conocimientos avanzados de Pixlr Express xddd!):



Aunque estoy de vacaciones, he hecho esta parada para explicar bien esta iniciativa. Así que nada, yo os pregunto: ¿Me ayudáis a completar la imagen? Tenéis de plazo hasta el día 13 de enero, el 14 publicaré una lista con los propuestos en la primera ronda para que, entre todos, decidáis al ganador.

Y ya que estoy aquí, voy a desearos que el año que empieza venga cargado de buenas historias, aunque sean en forma de miniatura, como estos #microcuentosdenoche

lunes, 21 de diciembre de 2015

Estadísticas a fun, fun, fun

Hoy me paso por el blog para informaros que me voy a tomar un descanso hasta después de Reyes. Quiero también felicitaros las fiestas, desearos un próspero año nuevo y que os toque la lotería y todo ese rollo; pero, sobre todo, vengo a aprovechar esta entrada para daros las gracias a todos y cada uno de los que me habéis acompañado este año:

Gracias por las 33.903 visitas totales desde que abrí este blog.

Gracias por haber leído las 185 entradas (y más que vendrán, preparaos).

Gracias por los 2.314 comentarios; la mitad son míos hablando con vosotros, así que gracias por permitirme charlar con vosotros.

Gracias por hacer que la entrada sobre mi primera novela sea la más leída, eso me da más ánimo del que podéis imaginar (y gracias por esos 100 apoyos que han conseguido que salga publicada).

Gracias por haber formado una familia de 529 personas en Twitter (que espero que siga creciendo).


Gracias, gracias y más gracias por todas estos maravillosos números, pero, para mí, sois más que estadísticas, ya formáis parte de mi día a día, hacéis que os eche de menos cuando no estáis y que me alegre cuando nos vemos en este mundo virtual, y por ello la palabra gracias se me queda pequeña.

Lo dicho, gracias y felices fiestas. ¡Nos vemos a la vuelta!



jueves, 17 de diciembre de 2015

Mi problema es que ya no me escribes



Las cartas vacías han dejado de llegar hace mucho tiempo. El cartero ya no trae sobres con las sobras de tiempos mejores en forma de hoja en blanco. Ya no vuelves a la otra cara de la moneda cada vez que intentas despegar el recuerdo de aquel balcón frío y solitario donde una noche te refugiaste del calor que te abrasaba.

Ni con líneas ni entre ellas, el folio sin contenido era la prueba de mi recuerdo entre las mantas de tu sofá. Era el sello borroso en la palma de la mano que recordaba la entrada a la discoteca el día anterior. Era un pacto de silencio, de no agresión y de recuerdos.

No necesitabas mensajes cargados de arrepentimiento porque ya no estoy, ni contestaciones llenas de reproches buscando la respuesta a por qué te fuiste, cuando la realidad de lo nuestro es que nunca estabas.

Conmigo vivías anclado en el pasado enviando cartas vacías a la de ayer, mientras yo (que era la de hoy en un pasado que hace mucho que olvidé), me conformaba con mirar los huecos de los sellos despegados y enviados a otro lugar.

Me pregunto quién será ahora la que reciba un sobre el primer lunes de cada mes, como si de una factura se tratase, tratando de cobrar los rencores que no consigues despegar de entre las sábanas. ¿Cuándo terminaste de pagar los míos?

Quizá algún día mires al cielo a través del techo y te preguntes si aún pienso en tanta carta inútil, o si aún me impaciento con la llegada del cartero, esperando que todavía me recuerdes. Quizá algún día alguien te devuelva todas y cada una de tus cartas, para que veas con tus propios ojos cuánto ocupa el vacío de un folio sin palabras.

lunes, 14 de diciembre de 2015

El abecedario del terror: G




GOLONDRINAS






Mi madre se llamaba Samanta, al igual que yo, y eso era lo único que teníamos en común. A la edad de tres años me obligaba a desmenuzar el pan para tirarlo desde el alféizar de la ventana y darle de comer a aquellos bichos tan estridentes. A mi padre tampoco le gustaban porque lo despertaban esos días en que necesitaba dormir para paliar el dolor de cabeza que había venido junto con las cervezas de la noche anterior.

No me gustaba que sacase el cinturón, salvo cuando lo usaba para contribuir a la extinción de esa especie.


-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

jueves, 10 de diciembre de 2015

El manuscrito hecho en un mes que acabó siendo una gran novela de terror

Si hay alguien que ha conseguido reconciliarme con la literatura de terror hasta el punto de que, en la actulidad, me apasiona y se ha vuelto un género tan imprescindible en mi vida lectora como la novela negra, ese es Jaume Vicent. Este redactor y copywriter es, sobre todo, un escritor de este género que apunta maneras. Ya hablé de de él cuando reseñé Viejas huellas, un Penny Dreadful que nos permite darle un mordisco a su primera novela: "Blackwood: piel y huesos".

La novela todavía no la tengo entre mis manos, pero me llegará pronto. Le tengo ganas desde que leí aquella historia corta que me enganchó de principio a fin, por eso estoy muy contenta de que la historia entera haya salido ya a la venta en forma de novela. Así que, mientras no tengo el placer de poder hablar de ella más en profundidad, he invitado a Jaume a que viniese al blog y me contase alguna primicia de este libro, y me ha dicho cosas muy interesantes. Os dejo con él:

-------------------------

Llevo mucho tiempo hablando con Cris, los dos nos mandamos mensajes privados a través de Twitter y no paramos de preguntarnos: ¿Ya sabes algo de tu libro? La tónica general era no saber nada o saber poco, respuestas generales en la línea de: “Bueno está en marcha”, “Está en proceso de edición” o la típica “Ya falta poco”.

Uno de esos días resulta que mi respuesta fue: Creo que la semana que viene ya estará, lo que supuso un cambio en la dinámica de nuestras conversaciones. Uno agradable, supongo, al menos lo fue para mí.

Cris me pidió entonces que escribiese un artículo para Detrás de la pistola… a lo que yo accedí encantado. Luego me metí de nuevo en mis cosas, vino el puente y el día en que se lo tenía que entregar ni me acordaba. Así que aquí estoy, haciendo las cosas a última hora, como casi todo lo que hago en mi vida.

El lunes contaba en mi blog como Blackwood: Piel y Huesos, mi novela era una promesa que le hice a un niño hace mucho tiempo. Yo soy ese niño y, por suerte, he podido verla cumplida. Pero, ¿cómo llegué a hacerlo? Pues del mismo modo que con este artículo, lo hice llegando tarde…



Blackwood nació como un proyecto para un concurso literario. Llevaba bastante tiempo escribiendo, sobre todo en cuadernos, había escrito algunos relatos (la mayoría flojos) y tenía terminada una novela, que a día de hoy sigue esperando a que la revise. Pero la literatura y la escritura todavía no eran una preferencia en mi vida, simplemente me gustaba escribir y leer, disfrutaba haciéndolo.

En aquel momento me planteé participar en ese concurso, debía presentar una novela con un mínimo de 50.000 palabras, ya lo había hecho antes así que pensé que sería capaz de hacerlo de nuevo. El único problema es que llegaba tarde, descubrí ese concurso a falta de un mes para que terminase el plazo.

Por aquel entonces (estoy hablando de hace unos cuatro años) estaba en paro y comenzaba a pensar que “valía para poco” así que escribir Hambriento (así es como se llamaba Blackwood) fue para mí un reto personal, una forma de demostrarme que no todo termina con la crisis, que hay vida después del trabajo y que perderlo no te convierte en un paria.

Por entonces todavía no estaba acostumbrado a escribir (al menos no tanto como ahora) y tampoco sabía lo que sé ahora, pero recuerdo aquella extraña experiencia con mucho cariño, era la segunda vez en mi vida que me sentaba y dejaba que otras personas (mis personajes) tomasen las riendas y contaran ellos su historia.

