jueves, 2 de noviembre de 2017

Guerra fría entre nombre y pseudónimo: cómo decidirte


Cuando vas a abrir un blog, o una cuenta en Twitter o Instagram, por ejemplo, lo primero que te piden al registrarte es el nombre de usuario. ¿Por qué nombre vas a querer que te conozcan? ¿Vas a poner tu nombre real o vas a usar un seudónimo? Si la única finalidad con la que abres una cuenta en una red social es interactuar a nivel personal, en principio el nombre da un poco igual. Pero si vas a querer darte a conocer por tu blog; si eres, por ejemplo, escritor, y quieres dar a conocer tus libros o si quieres, en general, crear tu marca personal, entonces, ¿qué nombre debes elegir?


Esa es una decisión muy difícil y da muchos quebraderos de cabeza, lo sé. Es más fácil y rápido aprender a usar Twitter y hacer amigos que llegar el primer día y elegir el nombre de usuario. Te quedas mirando a la pantalla durante mucho, mucho tiempo, y no sabes qué nombre poner, ni sabes qué criterio seguir para decidirte. ¿No te has sentido como un tonto en ese momento? Es un nombre, tu nombre, no debería ser tan difícil, ¿no? Pues sí que lo es, así que no te preocupes, porque creo que eso nos ha pasado a todos, a mí la primera.

No hay consejo bueno ni método infalible para escoger un buen nombre, pero voy a contarte mi experiencia, a ver si sacamos algo en claro:

Cuando yo empecé en esto de los blogs lo hacía por pura diversión, sin pretensiones, sólo escribía, no usaba ninguna red social ni ningún canal de difusión para dar a conocer mis posts. De hecho, ni siquiera sabía que con esto de los blogs podías hacer amigos. Así que en mis primeras páginas, ¿qué más daba el nombre? Tuve tantos como blogs cambié, en la época de "Soy Quejica" era Cris Quejica (tenía un blog para quejarme de cosas, por si aún no había quedado claro). En "Mejor será que corras" era Mandarica, sin más, porque de pequeña me decían que lo era y me hizo gracia la palabra, que además es muy gallega.

Luego, cuando tuve claro que no podía huir más de mis ganas de escribir, decidí poner el Cris delante, y ahora soy Cris Mandarica. Quería que la gente pudiese llamarme por mi nombre. Y cuando publiqué la novela, en la portada puse mi nombre de verdad, sin embargo no cambié el usuario en las redes, ¿por qué? En mi caso por una razón muy simple: porque trabajo en una empresa privada, en un sitio que no me gusta, quiero cambiarme, así que no quiero que se asocie mi actividad virtual con mi perfil profesional. No quiero enviar un currículum a un sitio y que al teclear mi nombre y apellidos aparezca un tweet sobre que mis vecinos llevan dos días con la basura en la puerta de casa o un microcuento de terror sobre la morgue y cadáveres que se levantan (a veces la gente piensa que estás loca por escribir según que cosas porque ya no se acuerdan de que existe algo llamado imaginación).

Si aprobase las oposiciones y fuese funcionaria (aunque para eso tendrían que convocarlas, lentos, que son unos lentos), no me importaría poner mi nombre verdadero en todos los sitios. En ese caso, haría algo que debería haber hecho hace mucho tiempo, comprar un dominio y migrar el blog. ¿Por qué no lo he hecho todavía? Porque cuando eres escritor recomiendan poner tu nombre como dominio, pero volvemos otra vez al dilema, yo no quiero poner un seudónimo en mi dominio, porque sé que algún día lo cambiaré, pero ahora mismo tampoco quiero poner mi nombre de verdad.

También podría poner el nombre del blog tal como está, "Detrás de la pistola" más ".com" y tira millas, pero es que quizá me guste la idea de poner la url con mi nombre (porque, además, cuando eres escritor dicen los entendidos que es más fácil que los lectores encuentren tu web así, tecleando tu nombre). Así que, al final, esto es una pescadilla que se muerde la cola.

Por lo tanto, lo único que me ha quedado claro en todo este tiempo, y es el único consejo que puedo darte, es que si no te importa que tu nombre aparezca enlazado a tus redes sociales y blog, entonces, adelante, pon tu nombre real. En caso contrario, busca un seudónimo.

Y aquí viene la otra parte del tema, ¿cómo escogerlo? Hay quien combina las letras de su nombre y apellidos y le salen cosas chulísimas. Suertudos, la envidia me corroe. Si no tienes las letras adecuadas, entonces prueba a buscar algún nombre al que le tengas cariño, alguna palabra que te identifique, una característica, alguna palabra relacionada con el campo al que te quieres dedicar, o un nombre y apellido aleatorios que, simplemente, te guste. Hay muchas fuentes de inspiración, pero, a pesar de eso, encontrar un nombre que nos satisfaga es algo complejo y que va a llevar tiempo, te lo aseguro.

