lunes, 24 de abril de 2017

Terror en 113 palabras

Una idea de bombero es aquella que te asalta sin más y no sabes muy bien cómo va a salir, pero tú te lanzas a la piscina y, ea, a ponerla en marcha. Así lo hice con Detrás de la identidad y El abecedario del terror, y tampoco ha salido tan mal, ¿o qué? Al menos nadie ha huido de mi blog sin mirar atrás, creo :p

Si para el primero me inspiré en el Adivinamos? de mi querida Suguspiña, con el segundo me ha asaltado la idea gracias a dos personas. En primer lugar, R.R. López, en su post ¿Qué libros de terror asustaron a estos 7 escritores?, me recalcó, una vez más, lo mucho que le gustaba mi Abecedario del terror. Y me dije: si es que al final, a parte de escribir novela negra (que me encanta), lo del terror no se me va a dar tan mal (de hecho, quedé segunda en Algeciras Fantástika 2016 con el relato Las últimas notas, y no fue nada fácil dado el nivel que había).

Entonces pensé que yo quería ir un paso más allá y hacer un reto centrado en el terror, para darle visibilidad a un género que no siempre es tan querido como otros. De hecho, hasta que conocí a Excentrya tampoco lo era por mí, y tras descubrir sus artículos, sus libros y sus recomendaciones he tenido que comerme la opinión que tenía antes sobre el género (con patatas, por favor).

lunes, 17 de abril de 2017

Estupidez: Reto 5 líneas (4/17)

Este reto que nos propone Adella Brac, del blog Las palabras soñadas, consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.

Las palabras para abril son: ganar, compromiso y camisa. Ahí va:

lunes, 10 de abril de 2017

Cuando los personajes de una saga se convierten en familia

Si hay una cosa que no me gusta nada, es leer sagas de esas en las que te dejan la trama sin resolver y tienes que esperar a que publiquen el próximo libro. Lo sé, soy una lectora muy impaciente. Sin embargo, he descubierto otro tipo de sagas que me han enamorado: son las de género policíaco en las que cada libro deja cerrado, y bien cerrado, el caso principal, pero que te van contando la vida de los protagonistas a lo largo de todos los libros.

Cuando es así, disfruto mucho del misterio sin resolver y mi curiosidad queda saciada al final de la novela que tenga entre manos, pero también le voy cogiendo cariño a los personajes principales, que son generalmente los que resuelven el caso.

lunes, 3 de abril de 2017

¿Es el género de los libros cuestión de género?

Imaginaos que entráis en una librería porque queréis una lectura nueva. Cruzáis la puerta y ¿qué es lo que hacéis? Mirar los libros, las cubiertas y también el género literario, porque a lo mejor estáis buscando un tipo de historia en concreto.

Entonces aparece un libro que os ha llamado la atención, lo cogéis, miráis título y autor, le dais la vuelta y leéis la sinopsis. Y la sinopsis os gusta mucho, así que lo compráis.

Ahora os pregunto, ¿cuánto peso ha tenido en vuestra decisión que el autor del libro sea hombre o mujer? Yo hablo por mí: en mi caso, ningún peso. Esto me parecía tan obvio, que me di de morros contra la puerta transparente del género de autoría cuando, desde que buceo por las redes, me voy encontrando con estos prejuicios tan a menudo.

Resulta que mucha gente piensa que una novela romántica sólo puede ser escrita por una mujer, y que una mujer no puede escribir ciencia ficción, novela negra o terror, por ejemplo. Os aseguro que no pensé que este tipo de opiniones existieran, porque yo me he educado en una sociedad donde hombres y mujeres acceden a estudios de todo tipo, y donde hombre y mujeres trabajan por igual.