Al final fue mucho más sencillo de lo que pensaba, incluso terminé dentro del plazo de tiempo, como era novato y no tenía mucha idea de cómo funcionaba el mundo editorial envié el manuscrito sin revisar ni corregir al concurso. Supongo que no me importaba ganar, lo importante había sido demostrarme que podía hacerlo, que podía terminar algo.

Durante mucho tiempo no volví a abrir aquel archivo, hasta que un día mi pareja, me preguntó por él. Le dije que estaba por ahí, olvidado, a lo que ella me dijo: “tienes que retomarlo, me encantaba”. A mi pareja le encanta esa historia, incluso tuvo una pesadilla con el protagonista.

Le hice caso; la exhumé, me pusé la bata de forense y me puse a diseccionar, abrir, quitar y rebuscar. Una vez localizados los síntomas de su posible defunción comencé la parte más complicada, la que más trabajo me dio: corregir y reescribir.

Del manuscrito original, aquel pequeño bastardo de 200 páginas, queda muy poco: la ambientación, el pueblo y el monstruo. El resto es todo nuevo, conforme avanzaba en la corrección se me fueron ocurriendo nuevas ideas, nuevos personajes, incluso una historia paralela que acaba confluyendo y mezclándose con la principal. Fue un trabajo duro ese de tachar, cortar y seccionar algunas partes pero disfruté creando nuevos personajes y fue genial tener la oportunidad de cambiar por completo la historia desde el principio.

Sin embargo, llegó un momento en el que, cada vez que releía la obra, me encontraba con la necesidad de cambiar algo, de introducir un nuevo personaje, una nueva escena… En ese momento tuve muy claro que tenía que parar, necesitaba dejarlo; yo ya no era objetivo, necesitaba una segunda opinión.

Les mandé el manuscrito a los chicos de Pulpture y lo que recibí fue mucho más de lo que esperaba: estaban ilusionados, les encantaba y les parecía genial poder estrenar su línea “Fóbia” con una novela grande como esta.

El resto fue coser y cantar, ellos los revisaron (oooootra vez), yo trabajé con sus correcciones y revisiones (again and again) y, por fin, quedó lo que tenéis entre manos: una novela de terror de 300 páginas. Una obra de terror atmosférico con ritmo y unos personajes sencillos y creíbles, tipos que tienen los mismos problemas que tú y que yo, pero que se han visto de cara con el horror de algo que no entienden.

En ella reconocerás mis influencias más cercanas como Stephen King o Lovecraft, pero también te encontrarás con el ritmo de películas como La Cosa de Carpenter. Blackwood: Piel y Huesos es una novela de terror para los amantes de terror. Ni más ni menos.

-------------------------

Como veis, la relación escritor - novela siempre es larga y, en este caso, ha sido también fructífera. En la imagen que os he dejado más arriba se puede apreciar Viejas huellas (aquella historia corta que podéis leer por tan sólo 50 céntimos), la propia novela (que podéis comprar aquí) y un par de regalitos que obtendréis si compráis la novela (un marcapáginas de edición limitada y otro relato corto totalmente gratuito que nos cuenta más cosas sobre la historia en la que está basada el libro).

Si vivís en Madrid, este sábado día 12 de diciembre el autor hará la presentación de "Blackwood: piel y huesos" en la Librería Tuu (situada en la C/ Padilla, número 78). Pero si no podéis ir y queréis el libro firmado, si lo compráis antes del sábado la Editorial Pulpture os lo enviará dedicado por el autor sin coste adicional.

Y, si después de todo lo que habéis leído hoy en mi blog aún estáis indecisos, podéis pasaros por el blog de Jaume Vicent, Excentrya, y leer cualquiera de los numerosos relatos que pone a nuestra disposición de manera gratuita; así podréis comprobar de primera mano por qué tengo razón cuando digo que es un pedazo escritor de terror de los pies a la cabeza.


lunes, 7 de diciembre de 2015

Pequeño elfo cowboy: Reto 5 lineas (12/15)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para noviembre son: encargada, nombre y opinión; y, además, este mes el reto es doble, porque es un relato especial navidad que debe empezar por un villancico, a ver qué tal se me da:

"-Dime niño de quién eres todo vestidito de blanco, dime niño, cuál es tu nombre, para decirlo por el megáfono, que tengo mucho que hacer como encargada de este supermercado-. En mi opinión esa fue una manera muy original de encontrar a la madre de aquel pequeño, siempre le pasa lo mismo todas las Navidades, pasan junto a los polvorones, el crío se coloca oliendo los frutos secos, y va trotando como un poni hasta perderse en el horizonte de las latas de conservas".

-------------------------

P.D.1 Podéis leer todos los textos del mes de diciembre aquí.

jueves, 3 de diciembre de 2015

¿Por qué en mi novela hay una palabra que no existe?

Como bien sabéis los mecenas de mi primera novela (gracias al último correo electrónico que os ha enviado la editorial), tras haber completado con éxito el proceso de corrección, "Detrás de la pistola" se encuentra actualmente en cola de maquetación. ¿Esto qué quiere decir? Pues entre otras cosas y para que nos entendamos, que tienen que ajustar el archivo de la novela para que cuando la impriman quede un libro chulo, y no se caigan las páginas, ni falten letras, ni queden párrafos descolocados. Así que sí, puedo confirmaros que nadie se ha olvidado de este libro y que estamos trabajando a toda máquina para que podáis tenerlo en vuestras manos cuanto antes.

Y aprovechando que vengo aquí a hablaros de las novedades del proceso de creación de esta novela que sale a la luz gracias a muchos de vosotros, voy a contaros una curiosidad que se encuentra entre sus páginas y que os animo a que descubráis: en la novela hay, hacia el final, una palabra que no existe; es decir, que no se encuentra en la RAE ni en el diccionario de ninguna otra lengua; que no corresponde a un posible nombre propio real ni a nada parecido; vamos, que es pura invención.



Hay una razón fundamental que justifica la presencia de esa palabra, y no es otra que la de intentar controlar el pirateo de mi novela (si es que esto es posible en realidad). Leí hace mucho tiempo en algún sitio (no recuerdo en dónde), que algunos autores incluían en sus manuscritos una palabra inexistente, para luego programar búsquedas automáticas con Google Alerts, y que así, cuando apareciese esa palabra en algún rincón de internet, recibiesen en sus correos un mensaje informando de que habían encontrado una página que coincidía con sus criterios de búsqueda.

¿Es realmente posible controlar la piratería de nuestra novela? Yo creo que no, pero eso no quiere decir que no vayamos a intentarlo; y me parece que este método puede ser algo interesante a probar y, desde luego, mucho mejor que poner DRMs exhaustivos que dificulten la lectura del libro en cualquier dispositivo.

Pero es que, además, esta palabra inventada no está ahí para cumplir sólo esa función, sino que al final se ha convertido en una parte fundamental de la novela; una idea que surgió para poner en prueba esta técnica anti-piratería se ha convertido en algo que ha superado mis expectativas y que le da un toque tan personal al libro, que sólo lo entenderéis cuando lleguéis al final.

Prestad atención cuando leáis "Detrás de la pistola" y, si llegáis a encontrar la palabra que no es tal me gustaría que me lo dijeseis y me comentaseis qué os ha parecido. Pero mientras la novela está en el horno, contadme, ¿qué técnicas anti-piratería conocéis y qué opináis de ellas? Os espero en los comentarios.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Feliz Halloween, mi amor

Para cerrar este mes de noviembre, que empieza con la noche de los muertos vivientes, voy a dejaros a continuación este relato que escribí como participación en uno de esos retos tan interesantes que Jaume Vicent, de Excentrya, nos propone a los que estamos suscritos a su lista de correo. ¡Espero que os guste!





