lunes, 2 de abril de 2018

¿Somos lo suficientemente buenos para ser diferentes?


¿Lo somos? ¿Cuántas veces te han dicho que no hagas esto o lo otro, o que eso que haces está mal porque no sigue la corriente y que por eso no tiene ningún sentido? Supongo que a veces tendrán razón y que no todas las ideas de bombero funcionan, pero en esto de los blogs, por ejemplo, si tú eres como yo, que estás aquí porque estás a gusto, porque es tu afición, y no pretendes ganar millones metiendo publicidad entre cada post, qué más te dará lo que les funcione a otros, ¿no?

Cuando mostré en este blog la portada de mi primera novela recibí un comentario que decía algo así como que hoy en día hay ilustradores profesionales y que no tenía por qué conformarme con esa portada. Sólo le faltó añadir "esa portaducha de mierda" para ser totalmente sincero.


Pero lo que él no sabía cuando echó la boca a pacer es que la portada la hizo una ilustradora profesional, siguiendo lo que yo quería, ciertamente, pero muy profesional y muy buena en lo suyo. Tampoco sabía que la portada representaba una escena fundamental de la novela y, lo mejor de todo, no era conocedor de por qué el cuadro de "El grito" me fascina tanto.

Edvar Munch consiguió con esa pintura algo que me resulta curioso: expresar un gran horror y una angustia profunda con un color tan alegre como es el naranja. Y por eso me fascina, aunque supongo que en el momento que pintó el cuadro él tampoco seguía las corrientes de la época.

Si no nos permitimos el lujo de ser libres nunca haremos nada bueno. Quizá solo salgan disparates, pero no se podrá decir que no lo hemos intentado. Lo que pasa es que es muy difícil acallar todas esas voces que te dicen "así no, eso no, por ahí no".

Déjame que te cuente dos frases que expresan mi opinión sobre este tema (no sé quién las dijo, así que si lo sabes no te cortes en los comentarios, que lo añado):

Las opiniones son como los culos: todo el mundo tiene uno.

Sé tú mismo. Pero así no. Quita, que no sabes.

Me encantan, y creo que no necesitan explicación.

Lee lo que te apetezca, que no te digan que el libro que tienes entre las manos es literatura menor porque salgan zombies, una historia de amor en la que todo acaba bien o un detective atormentado que resuelve casos; ni que ellos no hubiesen visto nunca una película de superhéroes, o no hubiesen pasado la tarde de un sábado con los telefilms de Antena 3.

Y si escribes, ya sea en un blog o en un futuro libro, ídem del lienzo (Dios, cómo me gusta esa expresión y qué poco se usa ya). Y que se moleste el que quiera, que hoy en día la gente tiene cada vez la piel más fina.

Con todo esto no estoy diciendo que no escuches las críticas sobre lo que haces, porque te sirven para mejorar. Si, al publicar este post, alguien viniera y me dijera que alguna expresión o palabra no la he escrito correctamente, te juro que lo busco y lo estudio para corregirla si es necesario. Y lo he hecho, que ya me ha pasado, y agradezco mucho esos detalles de quién te lee con interés hasta encontrar ese mínimo fallo.

Que te den su opinión a posteriori está bien, pero que nadie te diga "eso no" cuando aún ni te has acercado a la tecla.

¿Somos lo suficientemente buenos para ser diferentes? Si lo intentamos entonces sí, lo somos.

5 comentarios:

  1. Pues sí, de las críticas también se aprende, pero tampoco podemos dejarnos influir por todas ni hacerles caso siempre. Que complacer a todo el mundo es muy difícil. Y últimamente, sí, la gente está muy susceptible. Hay que elegir con un cuidadito cada palabra...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Margari, todo en su justa medida, creo yo. Y sí, la gente está más que susceptible. Biquiños!

      Eliminar
  2. En mi opinión todos somos diferentes, el punto está en que es más fácil y cómodo seguir la corriente por aquello de se aceptado y bla bla bla. A mí me da igual lo que me digan porque yo hago lo que creo que es conveniente, y si me equivoco rectifico o aprendo del error, ya que no siempre se puede arreglar.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Cris! Solo vengo a darte las gracias. No sabes cómo me ha ayudado tu post a sentirme más tranquila con lo que hago o pretendo hacer: aprender a escribir.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Genial el post :-) a mi me gusta mucho la portada.. besos

    ResponderEliminar

Un post sin comentarios es peor que un día sin conguitos. A mí me encantan y me alimentan (los comentarios, quiero decir) así que anímate a dejarme el tuyo, me alegrarás el día.