Intenta, eso sí, no poner cosas raras en el nombre, como símbolos extraños, o números. Sé que es difícil porque, hoy en día, parece que todo está pillado, pero si eso pasa, presiona tu cerebro un poco más. Tú puedes.

Mira también que el nombre que has elegido esté disponible en todas las redes sociales en las que quieras darte de alta, para que la gente pueda localizarte con facilidad y no confundirte con otro usuario. Es lo más cómodo y lo más recomendable por los expertos, poner diferentes nombres en redes o usar símbolos o números para diferenciarte de un nombre igual que ya tiene otro usuario puede dar lugar a confusión y a que no lleguen a ti todos los seguidores que quieran hacerlo.

Como ejemplo práctico y apunte final os diré que hay un escritor que tiene una web con un nombre relacionado con escritura, pero que no es el suyo; que aunque firma con su nombre y tiene su nombre en todas las redes, los nombres de usuario no se corresponden con el suyo; que los nombres de usuario no son iguales en todos lados y que en una de esas redes tiene un número para diferenciarse de otra persona que había elegido el nombre de usuario antes que él, y en otra incluso tiene un guión bajo.

¿Y tiene seguidores? ¿No tiene problemas para llegar a su público? No, no tiene problemas de ningún tipo, pero queridiño, siempre hay una excepción que confirma la regla, y no todos podemos ser Isaac Belmar. Así que si vas a elegir tu nombre, o si tienes uno, pero no te convence y quieres cambiarlo, piénsatelo bien. Te ahorrarás futuros quebraderos de cabeza.


¿Cómo has elegido tu nombre? ¿Te llevó mucho tiempo decidirte? ¿Algún consejo adicional para alguien que va a elegir su nombre de usuario por primera vez? Te espero en los comentarios.

-----------------------------

P.D.: Recuerda que este sábado pongo a andar mi lista de correo, y que como mañana es mi cumpleaños, habrá información exclusiva para suscriptores y un sorteo muy especial que incluye sorpresa. Ven a celebrar mi cumple conmigo, me hará mucha ilusión :)



* Datos obligatorios

23 comentarios:

  1. Yo es que en este mundillo siempre he tenido seudónimo. Claro que yo no escribo profesionalmente pero ya le he cogido mucho cariño a mi seudónimo, así que no sé si me desprendería de él. De hecho, hay gente que me conoce en persona y me sigue llamando Álter. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te llamaré siempre Álter, me encanta y me sale solo :) Biquiños!

      Eliminar
  2. Yo decidí mi primer nick de internet en base a un videojuego (una expansión del mismo, mejor dicho) que me gustaba mucho; lo traduje al español y tiré millas. Más adelante unas personas muy majas empezaron a explotar su parecido fonético con una práctica sexual. En fin.
    Más adelante, me identifiqué con el nombre del protagonista de un gran proyecto literario que tenía, y a eso se simultaneó una referencia a una serie de anime, y acabé con un cisma en mi identidad de internet.
    En la actualidad, como te comentaba por twitter, mi profesión, como te pasa a ti (pero en mi caso es más grave), me pone muchos reparos y precauciones a la hora de usar mi identidad real en cualquier cosa artística, no hablemos ya internetera, que la red de redes la carga el diablo. En cuanto a lo que dices de las oposiciones, que en esto tengo yo mucha experiencia, no te recomiendo para nada pensar que por haberlas sacado vas a estar a salvo del escarnio cuando alguien encuentre tus relatos de desmembramientos asociados a tu nombre. Pero yo soy un poco asín, la verdad.
    Isaac, que tiene dos **** como el planeta Tierra, obviamente se pasa todo esto por el arco de triunfo, pero los meros mortales nos dejamos influir por estas minucias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ey! Ahora que lo mencionas, mi primer, primerísimo nick también era un personaje de un videojuego de Sony, yo tenía la Master System II. En cuanto a lo de las opos, a mí, en realidad, ni ahora mismo me importa que me encuentren y vean mis cosas interneteriles, lo que pasa es que no quiero que eso influya a la hora de encontrar un nuevo empleo, por eso lo decía.

      Isaac es de otro planeta, y lo digo para bien, todos los sabemos.

      Gracias por pasarte y comentar. Biquiños!