Tenía las ojeras tan marcadas como el surco de la taza cuando la apoyas en una servilleta para limpiar el café derramado; era por eso por lo que no necesitaba demasiado maquillaje para pintarse los ojos de manera que pareciesen tan oscuros y profundos como el tubo sifónico del cuarto de baño. Eso, junto con su complexión delgada moldeada por las largas caminatas de los seis últimos meses para aliviar el estrés, conseguía que el disfraz de esqueleto que había elegido para ese 1 de noviembre le quedase a la perfección.

Llevaba meses sin dormir pensando en lo que haría para vengarse y había decidido que lo llevaría a cabo el mismo día en el que hubieran cumplido tres años juntos, una fecha tan macabra como lo había sido su relación en los últimos tiempos.

Todas las veces que se soñó llamando a esa puerta habían sido tal y como se veía ahora: con el disfraz elegido, las pinturas muy cuidadas y un enorme gusano de nueve kilos que sujetaba con las dos manos. El bicho se revolvía intentando zafarse de ella, a punto de gritar, babeando un líquido blanco asqueroso que ya era la segunda vez que limpiaba. Parecía que iba a salir de la especie de capullo que lo envolvía pero ella sabía que nunca se convertiría en una mariposa. Lo odiaba más que a él.

Sólo de verlo le daban arcadas, así que tenía que hacer un esfuerzo para agarrarlo sin vomitar. Tan pronto salió de su casa giró a la derecha y luego volvió a girar, y vio que la cuarta vivienda de la calle paralela a la suya tenía la luz del salón encendida. Estaban en casa.

Se dirigió con paso firme hacia su objetivo pero tuvo que detenerse cuando unos vecinos se quedaron mirando al horrible bicho que llevaba en brazos. En sus caras se reflejaba el horror por lo que veían, así que la saludaron desde lejos con una sonrisa forzada mientras apretaban el paso para no tener que acercarse a esa cosa.

Cansada, pero decidida, llegó a su destino y, cuando estaba en la entrada del jardín a punto de dar el primer paso por el camino que conducía al porche, unos niños pasaron corriendo por su lado, tan cerca que tocaron con violencia un extremo del capullo y casi tiran al suelo al engendro. Ella no les dijo nada, bastante tenía con hacerlo callar ahora que se había puesto a emitir unos sonidos agudos que expresaban fastidio por haber salido de su letargo a causa del golpe.

Cuando por fin se marcharon de la casa con sus golosinas y la puerta se cerró, ella se acercó y volvió a timbrar. Tras la puerta que se abría apareció una mujer de anuncio y con un buen par de razones más que suficientes para que su marido no quisiese divorciarse. Aunque al principio pareció asustarse al mirarla, sonrió al ver el gusano. Ella se lo tendió y le dijo:

—Quédatelo, apuesto a que estáis casados en régimen de gananciales, así que esto también te pertenece.



Puede que Lady Esqueleto estuviera viviendo sola esa pesadilla de la depresión post-parto, pero al menos ahora él también viviría en su casa su particular infierno. Se fue sin mirar atrás, mientras una lágrima caía hacia la comisura de esos labios cuyos dientes mascullaban: “Feliz Halloween, mi amor”.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Conocer a tu pareja por internet es el mal

¿Alguno de vosotros ha conocido a su pareja por internet? De todos los que contestéis que sí, seguro que saldrán opiniones muy dispares sobre el resultado obtenido. Internet es grande y las posibilidades que nos ofrecen se vuelven infinitas, por lo que encontrar la aguja en el pajar debe ser una tarea difícil, sobre todo si nos encontramos con:

- Gente que se saca la foto de perfil en plena calle con los pantalones bajados y enseña unos calzoncillos del estilo de los que se ponía mi abuelo en sus tiempos mozos, o que pone una foto bañándose con su perro donde se intuye que el susodicho también está en bolas (¡qué horror!).

- Gente que se define a sí mismo con algo como: "Sobre mí, no sé qué decir, mejor descúbrelo por ti misma. Eso sí, soy alegre, divertido, me gusta la playa..." (¡que vivan las incoherencias!).

- Gente que busca (y cito literalmente): "Alguien que sepa escribir, i haber q ba pasando" o "Busco, busco, ¿qué buscas? ¿Tan desesperada anda la gente?".

- Gente demasiado directa, tal que así: "Lo siento chicas, estoy vestido y sé escribir"; "¿Alguien para follar?" o "25 cm, mira mis fotos".

Si os encontráis con todo eso y os desesperáis, deberíais saber que la cosa siempre puede ir a peor, y si no que se lo digan al protagonista de "Cicatriz", la última novela de Juan Gómez Jurado, porque esa a la que considera su novia y que ha conocido a través de internet ha puesto su vida patas arriba de una manera que nunca se hubiera podido imaginar, desencadenando una serie de sucesos que le harán emplear todos los recursos a su alcance para poder salir indemne de una situación que le supera y que se llevará por delante a más gente de la que espera.



¿Cómo una persona puede cambiar tanto nuestra vida? ¿Somos más ingenuos de los que nos pensamos? ¿Qué hacer cuando te metes en un callejón sin salida que puede acabar con tu vida? Si os gusta el suspense y esas historias creíbles que están salpicadas por sucesos reales que se mezclan con la ficción; si queréis una historia que os enganche desde el principio y os evada de la realidad y, sobre todo, si estáis en busca de una buena novela como próxima lectura, este es vuestro libro, está disponible en Amazon, y podéis comprarlo aquí: Cicatriz.

Y, para terminar, una de las mejores frases que he leído jamás:

- Se aproxima a los sesenta, y ni siquiera los miles de millones que posee podrán hacerle cambiar eso.

lunes, 23 de noviembre de 2015

3 claves para usar linkedin que también te ayudarán si eres escritor

Hace unas semanas se puso en contacto conmigo Javier Salazar Calle (al que ya conocisteis en su día cuando reseñé Ndura: hijo de la selva) para hablarme de su nuevo libro, en el que cambia de registro por completo. En él nos habla en profundidad sobre Linkedin, una red social muy desaprovechada debido al desconocimiento sobre la misma.



Como me pareció un tema muy interesante, sobre todo en estos tiempos de crisis y escasas oportunidades laborales, lo invité al blog para que me aclarase mis dudas sobre si hacer una cuenta en esta página podría ser de utilidad para una persona que pretenda dedicarse a escribir, y esto fue lo que me contó:

LinkedIn se ha convertido en poco tiempo en una herramienta imprescindible para la gente que busca trabajo, ya sea por mejorar el actual o porque está en paro. También para generar imagen de marca en las empresas y encontrar el mejor talento y para generar contactos comerciales con posibles proveedores y clientes. Incluso para un escritor que puede contactar con sus lectores o, ¿quién sabe?, con editores. Pero, ¿sabemos usar correctamente LinkedIn? La respuesta no puede ser otra que decir claramente que no. En general, el uso que le damos es incorrecto e incompleto, por lo que no podemos llegar a sacar todo el beneficio que podría generarnos.                                                                       
Centrándonos en lo que más puede interesar, los trabajadores y su búsqueda de empleo, vamos a dar unas claves que ayudan a mejorar ese perfil y hacerlo más visible, de forma que pueda ser encontrado por los reclutadores en sus búsquedas. Lo primero que se ve del perfil de alguien son tres elementos: foto, nombre y titular profesional. ¿Qué podemos decir sobre estos temas?:                                                                 
- Foto: hay que ponerla. Los perfiles con foto se visitan 14 veces más que los que no la tienen. ¡14 veces más! Además, no solo hay que tener foto en el perfil, sino que tiene que ser adecuada. Olvídate de fotos de cuerpo entero, recortes de fotos de una boda o, peor aún, fotos sacadas en noches de fiesta copa en mano. Una foto tipo carnet, elegante y austera cumplirá perfectamente su función y hará que el reclutador siga queriendo ver algo más.                                                  
- Nombre: podéis pensar que qué hay que decir sobre esto, pero tristemente hemos visto muchos perfiles con graves errores ortográficos en el nombre. Nombres y apellidos en minúsculas, falta de tildes, errores al escribir que no se han revisado… Un perfil con el nombre mal puesto es peor que ningún perfil.                                                                       
- Titular profesional: elemento clave en las búsquedas. Aquí hay que poner tu profesión, a qué te dedicas. Olvídate de tópicos como “buscando nuevas oportunidades” o “desempleado”. Eso no es una profesión. Si eres un abogado en paro, tienes que poner “Abogado”, si eres un abogado que está trabajando por circunstancias de la vida en una cadena de comida rápida, tienes que poner “Abogado”. Hagas lo que hagas, si quieres que te encuentren como abogado, tienes que poner “Abogado”. El titular profesional te define como trabajador, no pierdas la oportunidad de que te encuentren por lo que te interesa por poner otra cosa.                                  
Hay muchos más detalles que harán de tu perfil un perfil ganador, pero empieza por estos tres, que son los cimientos. Para el resto de ellos, puedes aprenderlos de una forma fácil y práctica en el libro “Usa LinkedIn como si fueras un experto”, que está disponible en Amazon en papel y en formato electrónico.                                                                        
¿Qué precio le pones a tu siguiente trabajo?


A veces hace falta que nos abran los ojos sobre lo básico para darnos cuenta de cuántos errores cometemos aunque nos parezca que no. Yo tampoco sé usar Linkedin, de hecho tengo perfil por tener, pero no lo uso porque, entre otras cosas, desconozco cómo hacerlo. Por eso para mi carrera profesional en general me va a venir de perlas leerme este libro.

¿Por qué confiar en este libro y no en otros? Por sus autores:

Javier Salazar Calle estudió Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Rey Juan Carlos y, posteriormente,  Ingeniería Informática en la UNED. Ha desarrollado prácticamente toda su carrera profesional por cuenta ajena en el sector banca. En su faceta de emprendedor gestionó las inversiones en bolsa de su propia cartera de clientes, creó una empresa de exportación/importación con China y, actualmente, es CEO y co-fundador de una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles, Squeezing the minds.

Y Diego Romero Sánchez se licenció en Economía por la Universidad Carlos III (Getafe) y obtuvo un postgrado en Valoración de Empresas en el Options and Futures Institute (actual IEB). En los inicios de su trayectoria profesional, se dedicó a la auditoría interna, pasando a los dos años a la consultoría financiera donde continúa en la actualidad. Aficionado a los mercados financieros, en especial al de divisas y a los productos derivados, aplicó sus conocimientos para el cálculo de cuotas y el trading en las apuestas, creando Betandinvest. En la actualidad, aparte de colaborar con Javier Salazar en este libro, colabora con pequeñas empresas para el posicionamiento estratégico de sus negocios.

Seguro que la experiencia de ambos, tanto en el mundo de la escritura como en el de los negocios, darán una visión clara y útil sobre esta red social. Por ello, si queréis haceros con un ejemplar de este libro a un precio muy asequible y empezar a tomar las riendas de vuestra carrera, podéis encontrarlo aquí: Usa LinkedIn como si fueras un experto.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Las 28 cosas más absurdas que todavía no has leído

Soy de las que creen ferviente y encarecidamente, como si se me fuera la vida en ello y el no creerlo me cortase la respiración y me diera un amago de paro cardíaco, que en esta vida hay dos tipos de cosas absurdas: las que te sacan una sonrisa, y las que no.

Entre las absurdeces que me ponen la cara más seria que cuando recibo la factura de la luz están:

- La piña en la pizza.

- El Cola-Cao con azúcar.

- Combinar el rojo con el rosa y el marrón con el negro.

- Vestir faldas cortas por encima del ombligo y escotes por debajo de él.

- Chicas con el pelo cortado por el patrón de una taza de leche.

- Que te corrijan faltas de ortografía con un mensaje con faltas de ortografía.

- Que se use mal el "haber" y el "a ver".

- El "Trivunal de la Haiga".

- La gente que está siempre muy segura de todo y casi nunca tiene razón en nada.


Afortunadamente para mí, he tenido la suerte de irme encontrando con cosas que me compensan todo eso que me saca de quicio, y son cosas absurdas que sí te sacan una sonrisa. En concreto, mi último hallazgo ha sido un libro con 28 geniales relatos que hacen apología del humor absurdo y que han provocado que mis carcajadas las haya escuchado hasta el vecino.



Me han gustado todos, pero si tuviera que recomendar algunos me quedaría con:

- El signo de los tiempos.
- La delgada línea.
- En memoria de Robin Williams.
- Romanticismo.
- Spam.
- Ralphie el plasta.

Y destacaría por encima de todos, sin lugar a dudas, mis dos preferidos:

- El (otro) proceso
- Cuestión de prioridades

El autor (al que, como bien dice en su libro, le gusta la sencillez, pero huye de la simpleza); nos pregunta antes de empezar: "¿qué es la vida sin un poco de locura con la que sazonarla?" Y él mismo nos da una respuesta muy acertada: "Una broma insoportable, me temo."

Sin duda os recomiendo este libro para condimentar cualquier tarde gris y sombría y hacerla un poco más alegre. Podéis encontrar "Absurdamente. Antología de lo absurdo Vol I" en Amazon por menos de 1€.


-------------------------
P.D.: Quisiera agradecer a Pedro Fabelo el ejemplar que me ha enviado tan especialmente dedicado; y, sobre todo, darle las gracias por ser una de esas personas que hace una promoción cuidada, interesándose no sólo porque lo conozcamos a él, sino también por conocer él a sus lectores.

lunes, 16 de noviembre de 2015

El abecedario del terror: F





FELINO






Eulogio sabía lo que era comer de sobras y dormir en los portales, sabía que lo rechazaban por ser negro, que a todos le repelían sus ojos amarillos, le pasaba lo mismo que a tantos otros vagabundos deshauciados de sus casas.

Pero a mí me gustó desde el momento en que lo vi, era tan tétrico. Fue por eso por lo que Eulogio se libró, aunque por los pelos, de ir al infierno como Carlota, Margarita, Rogelio, Servando y Petronia. Mi padre alzó el cinturón y, antes de bajarlo, me aseguró que podía tenerlo a él si aceptaba que fuese mi última mascota.


-------------------------

P.D. Recordad que cada micro de esta saga nos cuenta la historia completa de esta terrible niña. Podéis leerla desde el principio aquí.

jueves, 12 de noviembre de 2015

10 razones por las que ya no verás igual a tu librería más cercana

El otro día estaba en busca de mi próxima lectura cuando entré en la librería que tengo más cerca de casa, que, curiosamente, se llama igual que la más cerca que tenéis vosotros. La sala de compra puede parecer infinita pero en ella no hay personal que te recomiende un libro y yo necesitaba consejo, así que me paré unos minutos en el recibidor. Esa primera estancia con la que se encuentra el visitante es amplia pero acogedora, cálida a pesar de estar pintada de azul y blanco. La alfombra que había justo antes del mostrador tenía un dibujo con forma de pajarito al que sólo ves de perfil.