      Eliminar
  3. Yo uso seudónimo como escritora (el Magar es combinación de mis apellidos, y me gusta como suena), pero es un lío cuando en un libro aparezco como correctora y autora, porque cuando solo ejerzo de correctora, uso el real... ¿Cuál es la mejor solución? Aún no me he parado a reflexionarlo y cada vez hago una cosa...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho lo de "Magar", es resultón y suena muy bien. Si yo hiciera alguna combinación con los míos sonaría a ley educativa, jaja.
      En cuanto a lo que comentas, creo que corregir es algo mucho menos comprometido que escribir la obra en sí, así que le veo menos problema a la hora de usar tu nombre real. Sí que me parece importante que regularices cómo usas tus identidades, sobre todo de cara a tu yo-escritora: igual en algún momento tienes necesidad por lo que sea de presentar un currículo literario (no sé muy bien cómo llamarlo) o igual a alguien le llama la atención una obra tuya y te busca en internet para ver qué trayectoria llevas; si usas varios pseudónimos podría llevarse la impresión equivocada de que has escrito mucho menos de lo que realmente has hecho.

      Eliminar
    2. Eso es mucho peor, Esther, porque te va a traer un lío. Y si no, mira lo que pasé yo con Goodreads, por ejemplo, y eso que lo mío fue una simple confusión. A mí tu nombre en las redes, Magar, como dice KHaL, me parece genial, pero si de verdad te apetece hacerlo todo con tu nombre, piensa que lo de Magar no tiene por qué desaparecer, al fin y al cabo es el nombre de tu blog y puede seguir siendo tu usuario en redes. Sé que es complicado, pero antes de seguir avanzando, piénsatelo mucho. Biquiños!

      Eliminar
    3. No, si el problema es que me gusta más Magar que el real, pero me parece raro usar seudónimo como correctora. Si consigo asentar mi trabajo por cuenta propia, usaría ese Magar como nombre de empresa.

      (Ahora si me deja comentar :P).

      Besos.

      Eliminar
    4. Por cierto, eso que dice KHaL es muy interesante, sobre todo si te vas a enfocar en esto como trabajo, algo que deberías seguir haciendo dada la calidad que tienes. Biquiños a los dos!

      Eliminar
    5. Pues a mí no me parece tan mal. Mira Gabriella, no sé si ese es su nombre real, puede serlo, aunque no lo parezca. Sea como sea, ¿a quién le importa? Ella se avala por sí misma. Tú lo que debes hacer es aquello con lo que te sientas a gusto. Aún tienes tiempo para pensártelo. Biquiños!

      Eliminar
  4. Tú ya tienes un nombre muy potente como Cris Mandarica. Yo no lo dejaría. Ya tienes ahí tu marca. Los que te seguimos más y leemos tus novelas, sabemos que eres Cristina Grela. A mí me parece interesantísimo el seudónimo te deja actuar con más libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shhhh, ya me has descubierto, Robin :P El seudónimo te deja actuar con más libertad cuando no hay ninguna foto de tu cara vinculada a él, lo cual no es mi caso desde hace ya mucho tiempo. Tú sí que sabes mantener una identidad secreta. Biquiños!

      Eliminar
  5. ¿Cristina Grela? Vaya, se me ha caído un mito. Cuán... prosaico.

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué quieres decir con eso? ¿Es sarcasmo o algo? Xd! El tuyo es difícil saberlo, pero más que tu nombre real, me intriga por qué me comentas con este seudónimo en vez de con el otro xddd! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí lo del cisma de mi identidad en internet. Si me cambiara el Black Minus fijo que mucha gente no sabría quién soy.
      No es sarcasmo, es que Mandarica tiene mucha más garra que Grela ;) Que oye, Grela al lado de los míos tiene mucha garra también jaja

      Eliminar
    2. Tendrá garra porque la mayoría no sabe qué significa xd! A mí el de Black Minus me gusta más que este, al menos el otro puedo recordarlo :P Biquiños!

      Eliminar
  7. Acabo de caer en una cosa: los aspectos legales. Digamos que escribes una novela y la registras. ¿Cómo se concilia eso con un nombre artístico, que legalmente no existe? ¿Registras con tu nombre real y en la portada pones el ficticio? ¿?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta. Entiendo que registras con tu nombre real, después lo que quieras poner en la portada es cosa tuya, pero realmente no lo sé. Biquiños! Te dejo este enlace, pero preguntaré: https://www.bubok.es/foros-de-escritores/tema/3904/Escribir-con-pseudonimo

      Eliminar
  8. Me encantan tus posts. Son tan amenos como prácticos. En fin, que sí, que muy muy bueno. Biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran Juan Antonio, me alegra leer eso, de verdad :) Biquiños!

      Eliminar
  9. Según lo que sale en ese enlace, puedes poner en la portada lo que quieras, pero dentro tiene que figurar un nombre real. Difícilmente ocultas así tu nombre real, la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no creo que sea tan así la cosa. Pero bueno, ya indagaré más por ahí, a ver si alguien sabe darme razones. Si me entero de algo más, te aviso. Biquiños!

      Eliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.