Cuando entré, rauda y veloz apareció una chica de esas que llevan la sonrisa puesta ya sean las cinco de la tarde o las cinco de la mañana; de esas que ya está sonriendo incluso antes de que el señor que pone las calles salga en la madrugada:

- Perdone la tardanza señorita, no oí la puerta, estaba en la parte de atrás con las piernas estiradas, esperando al sol.

- No se preocupe, si no ha tardado nada-dije, mientras mis ojos se fueron hacia sus elegantes zapatos negros de tacón dorado, acabados en punta y que ataban con un lazo casi a la altura del tobillo.

- La verdad es que podrían llamarme "Esperando al sol", pero como hay otra cosa que me gusta incluso más que eso, mis amigos me llaman MientrasLeo.

- Curioso apodo, sí señor. A mí también me encanta leer, por eso he venido.

- ¡Oh! Pero usted no ha venido porque le guste leer, si se ha parado aquí es porque está indecisa. Permítame preguntarle cuál es su nombre.

- CrisMandarica, aunque los más cercanos me llaman simplemente Cris, o Mandi. Pero tutéame, por favor, que me haces sentir mayor-dije, para terminar de romper el hielo.

- Mandi me gusta mucho. Pues tú dirás Mandi, ¿qué puedo hacer por ti?-me preguntó, curiosa.

- La verdad es que ando en busca y captura de mi próxima lectura, pero últimamente no tengo tiempo ni de respirar, así que busco algo corto, algo que pueda leer a ratos, pero que me llene como si de una novela larga se tratase. Algo diferente, fresco, divertido, intrigante, peligroso... Ya ve, no sé si todo eso se puede encontrar en un libro.

- Sí, quizá sea difícil encontrar todo eso junto en la misma historia, pero es posible encontrarlo en el mismo libro. ¿Qué tal se lleva con los libros de relatos?

- Muy bien-contesté yo, sonriendo porque había sacado un tema del que me gustaba hablar.- El libro de relatos y yo nos hemos hecho muy amigos desde que conocí a Cuentos para gente impaciente, La pregunta que importa, Lectores Aéreos, y Ya lo dijo Thomas.

- ¡Genial!-me respondió entusiasmada-. Entonces tengo el ejemplar perfecto para ti. Se trata de un libro que esconde una única receta.

- Pero yo no busco un libro de recetas, ¡si ni siquiera me gusta cocinar!-repliqué, indignada, pensando que esa chica tan amable me iba a hacer perder el tiempo.

- Tranquila, querida Mandi, tranquila. Ya he visto por las redes, sobre todo cuando te indignas porque alguien te pregunta absurdeces en el trabajo, que la paciencia es una virtud que te cuesta trabajo cultivar; y ahora lo estoy comprobando yo. Pero si hay más de once mil personas que vienen a esta sala adornada con la alfombra del pajarito para escuchar lo que yo tengo que recomendar, será por algo, ¿no crees?

- Está bien, te escucho-le dije, contrariada porque, de verdad, pero de verdad de la buena, que no me gustaba nada cocinar.

- El libro contiene una única receta, pero no sabrás de qué hasta que la cocines. Hay diez personas expertas en esto de entretener literariamente que te darán los ingredientes:

  • Belén Barroso te hablará de cómo vivir en otros mundos sin derecho a réplica y siempre con sentido del humor.
  • Ana Bólox te guiñará un ojo a una de sus novelas a través de un cadáver mientras te desvela un misterio.
  • Javi de Ríos te indicará cómo encontrar uno de los tesoros más buscados.
  • Alejandro Gamero te llevará donde los grandes, dejarán que te hablen, y te contará qué peculiar material contenía una maleta que uno de ellos perdió en uno de sus viajes.
  • Rebeca C. Garín te empujará por unas escaleras y te encenderá una luz que te mostrará algo en lo que no creerás ni aunque lo veas con tus propios ojos.
  • Ana González Duque te llevará a la luna a través de un puente hecho con maderas de fantasía e ilusión.
  • Mónica Gutiérrez te invitará a tomar el té y a ver el cielo, nuboso o estrellado, en uno de esos relatos que calientan el alma y con la mejor de las compañías.
  • Aránzazu Mantilla te llevará al infierno sin que te des cuenta, y se burlará del mismísimo demonio.
  • Desirée Ruiz te devolverá al cielo y te hablará de las historias que se esconden detrás de los nombres.
  • Y, como broche de oro, JAP Vidal te mostrará una llave y una puerta que sólo tú podrás atravesar.

Me quedé anonada, pues estaba ante ingredientes muy poco convencionales. ¿Qué iba a cocinar con todo aquello? Quise convencerla de que me lo contase pero, cuando me di cuenta, aquella preciosa chica de alegres mañanas ya no estaba.

Esa receta estaba llena de misterio, pero decidí seguir el consejo de MientrasLeo y me puse a cocinar. Después de una semana (que se me hizo muy corta por andar sumergida entre los fogones de las letras), supe que el resultado era exactamente aquello que estaba buscando.



¿Qué buscas tú cuando lees un libro? Anímate a leer La librería a la vuelta de la esquina, seguro que entre estos maravillosos relatos lo encontrarás.

-------------------------

P.D.: Esta reseña está inspirada en el propio libro de relatos que hoy os recomiendo, donde los ingredientes son los relatos; quienes los recomiendan, sus autores; y la librera es la autora del precioso prólogo que precede a los mismos. No sé si el homenaje a estos diez escritores que me han hecho pasar tan buenos momentos esta semana estará a la altura, pero me he divertido mucho escribiendo este post, al igual que leyendo cada una de las historias que nos regalan en este libro.

Todos los relatos tienen como escenario principal la librería y, aún así, ninguna historia es parecida a otra; se nota en cada una el sello personal de su autor, que ha sabido dar a los libros un papel protagonista de una manera única e inconfundible. Es por eso por lo que os animo a que le echéis un ojo tanto al libro como al perfil de Twitter de los autores, y lo digo porque yo los conozco y sé de buena tinta que son garantía de risas y sonrisas, curiosidades, misterio, aprendizaje, y muchas cosas más, todas ellas buenas y algunas en forma de libro, como este que encontraréis en Amazon por menos de 2€. ¡No os lo perdáis!



lunes, 9 de noviembre de 2015

Más de 13 gotas: Reto 5 líneas (11/15)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para noviembre son: sangre, radares e internaba.


"Nadie sabe por qué los radares se tiñeron de sangre aquella noche. Mientras cada gota roja se internaba en el interior inutilizando los circuitos, trece coches negros pasaron impunes a toda velocidad. Hasta unos días después no relacionaron la desaparición de las chicas con ese suceso. ¿Cuántos glóbulos rojos se necesitaban para fundir una placa base? La respuesta a esa pregunta aclararía si todavía seguían vivas".

-------------------------

P.D.1 Podéis leer todos los textos del mes de noviembre aquí.

jueves, 5 de noviembre de 2015

¿Cómo interpretar las reseñas literarias?

El post de hoy lo voy a dejar en manos de Guillermo Jiménez, del blog Lecturonauta, ya que tiene unas pautas para saber interpretar reseñas literarias que me han parecido muy buenas y que creo que hay que seguir (al menos, así lo haré yo a partir de ahora). No os perdáis palabra, no tiene desperdicio:

-------------------------

El otro día, hablando con Cris por Twitter acabamos hablando sobre hacer una colaboración. Ella ya me ha enviado su artículo con las cinco cosas que no tienes que hacer si quieres que un bloggero reseñe tu novela, y yo aquí en medio de clase intentando seguirle el ritmo. Me pidió que hablase un poco sobre goodreads, a pesar de que no sé mucho sobre esa red social. Yo tuve la idea de hablar sobre las reseñas, que es su tema… ¿Así que por qué no ambos temas?


La reseña, como todos los datos, es una información que por encima de todo nosotros tenemos que interpretar. Hoy quiero enseñaros cómo aprovechar toda esta información que nos llega a través de las reseñas, cómo elegir reseñadores y así descubrir libros buenos y libros malos.


¿Cómo consigo un reseñador propio?

Un reseñador propio sería, por ejemplo para los asiduos de este blog, la propia Cris. Un reseñador de confianza en cuya opinión se confía y que ha demostrado ser afín a nuestros gustos y expectativas.

Las ventajas de tener un reseñador favorito y que tenga gustos parecidos a ti es obvio: Su opinión será muy parecida a la tuya, y que este reseñador favorito diga que un libro es bueno suele significar que te gustará.

Encontrar un reseñador o reseñadora favorito no es difícil: Busca reseñas sobre un par de libros que ya hayas leído y mira a ver qué dicen distintos reseñadores sobre ellos. Si los argumentos y la forma de ser de algún reseñador te parecen similares a ti, si te gusta, no necesitas buscar más.

Si ya tienes elegido a uno, puedes ponerlo a prueba. Mira qué más libros ha reseñado que tú no hayas leído, y sin leer la reseña, lee el libro. Después, compara la reseña con tus propias opiniones.

Una vez tengas un reseñador de confianza, puedes, por redundante que suene, confiar en él o ella sobre los libros. Ve a mirar su lista de reseñas y echa un vistazo por encima (cuidado con los spoilers) a la de algún libro que te llame la atención. Cuando el reseñador da el visto bueno a esos libros, puede ser una gran forma de descubrir nuevos títulos con cierta seguridad de que te van a gustar.


¿Cómo utilizar las reseñas para saber si un libro que me interesa es bueno o malo?

En el caso de tener un reseñador de confianza, su opinión debe ayudarte a decidir si merece la pena o no. Pero si no lo tienes no pasa nada. Goodreads es un gran sitio, lleno de usuarios que opinan sobre los libros que han leído. Y goodreads es genial para tener una valoración objetiva de los libros. Objetiva a base de muchas valoraciones subjetivas.

Antes de explicar cómo, me gustaría aclarar que una valoración objetiva muchas veces no es mejor que una valoración subjetiva de alguien afín a nosotros. Hay tantas formas de pensar como libros, y lo que le guste a una persona puede no gustarle a otra. Si quieres encontrar libros que te vayan a gustar de forma más pasional, o si quieres libros que sean objetivamente buenos, hay que utilizar acercamientos diferentes.

Bien, goodreads tiene un sistema de valoración que va de 1 estrella a 5 estrellas, pero la puntuación que tiene un libro poco importa a simple vista. Es una información que hay que interpretar, y toda la estadística que hay que hacer para sacar una conclusión clara es demasiado pesada como para que nos sea rentable. Hay además muchos factores que hacen que esa puntuación de uno a cinco no signifique mucho a nivel general. 

No, lo que importa de goodreads son las reviews de los usuarios sobre los libros.

Para ello, lo importante es ir abajo, donde están las reseñas. A la izquierda hay una pequeña pestaña que pone “filter” o filtrar. Lo ideal es abrir cinco pestañas de tu navegador y filtrar en cada una de ellas las reviews por puntuación: Solo reviews de 1 estrella en la primera, de 2 en la segunda…

Una vez separadas por estrellas, échales un vistazo por encima hasta encontrar las reviews más largas y mejor argumentadas (o que se acerquen más a vuestro estilo). Normalmente los libros no suelen tener reviews bien argumentadas en puntuaciones altas y bajas a la vez, y si leéis esa reseña argumentada podréis haceros una idea. Cuando las reseñas argumentadas están en un único lado de la balanza suelen ser una señal clara de cuál es la verdadera puntuación del libro. Cuando hay reviews bien argumentadas a ambos lados de la balanza, ¿en cuál confiar? Sencillo, en la que más nos guste y se parezca a nosotros.

Las opiniones son subjetivas, al igual que nuestros gustos. Es lógico que, decidiendo sobre gustos, nos fijemos en personas cuyas opiniones sean parecidas a las nuestras.

Eso sí, nunca confiéis en la reseña de alguien que no se lo ha terminado, de buenas a primeras, a menos que sea vuestro reseñador de confianza. Y a veces ni así. Recordad que lo que importa es vuestra opinión, la de los demás son solo datos que tenemos en cuenta al tomar nuestras decisiones.


¿De qué nos sirve mirar las reseñas de este modo?

Pues el ejemplo más claro de todos: Saber qué libros son verdaderamente buenos y cuales están inflados por campañas de publicidad y cosas así. Este verano utilicé este mismo método para saber si “La chica del Tren” estaba a la altura del Hype (spoiler: Para mí es una basura comercial hecha para personas que no leen).

También me sirve para evaluar qué libros elijo de mi lista de pendientes primero, o cuales incluyo directamente en ella. O para ver qué opina la gente de algún libro que a mí me pareció horrible pero otros parecen amar. En mi caso, me gusta más leer reseñas de libros que ya he terminado, para saber qué opina el resto de gente sobre él. ¿Por qué leéis reseñas vosotros?

Las reseñas son información subjetiva, y como tal hay que mirarla con perspectiva. Sin embargo, a veces la mejor manera de leer un libro es sin saber absolutamente nada sobre él.

-------------------------

Pues ya veis, hasta aquí unos consejos sobre interpretar reseñas que a mí me han parecido muy interesantes. Además, me han aclarado bastantes cosas de algo de lo que he oído hablar mucho pero que todavía no he probado: Goodreads.

Y para terminar, como bien decía Guillermo, este artículo forma parte de una colaboración que surgió de manera espontánea en Twitter el otro día; así que, si os apetece seguir leyendo, podéis pasaros por su blog y leer mi artículo sobre los 5 errores más comunes en los e-mails de promoción literaria.

Bueno, pasaos a leer mi artículo, y luego quedaros un rato largo, que su blog merece la pena.

lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Podría alguno de vosotros ser secuestrado al igual que Eva del Álamo?

Cuando llevamos una vida normal nunca pensamos que a nosotros pueden pasarnos esas cosas que parece que sólo suceden en las películas. No somos ricos, no venimos de una familia poderosa ni tenemos influencias en ningún sitio de importancia. No somos políticos, ni nos movemos entre la mafia, ni por el mundo de las drogas. Ni nosotros, ni nuestra familia. Lo único que hacemos es ir a trabajar e intentar sacar un rato para el ocio arañando tiempo que no tenemos. Entonces, ¿por qué podrían querer secuestrarnos?

Esto mismo se pregunta Eva del Álamo cuando despierta atada al cabecero de una cama mientras recuerda cómo la atacaron en un párking el día anterior. Descubrir los motivos que la mantienen en una cabaña en medio de la nada con gente turbia que no conoce será lo que nos mantenga enganchados desde la primera página a "Diario de una secuestrada", una novela que atrapa y que ha conseguido que camine por su historia hasta el final en tan sólo un día.

Que la novela me haya gustado tanto no me ha sorprendido en absoluto. Ana Cepeda es una apuesta segura desde que leí "Harina de otro costal", un libro que la ha llevado a recorrer el mundo y a aparecer en los medios (desde periódicos hasta documentales de Televisión Española), debido al peso histórico que guardan sus páginas.

Después de tantos éxitos cosechados con su primer libro, el que Ana se haya atrevido a cambiar tan radicalmente de registro ha sido toda una osadía que le ha salido redonda, pues a la sorpresa de la nueva temática que aborda se une una gratificante lectura que muestra, una vez más, que ya no estamos ante una autora novel, sino ante una escritora con experiencia que sabe jugar con las palabras y manejarlas a su antojo.

Si queréis pasar un buen rato con una lectura amena, que intriga y que consigue meternos en su mundo evadiéndonos de nuestra realidad, podéis haceros con un ejemplar en la web de Queimada Ediciones; y también está disponible en Amazon. Yo no puedo hacer otra cosa más que recomendaros este libro, porque lo he disfrutado mucho. Sin duda, una lectura a tener en cuenta. ¿Os animáis?

-------------------------
P.D. La portada de "Diario de una secuestrada" ha sido realizada por David Orell. Por un módico precio vosotros también podéis tener una portada que refleje a la perfección la esencia de vuestra novela. No dudéis en pasaros por su blog y preguntar.

jueves, 29 de octubre de 2015

¿Quién se lleva el ejemplar de Neurogénesis?

Por los pelos, por los pelos, pero está en su rango de números adjudicados así que... ¡Felicidades Teresa!

Ponte en contacto conmigo a través de mensaje directo en Twitter o por correo electrónico y dame tus datos postales para el envío.

Y a los demás, más suerte en la próxima. Nos vemos en el siguiente sorteo. Biquiños!!!

lunes, 26 de octubre de 2015

El mito de la segunda parte, de Valentina Truneanu

Quien crea que segundas partes nunca fueron buenas está invitado a la lectura de este libro irreverente, donde será recibido con advertencias, preámbulos y regalos, encontrará relatos de diferentes exten­siones, espacios y tiempos, y podrá degustar (o disgustarse con) continuaciones, versiones y recreaciones de otras historias, acom­pañadas de algunas independientes y amenizadas con intromisiones personales y publicitarias.

Quince años después de su primera publicación, esta segunda edición de El mito de la segunda parte trastoca el fresco humor de la escritura adoles­cente en el humor cáustico de una madurez por venir, corrige errores arrastrados con vergüenza a través del papel e incluye nuevos relatos, entre ellos algunos premiados y publicados previamente en antologías, revistas y suplementos culturales.


Gracias a la campaña de crowdfunding de mi primera novela he conocido a Valentina Truneanu, una de mis mecenas que también es escritora, y gracias a la que supe de este libro de relatos en el que todos los textos están unidos por la misma cosa: el humor.

La mayor parte de los relatos los escribió cuando era adolescente, pero en esta segunda edición están corregidos y ampliados. A veces enseña un texto tal y como lo escribió en su día, y sorprende; pero luego lo lees reescrito y, leyendo casi la misma historia, vuelve a sorprenderte otra vez. Siempre destilando humor en la dosis justa, como cuando vas a Asturias y ves escanciar la sidra a alguien que sabe.

Muchos de los textos necesitan referencias para entenderlos, otros puedes leerlos de manera conjunta con los antiguos o de forma separada; pero todos (y digo todos, sin excepción), bajan tan deliciosamente como cuando tomas un vaso de leche caliente en una fría tarde de invierno.

Si queréis más información sobre este libro podéis encontrarla en el blog de Valentina Truneanu. Yo, para terminar, voy a mostraros cómo son los que más me han gustado:

- Historia de la reencarnación del pastor mentiroso: para mí es una reescritura del cuento clásico hecho con gran maestría y con un final sorprendente.

- Salvado por la campana: un microcuento espectacular, del que se puede aprender muchísimo sobre cómo contar historias en pocas palabras y, aún así, sorprender.

- Lo que descubrí con las papitas chips: Es simplemente genial, no hay cómo describirlo.

- Cuento de terror (1): un cuento de terror muy cómico, una de las cosas que más me gustó fue como lo hiló, sin esperarlo, con su segunda parte. Para que luego digan que las segundas partes nunca fueron buenas; sin duda con este libro Valentina deja patente que esa frase no es más que un mito.

jueves, 22 de octubre de 2015

Valorar en Amazon algo que no has comprado en Amazon debería estar prohibido

Sobre el tema de opinar o no opinar en literatura puede que ya esté todo escrito. Hay gente que opina sobre todo, tanto si le ha gustado como si tiene que ponerlo a caer de un burro; gente a la que le encanta hablar mal de lo que ha leído y se dedica exclusivamente a ello; y personas que sólo hablan de las historias que le han gustado. Yo me inclino más hacia esta última postura así que cada vez que leo un libro que me gusta voy a Amazon y lo puntúo, y dejo mi opinión.

Pero ¿cómo sabe Amazon que has leído aquello sobre lo que has opinado? No tiene manera de saberlo, y lo entiendo. Pero tampoco comprueba que realmente tengas el libro; es decir, tú puedes opinar en Amazon de cualquier cosa aunque no la hayas comprado allí.

Considero que esta plataforma de ventas debería impedir que la gente deje su parecer sobre artículos que no ha adquirido ahí en aras a evitar los comentarios de esos trolls que dan una baja puntuación y critican una historia sin saber de qué están hablando, sólo por la tirria que tienen al autor.


Me pregunto cómo una plataforma seria consiente que se dejen opiniones sobre un libro a los cinco minutos de haber salido a la venta, cuando, por sentido común, todos sabemos que ese no es un tiempo factible para haber leído todas y cada una de las páginas. Y ya cuando se trata de un libro de un autor autopublicado que sólo se vende a través de Amazon, permitir la opinión sin verificar la compra me parece absurdo.

La idea para este post me surgió hace unos días cuando hablaba con una escritora a la que admiro y de la que he reseñado varios libros en este blog (no voy a decir quién es por si no quiere aparecer en este artículo, aunque si quiere puede manifestarse en los comentarios). Esta autora está sometida a una caza de brujas por una o varias personas (no sé cuántas serán en realidad o si será siempre la misma) que, no sólo se dedican a emitir valoraciones negativas de sus libros sin haberlos leído, sino que critican duramente a gente que opina en favor de ellos.

Uno de los mandamientos básicos de internet es: "don´t feed the troll", y esa es la política que sigo en esta casa porque no siempre se puede hacer más; ya lo dicen todas las sabias abuelas: "el mayor desprecio es no hacer aprecio". Pero también pienso que si hay alguna herramienta con la que podamos limitar el veneno de esta gente deberíamos usarla, y creo que Amazon tiene ante sí vías para limitar la crítica por la crítica que no está recorriendo como debiera.

Y tú, ¿tienes trolls? ¿Cómo haces para mandarlos a Parla? ¿Crees que Amazon debería verificar la compra antes de publicar una opinión? Te espero en los comentarios.

lunes, 19 de octubre de 2015

Participantes en el sorteo de Neurogénesis, de Lluvia Beltrán

Terminado el plazo para apuntarse al sorteo de Neurogénesis, de Lluvia Beltrán, procedo a publicar la lista de participantes, a fin de que antes del 29 de este mes (día en que daré a conocer al ganador), podáis realizar alegaciones si, por cuestiones de hambre o qué se yo, me he comido algún punto.



Esto es como aquella serie de los años noventa llamada "Los inmortales": al final sólo puede queda uno. ¡Que gane el más suertudo!


Izaskun Albéniz: Números 1 a 5

Plagiando a mi Álter Ego: Números 6 a 11

Teresa: Números 12 a 17

Ana Bolox: Números 18 a 23

MonTse: Números 24 a 29

Javier Núñez: Números 30 a 34

Rober Suárez: Números 35 a 39

Meg: Números 40 a 41


jueves, 15 de octubre de 2015

No todos somos iguales, y menos mal

Habréis oído a mucha gente decir que todos somos iguales pero eso no es cierto, y yo me alegro de ello. Qué fácil sería insultar al que te insulta, amargar al que te amarga y contestar mal a esa gente para la que soltar borderías es una forma normal de expresarse. Pero, afortunadamente, no todos somos iguales.

Es difícil mantenerte firme y fiel a tus principios cuando te encuentras con alguien que te saca de tus casillas, que hace un comentario fuera de tono sin pensar si la manera de decir algo es la adecuada o puede herir los sentimientos de alguien. Lo más cómodo sería reaccionar de la misma manera en que esa persona te trata para que se sintiese igual de molesta que tú, pero si todos actuásemos así el mundo sería menos agradable (todavía), por eso perseverar en nuestro intento de que nadie nos condicione tiene un gran valor.


Lo mismo pasa a la hora de escribir. No todos tienen la misma habilidad para juntar letras ni para expresar, no todos consiguen hilar bien una historia y transmitirla de manera que llegue al lector. Y, los que lo hacen, no lo llevan a cabo de la misma manera. A eso es a lo que muchos llaman "tener voz".

Algunos te dirán cómo tienes qué hacerlo. Una cosa es un corrector de estilo y otra cosa es esa persona que intenta que apliques su forma de escribir y de hacer las cosas porque le parece que es la única correcta y genial. Cada uno tiene su propia voz, eso es algo que deberíamos repetar y hacer respetar siempre. Pero, ¿de qué estoy hablando exactamente?

Para mí la voz del escritor es aquello que consigue que, al leer, sepas a quién estás leyendo. No se trata de que un escritor hable de sí mismo o que cuente su vida, sino de que se sepa que es él el que ha movido los hilos, el que tenía la pluma en la mano cuando abriste la primera página del libro y el que la sigue moviendo entre sus dedos ahora que llegas al final de la historia.

Supongo que es tan difícil encontrar tu propia voz como cruzarte con alguien que esté de buen humor un lunes por la mañana, pero nadie dijo que tener fuerza de voluntad fuese fácil. Saber que has encontrado tu voz es tan sencillo como saber que estás enamorado: lo sabes, y punto; y no necesitas que nadie te lo explique.

Ahora bien, ¿cuál es el camino a recorrer? Eso ya es más complicado de saber. Yo intento encontrarlo a la vieja usanza: siguiendo el método de ensayo y error; pero si Harry Potter se encuentra en la sala y tiene la fórmula mágica que nos muestre el camino directo le agradeceré que me deje un comentario.

¿Y tú? ¿Ya has encontrado tu voz?

sábado, 10 de octubre de 2015

Las cosas de palacio van despacio, pero van

Cuando inicié mi campaña de crowdfunding ya expliqué aquí que mediante los apoyos de ese proceso se financiaba un proyecto que todavía estaba por realizar; no se compraba un libro que en unos días los mecenas recibirían en casa, sino que se financiaba una novela que tendría que recorrer un largo camino hasta materializarse en algo tangible.

Como comprenderéis, el mundo editorial es algo más lento que subir un archivo a Amazon y darle a autopublicar; máxime teniendo en cuenta que hubo varias campañas de crowdfunding que se completaron con éxito antes que la mía y que, por lo tanto, se encuentran antes en la cola de producción.

El pasado lunes la persona de Libros.com encargada de corregir mi novela me mandó la primera corrección, y durante toda esta semana yo hice mis deberes y revisé el archivo, tratando con mucho mimo todos los cambios que hemos considerado apropiados. Por lo tanto, el libro va a entrar en la cola de maquetación este mismo mes. Como veis, el proceso sigue su curso, tanto la editorial como yo lo aceleramos todo lo que nos es posible, para que salga cuanto antes, sí, pero con la calidad que os merecéis todos los que apoyasteis esta novela.



Espero que a principios del año que viene podáis tener "Detrás de la pistola" en vuestras manos. Mientras tanto, seguiré informando siempre que pueda de cómo va el proceso, agradeciéndoos siempre, eso sí, todas las palabras de ánimo que me transmitís cada día, todo el apoyo y, sobre todo, toda esa paciencia de la que hacéis gala con tanto mimo y que yo os agradezco.

Gracias por todo :)

jueves, 8 de octubre de 2015

Viejas huellas, de Jaume Vicent

La primera vez que leí las palabras "Penny Dreadful" fue en la página Excentrya. En ese momento yo no sabía que Jaume Vicent (el autor de ese blog) había publicado un relato que se encuadraba dentro de este género, o más bien formato. ¿Pero qué son los Penny Dreadful? Jaume lo explicaba así en su blog:

"(...) los viejos Penny Dreadful no eran más que historias cortas que se vendían por capítulos junto con los periódicos, al precio de un penique. Con el tiempo este tipo de publicaciones fueron evolucionando hasta convertirse en los famosos magazines de pulpa de papel, que más tarde se convertirían en el Pulp".

Me sorprendí al saber que el artífice de promover este tipo de historias fue, nada más y nada menos, que Charles Dickens; y que a él le siguieron autores como Hammett, Lovecraft o Poe; y, más recientemente, Stephen King.

Tras leer el citado artículo en Excentrya (que podéis encontrar íntegro aquí), sentí mucha curiosidad por este tipo de historias, así que me decidí a comprar el relato Viejas Huellas, que Jaume Vicent publicó a través de la editorial Pulpture, y que está disponible por tan sólo 50 céntimos de euro (un poquito más, pero muy poquito, si vives fuera de Madrid y tienes que pagar los gastos de envío).

Primero he de decir que se trata de un relato muy corto que viene en un formato maravilloso, tal y como podéis ver en la foto. De verdad me creo que esté leyendo algo antiguo, la letra interior imita a la de una máquina de escribir y todo eso en conjunto hace que ya antes de empezar a leerla te estés metiendo en la historia.

Pone en la portada que es una historia corta de intensa ficción; ¡y tan intensa! La leí de una sentada con la respiración entrecortada y el corazón acelerado; pude empatizar con los protagonistas, sentir el miedo y la atmósfera lúgubre, fría y desesperanzadora que envuelve el relato. Y el final me dejó sin aliento, literalmente (después de leer la última página tardé unos segundos en volver a respirar).

Pero es que, además de todo eso, he de decir que tengo que quitarme el sombrero ante la manera de juntar las letras y de hilar las frases de este pedazo escritor. Sólo con leer las primeras líneas ya sabes que la historia te va a gustar. La calidad de las metáforas y de todos los recursos estilísticos es tan alta que no sé qué puedo decir más que, por favor, me dé unas clases de cómo se hace.

No hay ni una sola comparación manida, trillada o fuera de contexto; al contrario, relaciona cosas que a mí no se me habrían ocurrido y que consiguen que de verdad entiendas al detalle qué es exactamente lo que el autor quiere transmitir con cada una de las palabras.

Es muy difícil explicar por qué es genial algo que sabes que lo es sólo con verlo, así que os animo a que os hagáis con un ejemplar y disfrutéis de su lectura. Si de una historia tan corta hago una reseña tan larga será porque merece la pena, ¿no creéis?

-------------------------
P.D.: Recordad que sigue activo en el blog, hasta el 14 de octubre, el sorteo de un ejemplar de "Neurogénesis", de Lluvia Beltrán. Pasaos por aquí si queréis más información.

lunes, 5 de octubre de 2015

Reto 5 líneas (10/15): La primavera que se olvida

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para octubre son: primavera, miraba y pensando.


"Él la miraba y estaba seguro de que no la había visto nunca. Quizá le decía que era su hija para sacarle el poco dinero que le quedaba. Se quedó pensando si sería fruto de aquella relación que había tenido en la primavera del 47, pero no la reconocía en sus rasgos. Ella lo miró con ternura y se despidió con un sentido beso en la mejilla. Seguía siendo su padre aunque esa maldita enfermedad borrase su cariño por momentos."

-------------------------

P.D.1 Podéis leer todos los textos del mes de octubre aquí.